Manejo de integrado de plagas en cultivos hortofrutícolas de Rapa Nui -

Manejo de integrado de plagas en cultivos hortofrutícolas de Rapa Nui

Manejo de integrado de plagas en cultivos hortofrutícolas de Rapa Nui

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado por Natalia Olivares P., Ingeniero Agrónomo, Mg., Alejandro Morán V., Ingeniero Agrónomo, para www.inia.cl, el cual fue revisado y reeditado por Portalfruticola.com

Manejo de plagas en cultivos hortofrutícolas de Rapa Nui (Haka tere iga o te manu rakerake punua i ruga i te rauhuru kai oka o Rapa Nui). 

Manejo de integrado de plagas en cultivos hortofrutícolas de Rapa Nui: Rapa Nui es un lugar especial, que por su ubicación geográfica ha logrado obtener características propias, particulares y diferentes en todos los aspectos que la conforman. Su gente, sus lugares y su cultura, todo es único. La agricultura no escapa a esto y al construirse desde múltiples y muchas veces remotos orígenes, tiene sus singulares componentes.

Sobre el presente Boletín

Se presenta este boletín con el objetivo de compartir información práctica asociada al manejo de las plagas agrícolas, lograda a través del trabajo en conjunto entre personal técnico y agricultores locales, dejándolo a disposición como una herramienta que permita fortalecer la agricultura de la isla, base de la cultura culinaria y apoyo de la economía local de Rapa Nui.
 
La importancia y permanencia que se observa en un conjunto de cultivos tradicionales en Rapa Nui, es señal clara de su significación social y adaptación al medio ambiente, siendo relevantes los siguientes: camote (Ipomoea batatas), taro (Colocasia esculenta), piña (Ananas comosus), manioca (Manihot esculenta), plátano (Musa x paradisiaca) y caña de azúcar (Saccharum officinarum).
 
La organización se da de preferencia al interior de los clanes familiares, existiendo un limitado número de organizaciones por territorios o rubros productivos.

Manejo integrado de plagas en Rapa Nui (MIB)

El manejo integrado de plagas (MIP) es una estrategia que se basa en la protección sostenible de los cultivos. El MIP permite a los agricultores manejar las plagas de una manera rentable, ambientalmente racional y socialmente aceptable.

Según la FAO, el MIP se define como “la cuidadosa consideración de todas las técnicas disponibles para el control de plagas y la subsecuente integración de medidas que desincentiven el desarrollo de sus poblaciones y mantengan los plaguicidas y otras intervenciones en niveles económicamente justificados, reduciendo o minimizando los riesgos para la salud humana y el medio ambiente”.

Manejo de plagas Biointensivo (MIPB)

Por su parte, el manejo integrado de plagas biointensivo (MIPB), se define como un enfoque sistemático para el manejo de plagas basado en una comprensión de la ecología de las plagas. Éste, comienza con un diagnóstico certero de la naturaleza y la fuente de origen de las plagas. Luego se basa en la integración de tácticas proactivas para mantener las poblaciones de éstas dentro de límites aceptables. Estas prácticas incluyen la rotación de cultivos, uso de cultivares resistentes, semillas y plantas libres de enfermedades, saneamiento y rotación de cultivos, cambios en fechas de siembra o trasplante, entre otros.

El uso de plaguicidas es considerado como último recurso, siempre y cuando las otras prácticas no hayan sido lo suficientemente efectivas. El MIPB incorpora factores ecológicos y económicos en el diseño y la toma de decisiones del sistema agrícola abordando la calidad ambiental y la seguridad alimentaria. El beneficio de implementar un MIPB es la posibilidad manejar las plagas de forma más efectiva y sostenible, con una reducción del uso de insumos químicos, lo que significa una disminución de impactos ambientales a corto y largo plazo.

El MIPB comparte muchos de los componentes que el MIP, incluidos: el monitoreo, el uso de umbrales económicos, uso de registros y la planificación, sin embargo, presenta una diferencia ya que pone énfasis en utilizar medidas proactivas para rediseñar el ecosistema agrícola, dando condiciones que pongan en desventaja el desarrollo de las plagas y faciliten la acción de los enemigos naturales presentes.

Algunos conceptos fundamentales para el entendimiento de estas estrategias son los siguientes:

Monitoreo en el manejo integrado de plagas

Es una herramienta clave dentro del manejo integrado de plagas y consiste en la determinación periódica de la abundancia o densidad de las plagas y sus enemigos naturales en cada huerto. El monitoreo entre otros aspectos, permite conocer la distribución, densidad y magnitud del daño de las plagas; el efecto de las acciones de control.

Umbral económico:

Corresponde al nivel de la población plaga en el cual debe estar controlada, para impedir un daño económico en la producción. Es un parámetro variable, afectado por el estado fenológico de la planta, el precio del producto, la variedad y el costo de las medidas de control, entre otros. La mayoría de los umbrales económicos utilizados para el manejo de las plagas no han sido establecidos, estando basados en la práctica o en algunos casos imitados de otras áreas.

Umbral de acción:

Es la densidad de plaga que justifica la realización de medidas de control.

Acciones de control en el manejo integrado de plagas

Corresponden a las alternativas para el control de plagas, que pueden ser utilizadas solas o en conjunto. En el MIP se reconocen: control biológico, cultural, físico, y químico. Para el MIPB el control cultural está definido como una práctica proactiva y el control biológico, físico y cultural como prácticas reactivas.

  • 1. Control biológico: regulación de las plagas mediante la acción de organismos benéficos como: parasitoides, depredadores, entomopatógenos, entre otros.
  • 2. Control cultural: prácticas de manejo agronómico de los cultivos como poda, limpieza de follaje, control de malezas, fertilización, entre otras, las cuales realizadas en el momento adecuado contribuyen a hacer el ambiente menos favorable para la sobrevivencia, crecimiento y reproducción de una plaga.
  • 3. Control físico: es el uso de elementos como barreras físicas para disminuir la presencia de la plaga, evitando su establecimiento en el cultivo, como; por ejemplo, mallas, trampas pegajosas, mulch, etc.
  • 4. Control químico: es la regulación o manejo de una especie plaga mediante el uso de sustancias químicas.

Considerando los antecedentes recopilados sobre los cultivos de Rapa Nui; se determinó al plátano y camote como los más adecuados para la implementación de una estrategia de manejo integrado de plagas biointensivo; lo que requirió la evaluación de prácticas de manejo proactivas; cuyos resultados se presentan a continuación.

Para descargar el Boletín completo haz clic AQUÍ
 
Fuente: www.inia.cl