Agricultura Convencional

Cómo cultivar rábano picante: 9 razones para hacerlo

El rábano picante no nos es extraño. Muchos lo habrán visto en las tiendas de comestibles de barrio. Pero muchos no conocen sus múltiples beneficios para la salud, la cocina y el jardín. Cultivar rábano picante es una forma ideal de añadir sabor y especias a tu jardín, y a tu vida.

Si quieres diversificar tu jardín con una planta fuerte y beneficiosa, no busques más. El rábano picante es tu nuevo mejor amigo, y posiblemente el de tu jardín.

rábano picante   ¿Qué es el rábano picante?

Antes de entrar en el tema de por qué deberías cultivar rábano picante, tenemos que entender qué es en realidad. ¿Es una verdura? ¿Hierba o especia?

Para empezar, forma parte de la familia de las Brassicaceae. Es una planta perenne que se cultiva generalmente por sus raíces, que aportan sabor a las comidas y salsas. La raíz es técnicamente una hortaliza, pero a menudo se clasifica como hierba debido a sus usos culinarios.

Sus hojas también son muy útiles, especialmente si buscas sabores menos picantes.

Hay dos variedades de rábano picante para elegir, el común y el bohemio. La diferencia está en el aspecto de las hojas. Las hojas del rábano picante bohemio son más finas y lisas, mientras que el rábano picante común tiene hojas grandes y arrugadas.

Se dice que el bohemio es mejor en cuanto a resistencia a las enfermedades, y el común en cuanto a sabor, pero ambos tipos son muy similares.

Por qué deberías cultivar rábano picante en tu jardín

  1. Fácil de cultivar. Se cultiva bien a pleno sol y prospera en la mayoría de los climas, pero lo hace mejor en regiones con temperaturas que oscilan entre 7 y 24ºC. Puede sobrevivir a inviernos duros, incluso en algunas de las zonas más frías. No necesita demasiados cuidados y es poco probable que te problemas. Es mucho más probable que encuentres problemas si crece demasiado bien, que si no lo hace. Si esta pequeña hortaliza no fuera tan útil, se diría que es una mala hierba por lo rápido que se propaga.A pesar de su reputación de «invasora», no es difícil de contener. La mejor manera de contener el rábano picante es plantarlo en macetas o camas elevadas. Una vez plantado, puede tardar tan sólo 4 meses en cosecharse, pero es mejor esperar durante una o dos temporadas antes de cosecharlo. Sus hojas también crecen rápidamente y pueden ser tan útiles como las raíces en la cocina.
  1. Una raíz para toda la vida. Una de las mejores razones para cultivar tu rábano picante es que sólo necesitas una raíz para tener un suministro de por vida. Las raíces de un vivero o incluso de un supermercado de confianza serán suficientes. Como crece tan rápido y produce tanto, no tendrás que preocuparte por si se te acaban las raíces o las hojas. Seguirá propagándose temporada tras temporada sin necesidad de que intervengas, dejándote con más rábano picante del que necesitas.
  1. Mejor que los comprados en la tienda. Como cualquier verdura o hierba cultivada en casa, los rábanos picantes de jardín tienen mucho mejor sabor que los comprados en la tienda. La plenitud de sus sabores picantes se libera en el momento en que cortas o mueles las raíces u hojas frescas. También es más barato que el comprado en la tienda, más nutritivo y mucho mejor para el medio ambiente.
  1. Enfermedades y plagas. El rábano picante no sólo es relativamente fácil de cuidar, sino que hay muy pocas enfermedades y plagas de las que deba preocuparse. Los problemas que pueden aparecer normalmente suelen ser fáciles de erradicar.Los pulgones, una plaga que provoca dolores de cabeza y que muchos jardineros conocen, tienden a alimentarse de las hojas del rábano picante. Sin embargo, no son demasiado difíciles de eliminar. Dependiendo del tamaño de la infestación, puedes quitarlos fácilmente. Si te armas con una botella de spray de agua llena de jabón natural, también puedes eliminarlos de las hojas.Al ser una hortaliza de raíz, el rábano picante es susceptible de pudrirse y de sufrir enfermedades fúngicas en el suelo. Sin embargo, esto sólo suele ser un problema cuando se riega de forma incorrecta, ya que la causa suele ser una tierra constantemente húmeda. Asegúrate de que la tierra que rodea a tu rábano picante no esté nunca encharcada y no deberías tener ningún problema.
  1. Bueno para el jardín. El rábano picante es una buena planta de compañía (cuando se controla su propagación), ya que su penetrante aroma repele muchas plagas. Los aceites naturales de las raíces también reducen los casos de enfermedades fúngicas transmitidas por el suelo. Suele acompañar bien a las patatas y a varios árboles frutales, como manzanos, perales y cerezos.Para obtener aún más beneficios antifúngicos, también puedes picar la raíz de rábano picante y mezclarla con agua para formar un spray antifúngico. Usa este spray para combatir varias enfermedades, como la podredumbre parda.Aunque es bueno para parte de tu jardín, ten cuidado: las raíces picantes pueden causar problemas con ciertas verduras. El rábano picante afecta al sabor de las hortalizas que se plantan cerca de ellas, especialmente las de hoja y las judías.
  1. Bueno para ti. El rábano picante también tiene varios beneficios para la salud. Esta hortaliza está repleta de vitaminas y nutrientes, como el calcio y la vitamina C. El isotiocianato de alilo tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas para las plantas y los seres humanos. Esto ayuda a combatir las enfermedades bacterianas y algunos creen que puede ayudar a tratar las infecciones del tracto urinario.Estas propiedades, junto con el olor penetrante de las raíces, son conocidas por aliviar los síntomas de los resfriados y la gripe. Incluso puede ayudar a reducir la acumulación de mucosidad y mejorar la circulación en general.
  1. Conservar, conservar, conservar. Puede que te encuentres con más rábano picante del que necesitas, pero eso no debería ser un problema. El rábano picante se conserva increíblemente bien. Incluso se puede congelar.Se puede conservar el rábano picante en conserva durante 4 meses en tu frigorífico. Congelado puede conservarse durante 6 meses. Por desgracia, puede perder algo de su sabor, pero no será menos picante que la variedad comprada en la tienda.
  1. Una gran condimento para tus comidas caseras. Su versatilidad crea muchas opciones para las comidas y, al ser un sabor poco común, seguro que sorprenderá a tus invitados. Añade la ralladura a tus sándwiches, mézclela con cremas, salsas y aderezos. También puedes reunir unas cuantas raíces y hacer tu propio falso wasabi casero. Como el verdadero wasabi es difícil de cultivar y de conseguir, la mayor parte del wasabi que encontramos junto al sushi está hecho de rábano picante. Mezcla un poco de rábano picante fresco con un poco de mostaza, tiñe con colorante alimentario verde y nadie podrá notar la diferencia.

