PMA Chile lanza manual con las mejores prácticas en materia de embalajes y sustentabilidad -

PMA Chile lanza manual con las mejores prácticas en materia de embalajes y sustentabilidad

Debido a sus excepcionales condiciones de suelo y clima para el cultivo de una amplia variedad de especies frutales, Chile se ha consolidado como uno de los principales países exportadores de fruta fresca del hemisferio sur, logrando establecer redes comerciales en más de 100 países.

En este contexto, hoy los consumidores de todo el mundo cada vez más están exigiendo productos sustentables, lo que, en el caso de la industria alimentaria, junto a temas como el trabajo en los huertos, incluye la etapa de envasado, almacenamiento, logística y traslado al destino final.

Conscientes de la importancia creciente de estas variables, los miembros de la Mesa de Trabajo de Packaging de Produce Marketing Association (PMA) Chile, junto con el Centro de Envases y Embalajes de Chile (Cenem), desarrollaron un “Manual de buenas prácticas” que, con un enfoque centrado en la sustentabilidad, tiene como objetivo orientar a los socios respecto de cuáles de estos insumos utilizar, o sobre qué materiales son los más (o menos) amigables con el medio ambiente, entre otras decisiones.

“Esta es una excelente oportunidad para que tanto exportadores como proveedores de la industria sean más eficientes en el uso del packaging. También es una ayuda para que puedan cumplir con las regulaciones de tipo ambiental que se han ido estableciendo en los destinos y permite aunar como sector distintas ideas para mejorar el producto que se exporta desde Chile. Además, evidencia lo útil que resulta formar parte de este grupo de trabajo”, destacó Andrés Armstrong, representante de PMA en Chile.

Cabe señalar que hoy todos los fabricantes chilenos de envases de PET utilizan a lo menos un 80% de material reciclado, lo que permite a las empresas exportadoras del país contar con la ventaja de no tener restricciones de entrada a los mercados internacionales. 

“Al mismo tiempo que están utilizando embalajes muy sustentables por el contenido reciclado, envían sus productos en envases totalmente reciclables”, acotó Gabriel Fonzo, de Integrity Ultrapac y presidente del Comité del Packaging de PMA Chile.

El manual, sin embargo, reforzará esta posición, brindando información clave para cumplir con las diferentes normativas, con recomendaciones en una primera instancia respecto al tipo de envase y embalaje más apropiado para arándanos y uva de mesa, para en el futuro incorporar al resto de las frutas de exportación. De hecho, esta guía ha sido pensada para que a lo largo del tiempo pueda ser revisada y actualizada con una frecuencia a definir.

Normas más exigentes en destinos

La iniciativa también es oportuna en la medida que los mercados endurecen sus legislaciones estableciendo nuevos requisitos de protección medioambiental para el ingreso de diferentes productos. Es el caso, por ejemplo, de Gran Bretaña, que a partir de abril de 2022 cobrará un impuesto a los embalajes plásticos fabricados con menos de un 30% de material reciclado.

Mariana Soto, gerente general del Centro de Envases y Embalajes de Chile (Cenem), entidad que integra la Mesa de Trabajo de Packaging de PMA, resaltó que Chile, al igual que los británicos, fue uno de los primeros signatarios del Pacto de los Plásticos, el cual establece precisamente que estos insumos deben elaborarse con un mínimo de 25% de materia prima reciclada, una norma que, estima, “en el futuro podrían adoptarla en toda Europa”.

Cabe señalar que, con la intención de ayudar al objetivo global de reducir la contaminación del medio ambiente, la citada reglamentación internacionales busca que el año 2025 los productores de envases y embalajes plásticos introduzcan modificaciones a su producción mediante iniciativas que contribuyan a eliminar los envases y utensilios de un solo uso, a que el 100% de ellos sea diseñado para ser reciclado, reutilizado o compostado; que un tercio de los envases y embalajes plásticos domiciliarios o no domiciliarios sean efectivamente reciclados, reutilizados o compostados; y que todos tengan, en sus distintos formatos, un 25% de material reciclado en promedio.

“Este pacto es de gran importancia tanto para los fabricantes como los usuarios chilenos de envases y embalajes plásticos. Son cuatro metas bastante complejas, pero necesarias, y la industria en Chile sin duda que estará implicada, porque tendrá que cumplir con estos desafíos independientemente de que los envases se vayan o no con fruta fuera del país”, destacó Mariana Soto.

Por ello, la ejecutiva agregó que los exportadores deberán cumplir que las nuevas normativas “y adaptar sus embalajes, mientras que los productores de plástico tienen que hacer un seguimiento de este tema y actuar en función de las nuevas exigencias”.

Consecuentemente, e independientemente de que la industria del packaging en Chile con anterioridad ya haya realizado definiciones productivas que son un avance en cuestiones de sustentabilidad, leyes como la aprobada en Gran Bretaña constituyen otro llamado de atención acerca de la importancia de seguir privilegiando criterios de protección del medio ambiente en las cadenas productivas.