Copiapó: Situación de la uva de mesa donde el desierto chileno es capaz de florecer -

Copiapó: Situación de la uva de mesa donde el desierto chileno es capaz de florecer

Si el desierto más árido del mundo cada cierto tiempo regala múltiples colores en formas de flores, queda claro que, además, es capaz de ofrecer mucho más que un paisaje insólito y lleno de ironía, como, por ejemplo, fruta de gran calidad.

Lina Arrieta, presidente de APECO

Es el caso de la provincia de Copiapó en la Región de Atacama al norte de Chile. Dentro de sus secas tierras, la ciudad tiene espacio para ofrecerle al mundo uva de mesa llenas de sabor y color. Sin embargo, este último tiempo no todo ha sido favorable para la zona, siendo golpeada por aluviones que no sólo han amenazado, sino que afectado los campos de uva de mesa.

El miércoles 2 de agosto se dio inicio al VI Seminario Internacional de Uva de Mesa y Olivo en Copiapó, organizado por La Asociación de productores y exportadores agrícolas del valle de Copiapó (APECO) y ProChile, oportunidad que reunió durante dos días a expertos de la industria y ofreció una gama de temas sobre la situación de la uva en el lugar, y por supuesto, el contexto nacional e internacional en el cual esta importante fruta participa.

En el marco de este evento conversamos con la presidente de APECO, Lina Arrieta, quien nos explicó en qué situación se encuentra el sector luego de las adversidades que han golpeado a la provincia.

“Desde hace tiempo que hemos sido golpeados por la naturaleza. Empezamos con una sequía muy prolongada, lo que nos tenía muy angustiados”. Ante esta situación Arrieta explicó que ya el sector buscaba soluciones para optimizar el recurso hídrico.

Pero sin aún superar tan fuerte sequía, comenzaron nuevos fenómenos que han afectado hasta este año. Heladas, nieve y aluviones se han instalado en el sector provocando grandes pérdidas e impidiendo el crecimiento y potencial de Copiapó en la producción de uva de mesa.

“Nadie está preparado para ser golpeado tan seguido, y como guinda de la torta nos toca una de las peores temporadas en 15 años en cuanto a retornos. En definitiva, es un gremio que se ha venido debilitando en el sentido que se ha tenido que hacer inversión que no se tenía en ningún presupuesto”, expresó la presidente.

Lina Arrieta nos cuenta que las inversiones han sido millonarias, en un contexto donde el agua en algunos campos se llevó hectáreas de parronales, además de sistemas de conducción de agua prácticamente inhabilitados.

“Esta lluvia de 2017 fue bastante más invasiva, nos dejó 2.500 hectáreas inundadas y casi 37 mil metros de canales desaparecidos”.

A nivel sectorial Arrieta declaró que existe una preocupación en términos de gastos que no estaban en los presupuestos, donde hay que replantar parrones, lo cual lleva años para volver a conseguir una producción. “Se nos suman muchas cosas que tienen complicado sobre todo a pequeños y medianos productores”.

“Sin embargo, no estamos menos esperanzados. En la agricultura no sabemos hacer otra cosa que no sea trabajar el campo, trabajamos con seres vivos y tenemos una tremenda responsabilidad de ser generadores de alimentos y de un impacto social muy importante en lo que tiene que ver con contratación de mano de obra, mujeres trabajadoras que esperan todas las temporadas trabajar en nuestros campos”, comentó.

“Nos queda el desafío de poder ver en cuánto tiempo somos capaces de levantarnos y producir los volúmenes que teníamos antes del 2013-2014 que rondaban los 14 millones de cajas que se exportaban de la región”.

Según nos informó, la última temporada Copiapó obtuvo un poco más de 9 millones de cajas, lo que, “hace pensar que hemos ido perdiendo en el tiempo, pero también hay plantaciones nuevas que aún no están en su peak de producción, por lo que esperamos que, si nada ocurre, en tres o cuatro años estaríamos volviendo a repuntar con los niveles de ventas”.

Sobre los desafíos que debe tener presente el sector de la uva de mesa, explicó que hoy los mercados piden variedades sin pepa, mayor productividad por hectárea, calibre grande, turgente, con dulzor, que a la vista del comprador sea llamativa.

Por su parte, el director nacional de ProChile, Alejandro Buvinic, comentó que "en esta VI versión ha sido importante porque en definitiva no sólo tenemos que trabajar en el accionar de la promoción, sino que en la capacitación y poder desarrollar esta capacidad exportadora".

Agregó también que “la diversificación es importante, ya que hoy en día no sólo hablamos de uva de mesa, sino que, de granadas, olivos y otros productos que podrían desarrollarse muy bien en este maravilloso desierto florido”.

“No sólo hay que capacitar a nuestros exportadores sino también dar la posibilidad de hacer exportaciones y qué mejor que traer importadores a la región para que además vean la belleza de lo que es y el milagro que hay al producir esta maravillosa uva y granadas, por ejemplo”.

Fotografía: APECO

www.portalfruticola.com

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.