rábano picante

Cómo cultivar el rábano picante

Siembra

Ahora que ya estás convencido de plantar esta hortaliza en tu jardín, vamos a entrar en materia.

La plantación del rábano picante es sencilla y no te dará muchas preocupaciones.

Crece bien tanto a partir de raíces completas como de esquejes de raíz, o con semillas. Empieza a sembrar tus raíces, semillas o esquejes a finales de otoño o principios de primavera. Sepáralos unos 60 cm de distancia; pronto se extenderán más allá. Siémbralos en posición vertical o en un ángulo de 45 grados con un par de centímetros de tierra cubriendo la raíz.

Aunque prefiere el pleno sol, el rábano picante puede tolerar algo de sombra. Ponlos lejos de otras verduras importantes en un lugar alejado para que, si se extiende, puedas controlarlo fácilmente.

También puedes sembrarlo en una maceta. Sigue los consejos anteriores, pero asegúrate de que la maceta es lo suficientemente profunda para facilitar sus largas raíces. Asegúrate también de que haya muchos agujeros de drenaje. Si hay algo que el rábano picante no tolera es la tierra húmeda.

Cuidados

El cuidado del rábano picante es increíblemente sencillo. Necesita dos cosas: un suelo sano y cantidades moderadas de agua.

Ya sea en macetas o en el suelo, la tierra debe tener un buen drenaje y estar enriquecida con materiales orgánicos. El rábano picante, que se propaga y crece de forma prolífica, no necesita fertilizantes de forma regular.

rábano picante

Lo más importante es el riego. Si se dejan secar durante mucho tiempo, las raíces se vuelven leñosas. Sin embargo, si se riegan en exceso, las raíces empezarán a pudrirse. Siempre es mejor no regar demasiado. Una vez establecida, en la mayoría de las regiones, sobrevivirá sólo con agua de lluvia. En las estaciones más secas, puede necesitar uno o dos riegos adicionales, pero no es una planta que requiera de mucha agua.

Cosecha

Puedes cosechar sus raíces y hojas una vez que el rábano picante se haya establecido en tu jardín. Cuando estés listo, afloja la tierra alrededor de la raíz y asegúrate de recoger los trozos que se rompan. Siempre puedes volver a plantarlos y seguir cultivando rábanos picantes.

Guarda la raíz cosechada en bolsas en la nevera o el congelador, o prepárala y consérvala para su uso posterior.

rábano picante

Almacenamiento, preparación y conservación

Frota y seca las raíces de rábano picante antes de embolsarlas y colocarlas en el frigorífico. Ralla y usa el rábano picante sólo cuando lo necesites para mantenerlo lo más fresco posible.

Para hacer la salsa de rábano picante, pela y corta las raíces en trozos y tritúralas. Introduce la salsa en un tarro y guárdala en la nevera. Tan fácil como cultivarlo.

Incluso puedes conservar el rábano picante rallado en zumo de limón o vinagre, pero debes saber que el vinagre interfiere en el sabor.

Ten en cuenta que la preparación altera los compuestos químicos de las raíces, por lo que los fuertes vapores pueden hacerte llorar (más que a las cebollas).

Cocinar con rábano picante

Ahora que ya tienes tus raíces, condimento o conserva, puedes empezar a añadir rábano picante a tus comidas.

El rábano picante es un gran complemento para las salsas. Sólo tienes que mezclarlo con otros productos básicos para salsas, como el cebollino, y estarás listo. Añádelo a un poco de mantequilla derretida para darle un toque picante a la carne.

Es un gran compañero de la mayonesa. Las ensaladas también agradecen un poco de rábano picante. Ralla un poco y asegúrate de tener a mano zumo de limón y aceite de girasol. Mézclalo con un poco de mostaza de Dijon, un poco de perejil y chalotas picadas, y tendrás un maravilloso aderezo para la ensalada. Añade también unas hojas de rábano picante para darle un toque extra.

Esta versátil hortaliza sacará sin duda el chef creativo que hay en ti.

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado por www.ecoinventos.com, el cual fue revisado y reeditado por Portalfrutícola.com

El uso de este sitio Web implica la aceptación del aviso legal y política de privacidad de Portal Frutícola. © 2008 - 2022