Nuevas variedades de almendras mediterráneas llegan a Chile para expandir la producción

28 Abril 2016

Durante la ExpoNut 2016 realizada en Santiago, Chile, el Doctor Ingeniero Agrícola, Xavier Miarnau del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Catalunya (IRTA), presentó las cuatro nuevas variedades de almendras que estarán disponibles en Chile y que prometen poder adaptarse mejor a condiciones climáticas adversas como las heladas y el déficit del recurso hídrico.

La producción de Chile en 2015 llegó a 13.800 toneladas, muy por debajo de EE.UU., líder en este cultivo, que para el mismo año tuvo una producción de 840.000 toneladas, seguido por Australia con 75.000 ton y España en tercer lugar con 51.600 ton.

Pero España debería ocupar el primer lugar de producción ya que tienen sobre las 540.000 hectáreas con este cultivo, versus EE.UU. que sólo tiene 307.000 hectáreas. ¿Cuál es problema? el bajo rendimiento de las semillas del país mediterráneo que sólo alcanza 150kg/ha., debido principalmente a que la mayoría de su producción es en secano y han tenido muchos problemas de sequía.

Adicionalmente a esto, las variedades históricas de almendras en España, “Desmayo Largueta” y “Marcona”, presentan problemas como que son de floración temprana, susceptible a sequías y son sensible a enfermedades.

Jorge Nanjari, jefe de Investigación y Desarrollo del Vivero Sunnyridge, comentó a Portalfruticola.com que “España ha estado trabajando en los últimos 25 años en el desarrollo de nuevas variedades que puedan superar limitaciones climáticas (heladas y riego), de manejo (polinización, fertilización, protección fitosanitaria y mecanización) y con ello reducir las grandes oscilaciones productivas”.

MARINADA  Fructificación

Variedad Marinada – IRTA

Para esto el IRTA a través del Programa de Mejoramiento Genético de Almendras ha creado nuevas cuatro variedades: Vairo, Marinada, Tarraco y Constantí.

“Estas variedades son de floración tardía, cáscara dura y lo más importante es que son auto fértiles”, comenta.

“En Chile lo que hoy está plantado en mayor cantidad es la variedad californiana Nonpareil, que es más blanda, pero quiero comentar que la idea de insertar estas nuevas variedades no es en la búsqueda de desplazar a Nonpareil, sino que sean una alternativa para plantar en suelos que hasta hoy no se podía, porque son muy susceptibles a heladas”.

Y es que en Chile los almendros se producen desde la Región de Coquimbo (zona con déficit hídrico) hasta la Región de O’Higgins (propensa a heladas), por lo que estas nuevas variedades podrían expandir el territorio de cultivo hacia zonas de secano costeras, lo que permitiría aumentar la producción del cultivo y por ende, revitalizar a este sector productivo.

“Creemos que con estas variedades las almendras podrán ocupar un lugar importante dentro de la producción de frutos secos en los próximos años. Esa es nuestra apuesta al traer estas variedades a Chile”, comenta Nanjari.

Viveros Sunnyridge será la empresa que comercializará en forma exclusiva para Chile, el Programa de Mejoramiento Genético de Almendras realizado por el IRTA.

“Hoy ya tenemos seis plantas que fueron recién liberadas desde la estación cuarentenaria Lo Aguirre del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y a partir de la próxima semana estaremos recibiendo material “in vitro” de las variedades para multiplicarlas junto a los patrones sobre los que se van a colocar estas variedades, ya que tanto la variedad como su portainjerto, serán de origen meristemático, asegurando con esto la genuidad varietal y sanidad de las plantas”.

Chile es el primer país en recibir estas variedades y se espera que su comercialización comience el 2017. “Las plantas se van a vender en macetas, no a raíz desnuda como tradicionalmente se ha hecho en la industria”.

En España ha habido una revolución con estas nuevas variedades de almendras, vendiéndose entre 20 a 25 millones de plantas al año. En Chile, Nanjari comenta que ya existe una gran expectación por probar su desempeño y que ya hay inscripciones para adquirirlas una vez que salgan a la venta.

“Los precios van a ser muy similares a lo que hoy cuesta una planta tradicional, pero hay un royalty que se pagará por planta vendida sólo una vez, que irá en beneficio a las investigaciones que seguirá realizando el IRTA”.

 

 

También podría interesarte
Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario