Ácaro de los bulbos: manejo de la plaga -

Ácaro de los bulbos: manejo de la plaga

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado por Nancy Vitta P. / Virginia Aguilar G para www.inia.cl, el cual fue revisado y reeditado por Portalfruticola.com

Ácaro de los bulbos: manejo de la plaga.

Introducción

El ácaro de los bulbos, conocido como Rhizoglyphus echinopus F.& R. (Acari, Acaridae), es cosmopolita y en Chile está presente desde las regiones de Arica y Parinacota hasta la región de Los Lagos.

Se ha encontrado en cultivos del género Allium (cebolla y ajo) y en plantas de importancia ornamentales como gladiolo y lirio. También se ha reportado atacando papas y cereales, entre otros. Se desarrollan bajo condiciones de invernadero, al aire libre y en almacenaje.

Este ácaro se encuentra principalmente en el suelo, produce heridas a las raíces por las que pueden ingresar enfermedades patógenas y en altas poblaciones ocasionan pudrición acelerada con la posterior muerte de la planta.

Características biológicas del ácaro de los bulbos

Adultos: ácaro de 0,8- 1 mm de largo, de cuerpo oval, blanco traslúcido y brillante, con setas largas en el abdomen, patas cortas de color marrón (Figura 1).

ácaro de los bulbos

Ciclo de biológico

El ciclo biológico de este ácaro depende de la temperatura, humedad relativa y disponibilidad de alimento. A temperaturas de 25°C el ciclo de vida se completa en 12 días, por lo que se pueden presentar varias generaciones en el año. Se reproducen sexualmente, la hembra es de mayor tamaño que los machos, puede oviponer alrededor de 100 huevos en forma aislada o agregados cerca de bulbos dañados o en descomposición.

Las larvas recién emergidas tienen 3 pares de patas, entre 4-8 días mudan y pasan al II estadio llamado protoninfa presentando 4 pares de patas, en aproximadamente 4 días más pasan al estadio de tritoninfa y después llegan a su madurez sexual como adulto (Figura 2).

Una de las características de estos ácaros, es que pueden tener una fase forética, al presentarse condiciones adversas como altas poblaciones o falta de alimento, en el cual usan como medio de transporte a otros artrópodos, vectores como moscas, escarabajos entre otros, que los diseminan por diferentes lugares dentro del invernadero y/o al aire libre.

Esta fase se presenta entre los estadios de protoninfa y tritoninfa denominándose como “hipopus” o “deutoninfa” (Figura 2).

ácaro de los bulbos

Descripción del daño El ácaro de los bulbos es considerado como plaga ocasional y secundaria de bulbos, sin embargo, pueden causar grandes pérdidas; ya que son capaces de alcanzar grandes poblaciones en cortos periodos de tiempo (Figura 3).

Atacan en especial almácigos de plantas que presentan daño en raíces, ya sea por agentes causales de enfermedades, como daños mecánicos o por insecto. También, las plántulas sanas pueden verse afectadas cuando los niveles poblacionales son altos, pudiendo provocar daños directos; cortando raicillas antes de que la planta se establezca (Figura 4). Asimismo, pueden provocar pudrición en cebollas y ajos almacenados.

ácaro de los bulbos

Manejo de la plaga

El manejo de este ácaro debe ser Preventivo, con especial cuidado en los suelos donde hubo cultivos de cebolla o ajos anteriormente y, sobre todo, si se ha presentado previamente este problema. Lo más importante es la Rotación de cultivos, evitando especies de la familia Alliaceas.

La utilización de la Biofumigación podría contribuir a prevenir la presencia de este ácaro y otros artrópodos que se desarrollan en suelo.

La detección de este ácaro en el campo se ve dificultada, debido a que los síntomas de amarillamiento provocado en hojas, son similares a los causados por enfermedades u otras causas radiculares, por lo que es vital realizar Monitoreo una vez a la semana, para poder detectar su presencia. Para ello, se debe realizar Muestreos al azar en almacigueras para la producción de bulbos; extrayendo plántulas con esta sintomatología para observar en raíces y parte basal la presencia de este ácaro. En cuanto a la producción de semillas, se deben revisar los bulbos almacenados.

Se ha reportado como Enemigo Natural, un ácaro depredador del género Hypoaspis, tanto adultos como estadios ninfales; se alimentan de todos los estadios de esta plaga

Fuente: www.inia.cl

www.portalfruticola.com