Agricultura Convencional

Poda del olivo: Formación, producción y regeneración

Ya tengas un sólo olivo en tu jardín o campo, una pequeña almazara de producción selecta , o una producción a gran escala, la poda es un elemento vital a la hora de conseguir fruto de calidad y rendimientos que permitan que merezca la pena el esfuerzo de cuidarlo. Abordamos hoy el tema de la poda del olivo en todas sus variantes.

Importancia de la poda del olivo

Con la operación de la poda, conseguimos dirigir el árbol hacia donde queremos, con la densidad vegetativa que queremos, la forma de expansión de la copa, lo restringimos y le decimos por donde tiene que ir para que nos de lo que queremos. La poda nos sirve también para equilibrar producciones, (no siempre es mejor producir más), incluso para reparar y restaurar partes dañadas. Alguien dijo una vez: Quien ara el olivar, le pide fruto; quien lo abona se lo pide con insistencia; el que lo poda, le obliga a que se lo dé. 

poda del olivo Tipos de poda del olivo según los objetivos:

  • Poda de formación
  • Poda de producción
  • Poda de rejuvenecimiento

Poda de formación

El objetivo esta claro. Formar el árbol. Un consejo general. Diversos estudios han demostrado que las podas de formación severas, no dejando al árbol un desarrollo normal (conocido como Garrote), no han mejorado las capacidades productivas, desequilibran el crecimiento del árbol y la relación sistema radicular/sistema aéreo se ve descompensada. Así que lo mejor es una poda respetando el desarrollo libre del árbol. El número de pies dependerá entre otras cosas, del tipo de recolección.

La poda a un solo pie permite una mejor gestión de la recolección mecanizada. Hay quien dice, que a veces un solo pie resulta demasiado grueso para vibrar. Creo que eso es cuestión de experiencia y estudio porque además hay que mirar otros aspectos como el  marco de plantación, para evitar el sombreo entre ejemplares cuando estén en plena producción. El factor sombreo de copas, suele ser bastante limitante.  Por lo general, para grandes e intensas producciones es el sistema elegido. La formación sobre un pie en vaso libre es el sistema más generalizado en España para producciones intensivas. Existen más podas de formación como cónica invertida, policónica o en globo.

poda del olivo

Poda a dos o tres pies

Por otro lado tenemos, la poda de formación tradicional de Andalucía, que consiste en la poda a dos o tres pies. Este tipo de poda de formación se realiza comenzando con una «mata enmarañada de pies». En función del vigor de la especie y de su desarrollo al cabo de una media de 3 años (año arriba, año abajo), se empiezan a eliminar pies y ramas de menos vigor y se van dejando sucesivamente los pies y ramas mejor formadas, más vigorosas y más separadas. No se podan repentinamente para dejar 2 o 3 únicos pies. La eliminación y aclareo de pies y ramas se va haciendo de forma progresiva durante varios años hasta dejar finalmente 2 o 3 pies según se desee con una altura de las cruces de 1,20 m de media.

Poda de producción

Teniendo en cuenta lo mencionado en el primer párrafo sobre la necesidad del olivo de formarse «libremente», la poda de producción no puede ser intensa, pero tampoco podemos abandonarlos a su libre albedrío. Vamos a daros unos consejos de lo que se debe hacer para una buena poda de producción:

  • Limpiar y aclarear ramas para facilitar la entrada de luz a la mayor parte de la copa. Ello conllevará una mejor actividad fotosintética y una mayor y mejor producción.
  • Mantener el tronco y ramas principales sombreadas. La exposición directa envejecerá dichas partes reduciendo la vida productiva del olivo.
  • Controlar las producciones. Cortar ramas secas y poco productivas para dar paso a nuevas.

¿Cuánto podar?

Después de todo esto os peguntaréis  Sí si, y ¿Cuánto tengo que podar? porque mucho o poco no es decir algo concreto. Esa es la gran pregunta. La única forma de tener una referencia a la hora de establecer una poda de producción es el denominado volumen de copa por hectárea.

No hay una fórmula mágica ni grados de intensidad de poda mejores o peores. Como ocurre con casi cualquier cultivo, dependemos de muchos, muchos factores. La variedad (componente genético), el tipo de suelo, el tipo de poda de formación, la disponibilidad de agua, todos ellos influyen en la calidad final del fruto y en por tanto en el volumen de copa que debemos dejar en la poda del olivo.

poda del olivo

Poda de regeneración

La poda de regeneración es fundamental si queremos mantener buenas producciones durante un número de años aceptable. De hecho, el carácter vecero del árbol disminuye notablemente.

Esta es la poda que impide que el ejemplar muestre síntomas de «cansancio» y envejecimiento demasiado pronto. Como cualquier especie  vegetal, después de la producción máxima entrará en fase de declive, fase que se puede mitigar en el olivo de forma muy satisfactoria debido a la propiedad autorregenerativa.

Cuando una rama presenta yemas, chupones en madera vieja, puede ser síntoma de decaimiento. Brotando estas yemas de forma natural o forzada pueden dar ramas nuevas, volviendo a rejuvenecer  con calidades y producciones adecuadas.

De hecho es muy recomendable mantener una poda de rejuvenecimiento continua y escalonada para mantener una producción constante durante un largo número de años.

Recomendaciones de poda del olivo «de jardín»

Si te has mantenido atento,  habrás visto que lo contado hasta ahora son recomendaciones técnicas para producciones con fines comerciales, ya sea a pequeña o gran escala. ¿Y qué pasa si yo sólo quiero podar el olivo que tengo en mi jardín o huerto?

No te preocupes. Para cosas así no hay que devanarse tanto los sesos. La poda del olivo para unos pocos ejemplares no requiere de tantísimo estudio.

Recomendaciones que te servirán :

  • Altura de ramificación: Entre 0,80 – 1m es aceptable para que el tronco empiece a sacar ramas. Esa puede ser la altura idónea para empezar a ramificar
  • Durante los 3 primeros años sólo podaremos los brotes y yemas que salgan por debajo de la altura de ramificación.
  • Durante los siguientes 2 o 3 años, ir podando ramas de forma que tengamos no más de 3 ramas principales. A ser posible 2 y que partan de distinto punto. En 6 años el olivo estará formado.
  • En años posteriores hacer podas de producción (quitando ramas que no produzcan y secas).
  • Realizar podas de rejuvenecimiento si hace falta al cabo de unos años. Tampoco esperar demasiado.

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado por www.agromatica.es, el cual fue revisado y reeditado por Portalfrutícola.com

El uso de este sitio Web implica la aceptación del aviso legal y política de privacidad de Portal Frutícola. © 2008 - 2022