Proyecto de INIA busca disminuir chinche pintada en Chile -

Proyecto de INIA busca disminuir chinche pintada en Chile

Investigadores del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) propusieron un sistema de Manejo Integrado Plagas (MIP) para mitigar las poblaciones de chinche pintada (Bagrada hilaris), una plaga que afecta el cultivo de hortalizas.

El equipo de trabajadores se reunió para trabajar en los primeros pasos de la programación de actividades del proyecto durante el año. La iniciativa adjudicada por el INIA se titula “Desarrollo de un sistema de manejo integrado con bajo impacto ambiental orientado a mitigar las poblaciones de la chinche pintada (Bagrada hilaris) para una horticultura sostenible y competitiva”.

Este proyecto cuenta con el financiamiento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), entidad que busca mejorar la competitividad de los productores de brásicas de las regiones Metropolitana y de Valparaíso de forma sustentable, ante la presencia de una nueva plaga para Chile altamente polífaga y que ha generado un uso indiscriminado de insecticidas.

La iniciativa tiene una duración de 3 años (2018-2021) y busca generar información sobre la base de aspectos biológicos y ecológicos de la plaga, teniendo como ejes principales reducir las poblaciones a través de alternativas ecológicas y económicamente viables.

Nancy Vitta, ingeniero agrónomo y directora del proyecto comentó que “hay condiciones climáticas variables que pueden favorecer la dispersión de la plaga a otras regiones y por eso es importante abordar esta plaga a través de estrategias de manejo adecuadas para su mitigación”.

Patricia Estay, coordinadora nacional de sanidad vegetal del INIA agregó que “es necesario comenzar un programa intenso de investigación en chinche pintada y comprender aspectos tales como el historial de vida por estaciones de B. hilaris en Chile en cultivos y maleza, identificar la presencia y el impacto de enemigos locales naturales, incluidos depredadores, parasitoides y patógenos. Comprender la distribución y presencia de maleza, en particular aquellos en las brásicas importantes para la biología estacional de la plaga”.

Cabe recordar que, el chinche pintada fue detectado en Chile en septiembre del 2016. Los productores de brásicas en la localidad de Lampa y otros sectores sufrieron graves pérdidas debido al daño causado por la plaga.

De acuerdo a datos del INIA, sólo en Lampa, evaluaciones preliminares establecieron que de un total 54 hectáreas destinadas a la producción de diversas especies de brásicas para consumo fresco, 65% de ellas fueron gravemente afectadas por la presencia de la plaga durante 2016.

En el sector de Curacaví, el nivel de daño fue del orden de 10% de pérdidas y en la Región de Valparaíso 21,3 hectáreas de cultivos fueron afectadas.

Fotografía: Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA).

www.portalfruticola.com