Agricultura Convencional

Conociendo más sobre las etapas de la cosecha de los nogales

Marzo y abril en Chile, son los meses de la cosecha del Nogal (Juglans regia), la cual se debe realizar de forma oportuna y rápida, de manera de mantener la calidad y sanidad de las nueces, lo que implica tomar medidas, tanto en el huerto como en el lugar de acopio. Es por ello que Chilenut, a través de su Manual de manejos productivos del Nogal en Chile (Descárgalo aquí), indica algunas consideraciones iniciales y recomendaciones que se deben tener para realizar esta importante labor, las que se describen a continuación:

 

Preparación de suelo

  • Efectivo control de malezas que asegure una superficie limpia y libre de todo tipo de material extraño, como por ejemplo el material de poda.
  • Con el fin de evitar contaminaciones cruzadas y/o afectar la calidad promedio de la fruta, previo a la cosecha es importante recoger todos los frutos de la cosecha anterior, que pudiesen haber permanecido en el suelo, y aquellos de la temporada actual, que cayeron de manera anticipada por problemas de calidad (daño de insectos, golpe de sol, falta de aceite, entre otros).

Revisar y preparar todos los equipos y maquinarias que serán parte de los procesos de cosecha, despelonado y secado

  • Hacer con tiempo una buena revisión de todos los equipos que participarán de esta etapa y una adecuada mantención de cada uno de ellos.
  • Es recomendable también, y posterior a la mantención de equipos, dejar las líneas funcionando sin fruta unos 2 días, para que cualquier cosa que pueda fallar lo haga previo al inicio de la cosecha.
  • Además, de contar con un stock de todos aquellos repuestos que pueden ser críticos en el funcionamiento de los equipos, para no depender de la velocidad de respuesta de los proveedores.
  • Una vez terminada la temporada, se recomienda realizar una limpieza profunda de las líneas de despelonado, dejando todo lubricado, ya que el jugo del pelón es tremendamente abrasivo y puede generar mucho daño en las estructuras.

Cosecha

La cosecha de nueces se puede hacer de forma manual, mecanizada o con un sistema intermedio, y la elección dependerá de la superficie a cosechar, de las condiciones de suelo del huerto, y de los recursos disponibles. Este proceso incluye 3 etapas independientes y sucesivas, que deben ser realizadas idealmente dentro del mismo día:

  • Etapa I:  Remecer
  • Etapa II: Hilerar
  • Etapa III: Recoger

*En el caso de la cosecha con sistema “side by side”, las 3 etapas se funden en una sola.

A continuación puedes revisar un video sobre las etapas de la Cosecha del Nogal:

 

Es importante que el remecedor (Shaker) trabaje en función de la capacidad de recogido, y que ésta sea en función de la capacidad de secado. Bajo condiciones climáticas estables, si la nuez no puede estar dentro de un cajón secándose, entonces es mucho mejor que continúe en el árbol.

Etapa II: Hilerado de las nueces.

También, hay que considerar que las nueces expuestas al sol perderán su color claro sí la temperatura del aire supera los 32°C, por lo tanto, éstas nunca deben quedar hileradas en el huerto, ya que la entrehilera es el sector de mayor exposición al sol. Por otra parte, aquellas nueces que queden expuestas por muchas horas a condiciones de humedad ambiente muy altas (ya sea por estar sobre suelo húmedo o por permanecer dentro de un bins), presentarán un mayor porcentaje de nueces amarillas y una mayor susceptibilidad a los hongos.

Finalmente, para esta labor se recomienda dar 2 pasadas y evitar cosechar nueces con una madurez inadecuada, así como también, no extender demasiado la cosecha y correr el riesgo de que llueva, lo que sería perjudicial pues aumentaría la probabilidad de aparición de algún patógeno y contraer enfermedades, cambio de color y mayor costo de secado, producto de la humedad.

Regulación de equipos

Cuando el remecido es muy violento, se producirá una caída de nueces con niveles de humedad muy dispersos, lo que provocará una variabilidad muy alta en cuanto a la humedad al término del secado, pudiendo haber una variación de hasta 20 puntos porcentuales de humedad entre una nuez con pelón y una sin él. Para evitar esto, se debe monitorear el porcentaje de nueces cosechas con pelón adherido y asegurar que éste no supere el 2%, para ello se debe regular tanto la intensidad como la duración de la vibración de los remecedores. Hay que considerar que un alto porcentaje de pelón adherido implicará una pérdida importante de fruta y una disminución de la capacidad de proceso de la línea de despelonado. / Centro Fruticultura Sur.

Esta nota fue realizada en colaboración con el asistente de investigación del Proyecto  Aspectos de Sostenibilidad y uso eficiente de recursos en Nogal, el Ingeniero Agrónomo Miguel Valenzuela.

 

El uso de este sitio Web implica la aceptación del aviso legal y política de privacidad de Portal Frutícola. © 2008 - 2022