Investigación afirma que sistemas actuales de producción de alimentos podrían crear gran pérdida de hábitat -

Investigación afirma que sistemas actuales de producción de alimentos podrían crear gran pérdida de hábitat

Según una nueva investigación, el sistema alimentario mundial deberá transformarse para evitar la pérdida de hábitat en todo el mundo.

Los hallazgos, publicados en Nature Sustainability, indicaron que lo que comemos y cómo se produce deberá cambiar rápida y drásticamente para evitar pérdidas de biodiversidad graves y generalizadas.

Según un equipo de investigación dirigido por la Universidad de Leeds y la Universidad de Oxford, la expansión agrícola para alimentar a una población mundial cada vez más rica probablemente afectará a unas 20.000 especies de mamíferos, aves y anfibios.

El Dr. David Williams, de la Escuela de la Tierra y el Medio Ambiente de Leeds, autor principal del artículo, dijo que su investigación sugiere que sin grandes cambios en los sistemas alimentarios, millones de kilómetros cuadrados de hábitats naturales podrían perderse para 2050.

"Es probable que casi 1.300 especies pierdan al menos una cuarta parte de su hábitat restante, y cientos podrían perder al menos la mitad. Esto hace que sea mucho más probable que se extingan".

"En última instancia, tenemos que cambiar lo que comemos y cómo se produce si queremos salvar la vida silvestre a escala global. Necesitamos alterar nuestras dietas y métodos de producción de alimentos".

Estudio

El estudio estimó cómo los sistemas alimentarios afectarían la biodiversidad destacando exactamente qué especies y paisajes probablemente estén amenazados.

Al observar si las especies animales individuales pueden sobrevivir en tierras de cultivo o no, los investigadores pudieron estimar los cambios en el hábitat. Se encontró que las pérdidas eran particularmente graves en el África subsahariana y en partes de América Central y del Sur.

El Dr. Michael Clark, de la Oxford Martin School y del Departamento de Salud de la Población de Nuffield, Universidad de Oxford, también formó parte de la investigación.

Afirmó que "dado que los objetivos internacionales de biodiversidad se actualizarán en 2021, estos resultados resaltan la importancia de los esfuerzos proactivos para salvaguardar la biodiversidad mediante la reducción de la demanda de tierras agrícolas".

Este enfoque permite a los formuladores de políticas y a los conservacionistas identificar qué cambios pueden tener el mayor beneficio en su país o región.

Por ejemplo, aumentar los rendimientos agrícolas probablemente traería enormes beneficios para la biodiversidad en el África subsahariana, pero haría muy poco en América del Norte, donde los rendimientos ya son altos.

Por el contrario, cambiar a dietas más saludables tendría grandes beneficios en América del Norte, pero es menos probable que tenga grandes beneficios en regiones donde el consumo de carne es bajo y la inseguridad alimentaria es alta.