Cómo cultivar tus pimientos en maceta - PortalFruticola.com

Cómo cultivar tus pimientos en maceta

Cómo cultivar tus pimientos en maceta

Hoy aprenderemos a cultivar pimientos en maceta, para obtener los máximos resultados, incluyendo cómo regar los pimientos, consejos para el cultivo de pimientos y mucho más.

Cultivar pimientos en macetas es una forma estupenda de cosechar productos caseros incluso cuando disponemos de poco espacio.

Con las herramientas adecuadas, las plantas apropiadas, la luz del sol, el fertilizante y el agua, estarás recogiendo un montón de pimientos antes de que te des cuenta.

pimientos en maceta

Cultivar pimientos en macetas.

Aprende ocho sencillos pasos para cultivar pimientos en una maceta.

1. Selecciona un macetero grande.

Los pimientos necesitan espacio para que sus raíces se extiendan, así que elige una maceta de al menos 30 centímetros de diámetro. Una planta de pimiento joven puede parecer al principio pequeña en un recipiente tan grande, pero lo llenará cuando alcance su tamaño completo.

Compra una maceta con agujeros en el fondo o perfóralos tu mismo para garantizar un drenaje adecuado. Usa una maceta de plástico o metal en lugar de una de terracota de secado rápido, sobre todo porque los pimientos requieren una tierra constantemente húmeda.

2. Llena el macetero con una mezcla orgánica.

La clave es evitar que los pimientos se encharquen. Busca una mezcla natural y orgánica para macetas; están especialmente formuladas para contenedores con nutrientes ya añadidos. Una buena mezcla para macetas mantendrá la humedad y proporcionará a las raíces de la planta aireación y nutrientes importantes.

Las plantas de pimiento son propensas a la podredumbre de la flor, una condición en la que los extremos de la hortaliza se vuelven negros debido a la falta de calcio. Combátelo añadiendo gránulos de calcio a la tierra en el momento de la plantación y después con la frecuencia que prescriba la marca concreta de calcio que compres.

pimientos en maceta

3. Elige la planta de pimiento adecuada.

Empieza con plántulas en lugar de usar paquetes de semillas para ayudar a maximizar la temporada de crecimiento y opta por variedades compactas bien adaptadas a los maceteros, en contraposición a las variedades más grandes de semillas de pimiento que pueden superar el metro de altura. Muchas plantas de pimiento picante son naturalmente de pequeña estatura.

Si prefieres las semillas, aprende a conseguir semillas de pimientos para cultivarlos en casa.

4. Coloca las plantas en el exterior en un lugar soleado y cálido.

La mayoría de las variedades de pimientos provienen de climas cálidos, por lo que no es de extrañar que los pimientos alcancen su punto máximo durante los meses de verano. Se desarrollan mejor a temperaturas de entre 20-25ºC durante el día y de 15-20ºC por la noche.

Las temperaturas demasiado altas o demasiado bajas no son ideales para la producción de frutos y pueden causar problemas en la planta y frutos deformes. Por esto, asegúrate de plantar los pimientos después de la última helada.

Los pimientos amantes del sol necesitan un mínimo de seis horas diarias de sol pleno, aunque es preferible más. Un patio sombreado o cubierto dará malos resultados, al igual que el cultivo de pimientos en el interior con una luz de crecimiento. Busca un porche delantero soleado o un camino de entrada si es necesario.

5. Regar y fertiliza las plantas.

Los pimientos requieren un suelo constantemente húmedo, y las plantas en macetero generalmente requieren un riego más frecuente que las que están en el suelo. Piensa en regar diariamente, especialmente en pleno verano. Antes de regar, comprueba la tierra; sabrás que la planta necesita agua si el primer centímetro de tierra está seco. Si no está seca, no riegue, ya que corres el riesgo de regar en exceso la planta.

pimientos en maceta

Riega temprano por la mañana. El riego diurno se evapora con demasiada rapidez como para proporcionar un beneficio suficiente, mientras que el riego nocturno puede dejar las plantas húmedas durante demasiado tiempo y hacer que se encharquen y alberguen bacterias y hongos. Una regadera funcionará bien, así como una manguera con una boquilla de pulverización de ajuste suave. Apunta a la base de la planta, no a las hojas.

Alimenta con un fertilizante natural y orgánico para plantas diseñado para frutas y verduras, aplicándolo según las instrucciones de la etiqueta del producto (aproximadamente cada 7-14 días). Es especialmente importante mientras las plantas están floreciendo.

6. Cosecha en el momento justo.

Para saber cuándo tus pimientos están listos para ser cosechados, tendrás que ver cuál es el color de madurez del pimiento, según la variedad que hayas plantado. Los pimientos se pueden recoger cuando están verdes o dejarlos en la planta para que se vuelvan amarillos, naranjas y luego rojos.

 

 

 

 

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado por www.ecoinventos.com, el cual fue revisado y reeditado por www.portalfruticola.com

Suscríbete a nuestro Newsletter