Expertos de NZ visitan Chile para colaborar en estrategia de chinche apestoso

14 Noviembre 2017

El gobierno y la industria de Nueva Zelanda están adoptando un enfoque proactivo de defensa para la plaga, que ingresó al hemisferio sur por primera vez el año pasado y tiene el potencial de infligir daños por valor de miles de millones de dólares a frutales.

Una delegación de Nueva Zelanda visitó Chile recientemente para abordar el brote de chinche apestoso (Halyomorpha halys) en el país, una plaga con el potencial de causar daños considerables a una amplia gama de cultivos de frutas y hortalizas.

Según el jefe ejecutivo de New Zealand Apples and Pears, Alan Pollard, que preside un consejo de chinche apestoso a través de un Government Industry Agreement (GIA), una consultora de investigación económica calculó que una incursión de la plaga en Nueva Zelanda costaría a la industria entre USD 2-2,75 mil millones.

“Creo que será más significativo, porque si se mira lo que se hace en Estados Unidos, se arranca hasta el 90% de los cultivos en varias regiones y tienen que rociar pesticidas bastante intensos para tratar de controlarlo”, comentó a Portalfruticola.com.

“Eso nos excluiría de muchos de nuestros mercados debido a los niveles de residuos, pero incluso cuando rocían, siguen perdiendo el 20-30% de su producción”.

“Y en Nueva Zelanda el año pasado encontramos más de 400 chinches en la frontera; la mayoría de ellos murieron por suerte, y el hecho de que se encontraron sugiere que los procesos en la frontera están funcionando realmente bien. Pero sigue siendo una preocupación cuando comerciamos muy fuertemente a nivel internacional”.

Indicó que Nueva Zelanda había adoptado un enfoque proactivo de la plaga a través de un plan de trabajo para la preparación y la respuesta. Parte de esto implica controles rigurosos para la importación de maquinaria agrícola, incluida la fumigación en origen y el tratamiento térmico cuando llega, pero otro aspecto es aprender de las experiencias de otros países.

“Chile es el primer país del hemisferio sur en tener una incursión de chinche apestoso. Está solo en Santiago en este momento, por lo que se limita a las áreas urbanas, pero debido a que viaja tanto, la posibilidad de llegar a las áreas rurales es bastante alta”, explicó.

El brote

Desde el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) informaron a Portalfruticola.com que el brote estaba limitado al suburbio urbano de Quinta Normal en Santiago, y hasta ahora no ha afectado a ningún cultivo agrícola.

“Para el monitoreo de este insecto, se usan trampas de luz negra y trampas adhesivas con el uso de atrayentes (feromonas)”, señaló el SAG.

“Desde octubre, el SAG en cooperación con el Gobierno de Nueva Zelanda comenzó a instalar estas trampas en el área del brote detectado y sus alrededores para determinar su magnitud ahí y las áreas de riesgo en todo el país“.

Los principales cultivos frutales que podrían verse afectados por la plaga: arándanos, avellanas, cerezas, damascos, duraznos, nectarinas, manzanas, peras y uvas, mientras que en los vegetales podría afectar la acelga, la berenjena, el brócoli, la coliflor, la col y el espárrago, maíz, porotos, rábanos y tomates.

Las ninfas y los adultos que se alimentan de chinches se alimentan mordiendo fruta, semillas, hojas y tallos, lo que produce manchas necróticas, deformaciones y decoloración.

“Lograr el control de esta plaga ha sido una tarea difícil en los países donde se ha introducido. No responde bien a todos los productos utilizados y su susceptibilidad varía según el momento y la etapa de la plaga”, informó el SAG.

“Los pesticidas de grupos como organofosforados, piretroides y neonicotinoides han dado buenos resultados. En Estados Unidos, se está trabajando en la introducción de un control biológico del parásito“.

Pollard fue optimista sobre la opción de control biológico, mencionando la avispa sumarai como una posibilidad.

“La idea de un escenario de tipo parásito para controlar es buena porque obviamente es un depredador natural, una avispa muy pequeña, y ciertamente estamos buscando tratamientos alternativos a los pesticidas”, comentó.

Visita de la delegación de Nueva Zelanda a Chile

En un comunicado, la gestora de respuestas y experta en la materia del Ministerio de Industria Primaria de Nueva Zelanda, Dra. Catherine Duthie, dijo que la colaboración con Chile surgió luego de que las autoridades del país solicitaran asesoría y ayuda en el manejo de la plaga.

“Los chilenos reconocen que mientras que Nueva Zelanda no tiene el chinche apestoso, ha realizado unos siete años de preparación para el caso de una incursión y ha desarrollado una gran cantidad de conocimiento en colaboración con expertos internacionales”, dijo Duthie.

“Debido a que Chile ha estado trabajando con el USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) y porque están en las primeras etapas de detección de chinche apestoso, el equipo de MPI sintió que una visita a Chile brindaría una buena oportunidad para aprender sobre las primeras etapas de una respuesta y ganar experiencia de primera mano sobre cómo responderíamos si llegara aquí”.

La delegación incluyó un equipo de siete personas de MPI, NZ Wine, Kiwifruit Vine Health, Horticulture New Zealand y Plant and Food Research.

Duthie sugirió la visita al equipo más amplio como una forma de observar el chinche apestoso en una situación en la que todavía era de densidad relativamente baja, hacer conexiones con la industria y los contactos gubernamentales en Chile, al mismo tiempo de aprovechar la oportunidad de probar trampas de vigilancia y determinar qué tan bien funcionarán con un bajo número de errores.

“También es la primera vez que se encuentra el insecto en el hemisferio sur, por lo que está más cerca de lo que podríamos experimentar en una incursión en Nueva Zelanda”, señaló.

“Chile tiene un sistema de bioseguridad bastante activo y el insecto fue encontrado a través de una persona que lo reportó al departamento de agricultura de Chile. Chile también es similar a Nueva Zelanda en que es un gran exportador de kiwis, uvas, manzanas y vino”.

“En Chile, encontraron una cantidad relativamente pequeña de chinches apestosos, pero hay múltiples etapas de vida del insecto”.

Ella dijo que el equipo instaló trampas de vigilancia y SAG llevará a cabo un monitoreo continuo.

“Las trampas fueron desarrolladas por el Departamento de Agricultura de EE. UU. como parte de un proyecto de investigación encargado por MPI y comprenden un señuelo de feromonas adheridas a una trampa adhesiva”, dijo.

“Permanecerán fuera durante la primavera y el próximo verano. En la actualidad, los insectos continúan invernando, que es donde permanecen latentes dentro de los edificios”.

“Se espera que salgan en las próximas semanas y las trampas se pondrán a prueba. Se sabe que las trampas funcionan en áreas donde hay una gran densidad de insectos, pero esta es la primera prueba de ellos en una situación de baja densidad “.

“Si funcionan bien, existe la posibilidad de un programa de vigilancia completo para el chinche apestoso en Nueva Zelanda, similar al que se usa para las moscas de la fruta. También podría usarse en el caso de que se detecte aquí para ayudar a establecer qué tan extendida está la población de insectos”.

“Esta plaga de insectos se come todo, incluidos los kiwis, las manzanas, las uvas de vino, las frutas de hueso y las verduras. Todavía no hay herramientas de control verdaderamente efectivas para ello”.

Añadió que también se había trabajado mucho en torno a la educación pública con un extenso programa de publicidad que animaba a las personas a informar sospechas de avistamientos de insectos al MPI.

Fotografía: Wikimedia Commons

www.portalfruticola.com

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.
También podría interesarte
Comentarios
0 Commentarios

Deja un comentario