Siete razones para reemplazar los químicos por UV-C en la poscosecha -

Siete razones para reemplazar los químicos por UV-C en la poscosecha

Por: Grupo Laevo

Los químicos están a la baja. Los residuos del cloro pueden generar secuelas en la salud y la tendencia internacional en regulación de procesamiento de alimentos es cada día más exigente con los desechos tóxicos.

Por esa razón, hace un par de años comenzó a estudiarse cómo la luz UV-C puede aportar a la desinfección 0 residuos en el procesamiento de alimentos y packing.

Estudios recientes en Estados Unidos, Holanda y ahora en Latinoamérica arrojaron que la aplicación de UV-C en frutas y hortalizas es una forma efectiva de controlar los patógenos hasta por 72 horas. Además, es una alternativa sustentable con el medioambiente.

En Chile, un estudio reciente de Diagnofruit valida que la UV-C es capaz de eliminar la listeria de las superficies frutales en un 99%.

Por ello, a continuación, se mencionan siete razones para reemplazar los químicos por UV-C en la poscosecha.

1. Eficiencia y aplicación en seco

Los microorganismos se desactivan por medio de la luz UV-C como resultado del daño a los ácidos nucleicos. El ADN y el ARN celular absorben la energía alta asociada con UV-C de longitud de onda corta (principalmente a 254 nm).

Muchos productores reutilizan el agua de lavado para desinfectar frutas y verduras. Sin embargo, esta va incrementando su materia orgánica a medida que se va incorporando el producto.

Para mantener la calidad del agua es necesario añadir productos con capacidad desinfectante. Cuanta más materia orgánica en el agua, más cantidad de químicos. Esto genera residuos y debilita la fruta.

UV-C no requiere agua ni químicos para eliminar el 99% de los patógenos que están en la fruta, por lo tanto, es perfecto para el tratamiento de frutos como los arándanos.

 

2. Efecto en cadena

La propagación de virus y bacterias se produce por contacto. Una manzana infectada es capaz de propagar hongos, bacterias y virus como Erwinia, Pseudomonas, Fusarium, Botrytis, Honeydew y oídio (polvo blanco) a un lote completo.

Cuando las bacterias, los virus, hongos y protozoos se exponen a las longitudes de onda germicidas de la luz UV-C, se vuelven incapaces de reproducir e infectar hasta por 72 horas.

3. Mejora la cadena de producción

En la industria agrícola no solo se utiliza para desinfectar alimentos, sino también envases, estaciones, equipamiento, cadenas de frío, ductos de aire y todo tipo de superficies.

Lo más importante es que no genera subproductos cancerígenos y funciona en compartimentos completamente aislados de las personas. Por lo tanto, no hay contacto con la luz. De esta manera puede utilizarse en todas las etapas del procesamiento de alimentos en poscosecha.

4. Avalado por estudios internacionales

La luz UV-C demostró ser exitosa para combatir bacterias, como la listeria en procesamiento de peras, ya que reduce su aparición hasta en un 99%.

Empresas como Delisana en México, con una importante línea de procesamiento de manzanas, también probaron esta tecnología con resultados muy positivos.

Otros estudios en poscosecha, realizados en EE.UU. (2015), también arrojaron resultados excepcionales en frutales, con reducción de bacterias como la Botrytis cinerea hasta en un 90% en frutillas, sin afectar el polen de la planta.

En cosechas con daño, luego de 7 días con tratamiento UV-C en espacios oscuros, pudo observarse una mejora de hasta 50% de los frutos.

5. Exportación sin trabas

Los Países Bajos, pese a no ser una nación de gran tamaño , está revolucionando la industria agrícola. De hecho, es el segundo mayor exportador de verduras después de Estados Unidos.

Este logro fue posible con tecnología de punta que permite cultivar en vertical y en altura.

El Plant Research International - Wageningen es, justamente, uno de los centros de estudios que probó la eficacia del tratamiento de cultivos con luz UV. Actualmente, la Unión Europea y otros países desarrollados están regulando más fuertemente las importaciones de alimentos, dejando fuera a los que contienen residuos de clorato y perclorato derivados del cloro. Por esta razón, la tecnología UV-C va en alza.

6. Aplicaciones para diversas industrias

La luz UV-C no solo ha probado ser efectiva en el procesamiento de pimientos, pepinos, tomates, limones y una amplia variedad de productos agrícolas. En Chile, la empresa Sun Harvest, dedicada al cultivo de flores, también ha utilizado provechosamente esta tecnología para generar una planta que permanezca sana y viva por más tiempo.

Aquí te mostramos cómo funciona:

7.  Funcionamiento

Los Hood de procesamiento agrícola incorporan ventiladores que garantizan que las lámparas funcionen siempre a temperatura óptima. Esto permite aprovechar su efecto al máximo. Actúa de forma automática y se aplica en seco.

Las lámparas tienen una duración de hasta 12 mil horas, por lo tanto, se trata de un proceso de bajo mantenimiento y fácil manejo.

Grupo Laevo, a través de Clean Light, Bird Chile y Kapicua provee soluciones sustentables para agroindustrias en Chile y Latinoamérica, con una fuerte presencia en Perú.

Para más información ingresa aquí

 

*Este artículo pertenece a nuestra sección de publirreportajes.