La fertirrigación orgánica: antecedentes, implementación y mantenimiento

07 Mayo 2019

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado con información proveniente de www.hortalizas.com, la cual fue revisada, seleccionada y reeditada por Portalfruticola.com

El fertirriego o aplicación de fertilizantes a través del agua de riego, es común en sistemas de producción de hortalizas y otros cultivos de alto valor; sin embargo, se ha realizado poca investigación en fertirriego orgánico, por lo que hay muchas preguntas pendientes sobre las mejores prácticas, los beneficios y las desventajas de este sistema.

Foto: www.groworganic.com

A continuación, presentaremos algunas recomendaciones importantes para hacer que su sistema de producción sean mucho más eficiente. Cabe destacar que la aplicación de fertilizante durante las etapas finales del riego ayudará a retener la mayor parte del fertilizante dentro de la zona radicular del cultivo. Asimismo, después de la sesión de fertirriego, es necesario permitir que fluya agua por el sistema durante cierto tiempo para lavarlo y expulsar todas las partículas que hayan quedado dentro y pudieran obstruir los goteros.

Se requiere cierta información para determinar cuándo empezar a inyectar fertilizante. En primer lugar, hay que determinar cuánto tiempo le lleva al agua llegar al gotero más lejano al punto de inyección.

Lineamentos generales

  • Usen fertilizantes que se mezclen bien en el agua. Si el producto no se disuelve por completo, sus partículas deben ser tan pequeñas que permanezcan en suspensión y pasen a través de los goteros sin obstruirlos.
  • Presuricen por completo el sistema de riego por goteo antes de iniciar la inyección. El gotero que se encuentra más lejos de la bomba debe tener presión completa cuando se inicie la inyección.
  • Instalen un dispositivo para evitar el retroflujo entre la fuente de agua y el sistema de inyección de fertilizante, para proteger la fuente de agua.
  • Instalen un filtro entre el inyector y las líneas laterales para asegurarse de que todas las partículas no disueltas sean filtradas y no vayan a obstruir los goteros. Dependiendo del tipo de fuente de agua y del tipo del inyector, tal vez se requiera un filtro entre la fuente de agua y el inyector.
  • Inyecten fertilizante al menos durante el tiempo que requiera el sistema para alcanzar la presión completa. Esto permitirá que cada goteo en la línea de riego tenga contacto por cierto tiempo con la solución nutritiva, mientras ésta viaja por el sistema de riego, reduciendo la variabilidad de la distribución de fertilizante.
  • Laven los nutrientes del sistema de riego después de la inyección, para mantener las líneas limpias y evitar el taponamiento.

Foto: www.haifa-group.com

Tome nota de su desempeño

Es necesario observar el funcionamiento del sistema durante las primeras aplicaciones de riego y tomar nota de este tiempo. Después, es preciso determinar cuánto tiempo se requiere para inyectar la cantidad deseada de fertilizante. Esto puede hacerse cronometrando el tiempo de inyección o puede calcularse basándose en el volumen de la solución que se inyectará, los caudales de flujo que tendrán el sistema y la bomba.

Puede resultar útil monitorear el flujo de nutrientes al inyectar colorante natural grado alimentario como marcador.

También resulta práctico utilizar un medidor de Conductividad Eléctrica (CE) para monitorear la solución en los goteros. Finalmente, es preciso calcular el tiempo que queda disponible antes de que se termine el riego, para empezar a inyectar el fertilizante, sumando:

  • El tiempo que requiere el agua para viajar del punto de inyección al gotero más lejano.
  • El tiempo requerido para inyectar la solución de fertilizante.
  • El tiempo necesario para que la última gota de la solución de fertilizante llegue al gotero más lejano.
  • El tiempo adicional que se requiere para lavar el sistema.

Por ejemplo, supongamos que se requiere media hora para que el agua viaje del punto de inyección hasta el gotero más lejano; una hora para inyectar la solución y media hora para lavar el sistema; si se necesitan alrededor de siete horas para aplicar la cantidad de agua deseada en el campo, entonces en este ejemplo, el fertirriego debe comenzar 4,5 horas (7-2,5) después de que inicia el riego.

Buen manejo del sistema

Los nutrientes deben ser lavados del sistema de riego después de la inyección para mantener las líneas de riego limpias y evitar el taponamiento. Si el taponamiento llega a ser un problema, se pueden abrir los extremos de las líneas laterales para dejar correr el agua por toda la cintilla permitiendo que salga por los extremos de las líneas. Esta práctica puede hacerse de manera periódica a lo largo del ciclo agrícola.

Los nutrientes aplicados a través del riego por goteo serán distribuidos siguiendo el patrón de humectación del suelo. Los patrones de humectación del suelo tienden a ser hemisféricos u ovalados, con la porción más ancha a la misma profundidad del gotero (o de la superficie del suelo, en caso de que no se entierre la cintilla); siendo el punto más profundo el que queda justo por debajo del gotero.

La distancia que recorrerá el agua de manera horizontal en el suelo y la profundidad de humectación dependen de la textura del suelo, de la tasa de riego y de su duración. La tasa de riego y la duración deben ser ajustadas conforme a las necesidades de riego que tenga el cultivo.

Fertilizantes orgánicos

Para que los fertilizantes sean aplicados de manera efectiva por medio del riego, deben ser solubles y cualquier partícula no disuelta debe ser capaz de viajar mediante el sistema de riego sin ocasionar obstrucciones. Hay muchos fertilizantes líquidos aprobados para la producción orgánica, así como fertilizantes en polvo completamente solubles que pueden ser utilizados para fertirriego.

