Científicos descubren una nueva plaga a partir de un híbrido entre dos tipos de gusanos

12 Abril 2018

Uno de los investigadores australianos a cargo del estudio indicó que el descubrimiento podría tener grandes implicancias para la industria agrícola de América.

Una de las plagas, el gusano cogollero (Helicoverpa armígera) está muy extendida en África, Asia y Europa y causa daños a más de 100 cultivos, incluidos el maíz, el algodón, el tomate y la soja.

El daño y el control de la plaga cuesta millones de dólares al año, además de caracterizarse por ser extremadamente móvil y ha desarrollado resistencia a todos los pesticidas utilizados en su contra.

La otra plaga, el gusano del maíz (Helicoverpa zea), es nativa de América y tiene una limitada resistencia y rango de hospederos.

Sin embargo, la combinación de los dos, en un híbrido novedoso con sin límites geográficos, es motivo de gran preocupación.

Investigadores de la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation de Australia (CSIRO) publicaron un artículo en la Proceedings of the National Academy of Sciences de Estados Unidos que entrega evidencia clara de la hibridación de las dos polillas en Brasil.

“Un híbrido como este podría pasar completamente desapercibido si invade otro país. Es crítico que miremos más allá de nuestro propio patio trasero para ayudar a fortalecer la defensa y respuesta de Australia a las amenazas de bioseguridad”, comentó el Dr. Paul De Barro, Director de Investigación a cargo del Programa de Preparación y Evaluación de Riesgos de Bioseguridad de CSIRO.

“Como agencia nacional de ciencia de Australia, estamos constantemente buscando nuevas formas de proteger la nación y la tecnología, como la secuenciación del genoma, está ayudando a inclinar la balanza a nuestro favor”, agregó el investigador.

Si bien una combinación de insecticidas actualmente controla bien estas plagas en Australia, es importante estudiar las propias plagas para una gestión sostenible a largo plazo en todo el mundo.

Los científicos confirmaron que, entre el grupo de orugas estudiadas, cada individuo era un híbrido.

“No hay dos híbridos que sugieran un ‘enjambre híbrido’ en el que múltiples versiones de diferentes híbridos pueden estar presentes en una sola población”, explicó Tom Walsh, científico de CSIRO.

El gusano cogollero, que se encuentra comúnmente en Australia, ataca más cultivos y desarrolla mucha más resistencia a los pesticidas que el gusano del maíz.

Un hallazgo preocupante entre los híbridos brasileños fue que uno tenía un 51% de gusanos del maíz, pero incluía un gen de resistencia conocido del gusano cogollero.

El autor principal del artículo, el Dr. Craig Anderson, un ex científico de CSIRO que ahora trabaja en la Universidad de Edimburgo, cree que el estudio de los híbridos tiene amplias implicaciones para la industria agrícola de América.

“Además del impacto que ya se sintió en Sudamérica, las estimaciones recientes de que el 65% de la producción agrícola de los Estados Unidos corre el riesgo de verse afectado por el gusano cogollero demuestra que este trabajo tiene el potencial de provocar cambios en las prioridades de investigación que tendrán ramificaciones directas para la gente de América, a través de la comida en sus mesas y la ropa en sus espaldas”, comentó el Dr. Anderson.

Fotografías: CSIRO.

www.portalfruticola.com

También podría interesarte
Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario