Columna: ¿Sabe los riesgos de no registrar su marca comercial en China? Lo que ocurre en este minuto con la usurpación de marcas

18 Julio 2017

Por Alexander Lieberman, experto en Propiedad Intelectual de Araya & Cía. Abogados

Alexander Lierberman

En estos días, hemos detectado en China una situación de eventual usurpación de marcas pertenecientes a exportadores frutícolas tanto de Chile como Perú.  Esto, porque una empresa china ha solicitado, para sí, el registro de alrededor de 25 marcas con las que exportadores chilenos y peruanos comercializan su fruta en dicho mercado.

Si la autoridad de ese país aprueba las solicitudes y otorga dichos registros, esta empresa gozará del derecho exclusivo y excluyente de utilizar las denominaciones en el tráfico comercial, y por lo tanto, podrá impedir el ingreso y la comercialización de productos que lleven tales marcas y que no cuenten con su expresa autorización. Esto es lamentable, porque se borran así años de inversión, de esfuerzo comercial y posicionamiento de marca por parte del verdadero desarrollador.

Cada caso debe ser analizado individualmente, para comprobar el estado de la solicitud y así elaborar una estrategia para enfrentar la situación.

Esta es sólo una prueba de cómo la usurpación de marca es una creciente amenaza para quienes comercializan sus productos en China. De no tener considerados los resguardos, los proveedores de productos agrícolas se verán enfrentados a la posibilidad que las marcas bajo las cuales comercializan su fruta sean apropiadas por un tercero en China, dejándolos en una precaria situación comercial y jurídica. La opción que queda, muchas veces, es enfrascarse en largos juicios de oposición marcaria, o bien cambiar la marca bajo la cual se comercializarán los bienes y/o servicios.

La situación se produce, básicamente, porque China es un “first to file country”. Esto significa que quien primero presente una solicitud a registro, será considerado con mejor derecho sobre la marca. Por lo tanto, se recomienda solicitar el registro de las marcas que se pretendan utilizar antes de proceder a negociar en el país, de modo que un tercero no pueda luego usurpar la denominación. Así, toda persona natural o jurídica puede solicitar el registro de una marca, proceso que demora entre 12 y 18 meses, de no existir obstáculos ni reclamos.

Entre los beneficios que otorga el registro de la marca, están el derecho al uso de la denominación en todo el territorio chino durante 10 años (renovables indefinidamente), la seguridad para importar y comercializar los productos con su debida marca, y el resguardo frente a la piratería marcaria por parte de terceros.

Esto último también resulta importante de considerar, ya que en la cultura china está arraigada la tradición milenaria de “homenajear” a los maestros por medio de la imitación, costumbre que es vista allá con buenos ojos y como un reconocimiento, sin el sesgo negativo que implica esto en la civilización de occidente. Por eso, es relevante además el registro de marca para hacer una vigilancia periódica de su uso en el mercado, y detectar aquellos comportamientos que pueden perjudicar la comercialización.

Ahora, como se entenderá a raíz de los hechos mencionados, la falta de asesoría o información al momento de resguardar la marca comercial, puede resultar en una verdadera pesadilla para el desarrollador y comercializador de una marca en particular. Por ello, es vital anticiparse a este tipo de circunstancias por medio del registro marcario en China.

Este tema será tocado el próximo 23 de agosto, en el VII Seminario de Comercio Internacional para la Fruta, organizado por Araya & Cía. Abogados, patrocinado por Fedefruta y con Portal Frutícola como media partner oficial. Más información aquí: https://www.araya.cl/articulo/23-de-agosto-vii-seminario-de-comercio-internacional-de-araya–cia

www.portalfruticola.com

También podría interesarte
Comentarios
0 Commentarios

Deja un comentario