Argentina espera alza en su producción de limones y una caída del volumen de naranjas

19 Febrero 2019

Se espera que la producción argentina de limones repunte para llegar a 1,6 millones de toneladas métricas (TM) en 2019 y que las exportaciones aumenten a 290.000 TM, según detalló un informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

El aumento de la producción en el país con mayor producción de limones del mundo se atribuye a condiciones de crecimiento favorables y se compararía con los 1,5 millones de TM de la temporada pasada, las cuales fueron proyectadas inicialmente en 1,55 millones de toneladas según el USDA, mientras que la producción en 2017 fue de 1,45 millones de toneladas métricas.

El aumento en las exportaciones, desde 265.000 toneladas métricas en la temporada anterior, se atribuye a los mayores volúmenes disponibles, así como a las oportunidades en varios mercados extranjeros.

Argentina obtuvo recientemente la apertura del mercado japonés y ahora se está preparando para su segunda temporada de exportación a Estados Unidos, luego que se reabriera ese destino a mediados de 2017 tras una pausa de 17 años.

Asimismo, el país sudamericano exportó el año pasado 10.640 toneladas a Estados Unidos y se espera que ese volumen sea mayor en esta temporada.

En tanto, se proyecta que la producción de naranjas frescas disminuirá de 600.000 TM a 500.000 TM, mientras que los volúmenes de mandarinas caerían de 350.000 TM a 280.000 TM.

El USDA explicó que a medida que se espera que los árboles pasen a una etapa de frutas más pequeñas y que los retornos negativos limiten los recursos financieros para la reinversión en la gestión de la producción, los rendimientos se verán afectados.

Políticas de gobierno podrían impactar la ventaja de la industria del limón

El informe del USDA señaló que en comparación con otras industrias regionales en Argentina, como los soft citrus, que han visto su competitividad a la baja, el negocio de exportación de limones frescos siguen siendo rentables a pesar de los altos costos.

"Sin embargo, si los costos de producción, como la mano de obra, los insumos, la energía, el transporte terrestre y marítimo y las tasas de inflación, estimadas en un 45% para 2018 continúan aumentando, la competitividad del sector del limón se verá afectado", detalló el documento.

"Además, aunque la depreciación del peso argentino en 2018 hizo que las exportaciones fueran más competitivas en los mercados extranjeros, el restablecimiento de los impuestos a las exportaciones, la disminución de los descuentos en las exportaciones y las altas tasas de interés este año compensaron parcialmente esa ventaja".

En diciembre de 2015, el gobierno argentino levantó los impuestos a la exportación de todas las frutas. Además, un año después, se incrementaron los descuentos a la exportación de varios productos, incluidos los cítricos, para brindar apoyo a las economías rurales regionales.

Sin embargo, en 2018, el gobierno restableció los impuestos a la exportación y redujo los descuentos a la exportación de todas las frutas para generar ingresos para el gobierno en respuesta a la crisis económica y financiera del país.

Comentarios