El manual del Programa Nacional de Producción Orgánica del Departamento de Agricultura de EUA 2010 (NOP, por sus siglas en inglés) tiene información actualizada referente a los fertilizantes orgánicos líquidos.

Consideraciones sobre los fertilizantes orgánicos líquidos

Cuando se selecciona un fertilizante para fertirriego, es preciso tomar en cuenta ciertas consideraciones además del precio por unidad de nitrógeno, tales como:

  • Presencia de otros nutrientes además del nitrógeno.
  • Equilibrio de nutrientes.
  • Facilidad de aplicación.

De manera adicional, algunos productos se disuelven fácilmente en agua y se inyectan con rapidez en el sistema de riego sin ocasionar problemas como filtros y goteros tapados; mientras que otros productos no se disuelven fácilmente o tienen más probabilidades de obstruir los goteros.

Otro aspecto importante es la presencia de sales solubles en el fertilizante.

Manejo de sales

Algunos fertilizantes solubles y fertilizantes líquidos orgánicos, en especial los que tienen alto contenido de nitrógeno, tienden a ser producidos con nitrato de sodio (NaNO3), conocido como nitrato chileno o nitrato de potasio de Chile.

El nitrato de sodio es un compuesto de nitrógeno natural con 16% de nitrógeno (N) que se utiliza en gran medida como fertilizante orgánico y es sumamente soluble en agua. Cuando se disuelve el nitrato de sodio, los iones de sodio quedan a disposición de la planta para ser absorbidos en la solución del suelo; lo cual puede llegar a representar un problema para algunos cultivos cuando su presencia alcanza tasas relativamente altas.

Foto: www.netafim.com

Implementación el sistema

A los productores se les pide probar los productos a pequeña escala para asegurarse de que el producto es adecuado para su sistema de riego y para sus cultivos. Aún cuando el nitrato de solio está permitido, el reglamento NOP estipula que el uso del nitrato de sodio debe limitarse a menos del 20% del total de nitrógeno requerido por el cultivo.

Los productores también deben saber que en octubre de 2009, el Programa Nacional de Producción Orgánica (NOP) de USDA requirió una revisión detallada de todos los fertilizantes orgánicos líquidos con niveles de nitrógeno mayores al 3%. Esta revisión se debió a que a principios del 2009, las autoridades del NOP detectaron dos casos de incumplimiento con la normativa NOP de dos fertilizantes orgánicos líquidos que se vendían en el mercado de Estados Unidos.

Por este motivo, y desde entonces, los fertilizantes con porcentajes de nitrógeno más altos (superiores al 3%) deben ir acompañados de documentación que demuestre que el nitrógeno proviene de fuentes aprobadas, después de someterse a una inspección realizada por terceras partes autorizadas.

Como condición para ser reconocidos por NOP, los inspectores de terceras partes deben auditar a los productores de fertilizantes tomando como base los reglamentos NOP, además de haber aprobado ellos mismos las auditorías a las que deben ser sometidos. Estas medidas más rigurosas están encaminadas a ayudar a que los certificadores cuenten con los mejores criterios posibles al momento de autorizar la introducción de fertilizantes orgánicos y otros agroinsumos.

Mantenimiento preventivo en las cintillas de riego con fertilización orgánica

Comparada la fertirrigación convencional con el fertirriego orgánico, en el primero se usan fertilizantes puros (Ca(NO3)2, KNO3, Mg(NO3)2, etc) que son muy solubles en el agua. En la fertirrigación orgánica se utilizan sangre descompuesta de animales, pescado hidrolizado, té guano de aves marinas, té de gallinaza, té de composta, té de lombricomposta, sulfato de calcio, sulfato de potasio, sulfato de potasio-magnesio, nitrato de sodio o chileno, entre otros, éstos fertilizantes y abonos tienen la característica de ser poco solubles en agua y llevar partículas grandes no disueltas en la mezcla nutritiva que al momento de estar fertirrigando van tapando los orificios de los goteros de las cintillas de riego (figura 1).

Figura 1. Gotero de manguera tapado por abonos orgánicos.

 

Figura 2: Deficiencia de calcio en tomate tipo mini roma, variedad: Flavorino, causado por falta de agua.

Al momento de tener goteros tapados los fertilizantes, abonos y el agua se distribuirán muy desuniformes y habrá lugares del área de producción con un exceso y déficit de agua.

Lo cual va a ocasionar que los elementos nutritivos estén de forma limitada, una de ellas va a ser la deficiencia de calcio en frutos (figura 2), plantas en estrés hídrico por falta de agua, ustedes pueden ver la figura tres como en el borde de las hojas se observa una coloración verde-grisácea síntoma visual que indica falta de agua (figura 3), en tomate el racimo que está en floración será abortado.

Figura 3. Hoja de tomate tipo grape, variedad: Sweetelle

En partes del área de producción donde exista un exceso de agua, lo que va a pasar es que todos los nutrientes se van a lixiviar. En la figura 4 se observa como el surco que se ubica a la izquierda del surco con estacones, las plantas de tomate se observan vigorosas, mientras que las plantas que están en el surco con estacones y el surco de lado derecho observamos plantas cloróticas, moradas, de tallos y hojas delgadas, y chaparras.

Figura 4. Exceso de agua en surcos de plantas de tomate. Tomate para racimo, variedad: Speedella

Fuente: www.hortalizas.com

Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario