Especial Día de la Tierra: Los tabús del suelo

21 Abril 2017

Este sábado 22 de abril se celebra el Día de la Tierra, y como agradecimiento a todo lo que nos ofrece, en Portalfruticola.com, hablaremos sobre las malas prácticas que se llevan a cabo en los suelos agrícolas con el fin de concientizar al respecto y cuidar nuestro medio ambiente.

Para profundizar acerca de los problemas que sufren los suelos, conversamos con Osvaldo Salazar, ingeniero agrónomo, director de la Escuela de Postgrado Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile.

Desde el punto de vista de Salazar, dentro de los problemas que causan la degradación de suelos, estos son algunos de los más relevantes a considerar:

  • No incorporar materia orgánica: factores como la fertilidad, física o mayor retención de agua de los suelos, están asociados a la presencia de materia orgánica, y el no incorporarla, ha llevado a los suelos a sufrir una reducción permanente de ésta.

“Es común encontrarse suelos que tienen sólo entre 1 y 2% de materia orgánica. Entonces uno de los problemas principales ha sido la pérdida permanente de esa materia”, indica Salazar.

  • Erosión: otro problema importante es la erosión de suelos, por ejemplo, hídrica, sobre todo en suelos en pendientes donde no se establecen medidas de conservación, principalmente por efectos de riego en exceso o lluvias. Cabe destacar que el suelo más fértil es el que está en la superficie, y en muchos casos, hay sectores que pierden más de un metro de suelo, siendo un daño irreversible.

“Estos suelos descubiertos sufren en invierno de procesos de erosión por el desprendimiento de partículas más finas que son principalmente de arcilla, que suelen ser las más ricas en su participación en la fertilidad del suelo”.

  • Erosión urbana: normalmente al hablar de erosión, se piensa como causas el agua o el viento, sin embargo, la urbanización también es una problemática en suelos que muchas veces pueden ser altamente fértiles pero que se han perdido y ahora están bajo una casa, por ejemplo.
  • Contaminación: es frecuente en algunos sectores mineros, por ejemplo, encontrar suelos contaminados por cobre, o incluso algunos que en el pasado utilizaron ciertos fungicidas, dejando suelos contaminados.
  • Compactación: es un problema que muchas veces no se conoce a no ser que el agricultor haga una calicata e identifique que bajo los 20 cm tiene un pie de arado y que eso está restringiendo el paso de las raíces, factores relacionados con la degradación del suelo y compactación de éste.

Para reflexionar

“Existe una serie de técnicas de conservación de suelo que pueden ser implementadas y algunas que no son de tan alto costo, como, por ejemplo, establecer cultivos en terrazas, en cerros, tener cultivos de coberturas entremedio de las hileras”.

Salazar señala que cuando se tiene problemas de degradación avanzado, es difícil ver efectos de las técnicas de conservación en el corto plazo. 

 “Las mejoras muchas veces se ven luego de 5, 10 o incluso 15 años”, por ello, es importante siempre estar pendiente de la condición del suelo.

“Creo que el suelo es el sustento de la producción agrícola y de alimentos, la humanidad depende de la productividad de los suelos. Los agricultores deben tomar conciencia sobre cuál es el sustento en el que ellos van a producir”.

“Sin un suelo de buena calidad hay una serie de limitantes que requieren muchas veces mayor inversión, y desde el punto de vista ambiental, el suelo no solo juega un papel en la producción, sino que también en el ecosistema de cualquier zona”.

Fotografía: Shutterstock.com

www.portalfruticola.com

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.
También podría interesarte
Comentarios
1 Commentarios

Deja un comentario

  1. Sergio Miranda Guzman dice:

    Cultivos TRANSGENICOS DESTRUYEN los suelos por exceso de químicos y los mas PELIGROSOS.
    Por creación de SUPERMALEZAS GM INCONTROLABLES
    Ver Revista del Campo El Mercurio del 6 de Junio 2016.