AVA-ASAJA afirma que de aprobarse nueva legislación agrícola perderían 90 millones de euros -

AVA-ASAJA afirma que de aprobarse nueva legislación agrícola perderían 90 millones de euros

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) señaló que, a su parece, el actual modelo que propone el Ministerio de Agricultura para la aplicación en España de la futura Política Agrícola Común (PAC) podría generar una disminución global de 90 millones de euros (USD 109,7 millones). 

Lo anterior debido a que durante el periodo 2023-2027 la agricultura valenciana podría tener un recorte aproximado del 20% de las ayudas directas en comparación con las percibidas en la actualidad.

Según indicó la asociación, los agricultores de la Comunitat Valenciana podrían tener una pérdida de 18 millones de euros cada año en ayudas directas, es decir una disminución global de 90 millones durante el periodo. 

Cristóbal Aguado, presidente de AVA-ASAJA reclamó que el ministro de Agricultura, Luis Planas no tiene una perspectiva enfocada en las particularidades de los campos locales.

De hecho, le acusó de “impulsar varias modificaciones con una perspectiva fundamentalmente enfocada a la agricultura continental que no tienen en cuenta las particularidades del campo valenciano, ni a sus cultivos, ni a su estructura minifundista, ni a sus métodos de producción respetuosos con el medioambiente".

"Los textos a los que hemos tenido acceso incumplen las promesas que anunció Planas en su última visita a Valencia como la de que la PAC tendría un acento mediterráneo o la de que todos los productores de frutas y hortalizas por fin accederían a las ayudas directas”.

Según indicó la organización en un comunicado de prensa, ellos "rechaza[n] la definición de agricultor genuino planteada por el Ministerio, que establece un umbral mínimo de ingresos agrarios respecto a los totales para percibir ayudas hasta tal extremo que puede dejar fuera de las mismas a unos 25.000 agricultores valencianos".

De acuerdo con ellos, "más de la mitad de los actuales perceptores, de acuerdo a un informe que realizó el propio departamento agrario del Gobierno central en 2017", se verían perjudicados.

A raíz de los anterior, AVA-ASAJA pidió "contemplar, en su lugar, la figura de agricultor pluriactivo –propietarios agrarios que tengan otras actividades diferentes y se dediquen al campo a tiempo parcial– para apoyar su contribución socioambiental y su lucha contra el despoblamiento".

La asociación también solicitó un régimen de pequeños agricultores específico y simplificado, tal como se encuentra actualmente, a fin de evitar más carga burocrática, entre otros.

AVA-ASAJA afirmó que "los nueve ecoesquemas propuestos en España prácticamente son aplicables de manera generalizada tres en la agricultura valenciana y, además, implican en muchos casos restricciones irrealizables y sobrecostes económicos difícilmente asumibles porque van más allá de la condicionalidad reforzada".

En cuanto a la convergencia planteada a partir de 2023, AVA-ASAJA solicitó medidas compensatorias para aquellos sectores más afectados ya que el recorte podría, según ellos, en riesgo la continuidad de las explotaciones.

Finalmente, el comunicado cerró indicando que AVA-ASAJA advierte de la incertidumbre que existe respecto a las ayudas incluidas en el segundo pilar de Desarrollo Rural, puesto que la letra pequeña del Plan Estratégico del Ministerio todavía no se conoce.