Denuncian oleada de robos de aguacates en los campos valencianos -

Denuncian oleada de robos de aguacates en los campos valencianos

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y la Asociación de Productores de Aguacate (ASOPROA), denunciaron una oleada de robos de aguacates. La mayoría de estos, ocurridos en el Camp de Morvedre, en Valencia, España. 

Los primeros robos comenzaron hace dos semanas atrás, en el inicio de la campaña de recolección de variedades más tempranas de aguacate. Entre las que no figuran las variedades Hass ni Lamb Hass, que se recolectan de diciembre a marzo. 

Las asociaciones aseguraron que el robo de aguacates “está poniendo en peligro la viabilidad económica de numerosas explotaciones; y en última instancia, amenaza el crecimiento de una alternativa de cultivo atractiva para el agricultor”.

Puntualizaron que el robo masivo de aguacates se produce debido al "elevado precio que alcanza en el mercado". Y que se está disparando con un alto grado de intensidad e impunidad.

Robos de aguacates: un peligro para el consumidor

Los agricultores denunciaron la venta de los aguacates en fruterías y mercados locales. Ante esto, un grupo de investigación de la Guardia Civil interceptó un lote de aguacates en venta, etiquetados como variedad Lamb Hass, que no contaban con la documentación requerida.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristobal Aguado, aseguró que los robos de aguacates, además de suponer un perjuicio para los productores, también “generan un mercado negro en mercadillos y fruterías que sortea la tributación fiscal; e implica serios problemas al consumidor”.

La venta de estas variedades de aguacate, según Aguado, es un riesgo para la salud del consumidor, porque el producto carece de trazabilidad.

Además, al faltar varios meses para que el aguacate alcance la maduración óptima, “defrauda las expectativas y a la larga puede terminar retrayendo el consumo de aguacate cuando llegue el grueso de la producción”, puntualizó Cristobal Aguado. 

Las asociaciones hicieron un llamado al gobierno para que destine recursos a la vigilancia de los campos."Hay que animar a los productores para que denuncien y exigir a las administraciones soluciones ante un problema que, si se va de las manos, puede llevarse por delante un cultivo con unas excelentes perspectivas comerciales”.

Asimismo, alertaron de robos masivos en otros cultivos, como por ejemplo, las mandarinas y naranjas.