Temporada de uva de mesa chilena en la zona norte terminaría 3 a 4 semanas antes

Chile Destacado Top Destacados Más Noticias
Temporada de uva de mesa chilena en la zona norte terminaría 3 a 4 semanas antes

La industria de la uva de mesa chilena se encuentra en plena temporada, iniciando la cosecha en la zona norte del país, principalmente en Copiapó. Para conocer el estado actual de la temporada y de las exportaciones, conversamos con el presidente de la Asociación de Productores y Exportadores Agrícolas del Valle de Copiapó (APECO), Rodrigo Susaeta.


Noticia relacionada: Mercado de uvas en EEUU espera llegadas de Chile y México para aliviar escasez

¿Cómo definiría la campaña de uva de mesa en Copiapó?

Después de 30 años en esta industria, sabemos que todas las temporadas son "especiales", sobre todo en estos tiempos con el cambio climático en curso.

La temporada 2023-2204 no es la excepción. Ha sido una temporada muy temprana, como no se veía hace décadas y por otro lado con caídas significativa en la producción.

En la parte baja del valle, la producción será más cercana a la estimación inicial y a su potencial. En noviembre y diciembre estuvimos muy pesimistas respecto del resultado económico, pero ya en enero de este año, con los precios de mercado a la vista (muy buenos hasta la fecha), con el atraso de la producción en la zona central de Chile y la caída de volumen de Perú podemos proyectar una buena temporada para el valle, donde el precio ayudará a soslayar la menor producción final.

¿Cuál fue el volumen total de producción?

Hasta la semana 6, llevamos un 8% más de producción que la temporada 2022-2023. Sin embargo, esta temporada terminará 3-4 semanas antes que la temporada pasada, con un 10-15% menos de fruta total.

A su juicio cuáles fueron los principales desafíos que enfrentaron los productores a presente temporada.

El principal desafío de la temporada es el clima. Altas temperaturas de invierno y malas brotaciones a causa de esto, lo que implica más trabajo en las labores de verdeo, raleo, cosecha. Menor eficiencia en todos los trabajos, y generalmente, producciones menores.

Temperaturas muy altas también en primavera, acortando el período de crecimiento del fruto y causando en muchos casos, menores calibres. Por último, las olas de calor en el verano generando dificultades en cosecha y usualmente mayores problemas de deshidratación y condición de fruta.

Mucha fruta que en otras temporadas iba a mercados como Lejano Oriente o Latam, este año terminará en USA. Esto, debido al desabastecimiento de este mercado por la corta temporada en California afectada por el clima y la menor producción en Perú, y por el atraso de la zona central de chile. Esto resulta muy atractivo para nosotros, ya que los tiempos de traslado son menores y, por consiguiente, la condición y calidad de la fruta en el mercado usualmente es mejor que en los mercados más lejanos. Además, los retornos y resultados llegan antes.

¿Cómo definiría la calidad y condición de la fruta?

Se esperan calibres un poco menores que en temporadas anteriores debido a las altas temperaturas de la primavera. Respecto de la condición, aún es temprano para saber el resultado final, pero normalmente con producciones menores se tiene como contrapartida una mejor condición de fruta y mejor color. También ocurre que, al haber menor oferta, los problemas de calidad y condición se soslayan por la necesidad de fruta del mercado. Es decir, los clientes tienen una mayor tolerancia a los defectos que cuando hay exceso de oferta.

¿Cuáles son las principales variedades cultivadas en la zona?

Actualmente hay muchas alternativas de nuevas variedades. Las principales son

Sweet Globe y Autumncrisp entre las variedades verdes, Sweet Celebration, Timco, Allison y Jack's Salute entre las rojas y Sweet Favors y Midnight Beauty entre las negras.

Se mantienen, pero con descenso de sus volúmenes, las variedades tradicionales como Red Globe, Thompson y Superior.

¿Cómo definiría el comportamiento productivo de las nuevas variedades?

En la última década hubo tanta demanda por las nuevas variedades, que en muchos casos la técnica de producción de cada una de ellas no estaba totalmente desarrollada. Los técnicos y productores han hecho un gran esfuerzo por mejorar la calidad y condición y así acercarse al resultado promedio por los programas genéticos.

Aún falta bastante, pero es clara la mejora que ha logrado la industria trabajando más coordinadamente y compartiendo conocimientos y experiencias. Con todo, las nuevas variedades presentan un potencial productivo mucho mayor que las variedades tradicionales y también en algunos casos, resultados de ventas muy superiores.

Dada las condiciones de escases hídrica, de qué manera la industria ha logrado producir con un recurso escaso.

En el valle de Copiapó, zona desértica, estamos acostumbrados a convivir con un recurso hídrico escaso. En los últimos años en particular, condicionado por el cambio climático, ha habido esfuerzos importantes de los agricultores por mejorar la eficiencia en el uso del agua.

A esto se suma el trabajo responsable de las organizaciones de aguas superficiales y subterráneas del valle de Copiapó, cuyo esfuerzo está orientado a un uso sustentable y equitativo del recurso. El conocimiento de nuestra cuenca ha aumentado significativamente en los últimos años con información detallada de monitoreos de extracciones y niveles freáticos en cada sección del valle.

Actualmente destaca el desarrollo de un sistema de prorrateo del agua gestionando en conjunto por todas las organizaciones del valle que permita manejar el riesgo de escasez futura.

¿Cómo proyecta el cultivo en la zona los próximos años?

Los productores del valle confiamos en que la posición geográfica de nuestro valle, nuestra condición climática, la disponibilidad de agua, el trabajo profesional de los productores y asesores sumado al trabajo responsable de las comunidades de agua, irán configurando una posición estratégica de valor para el valle de Copiapó en el ámbito de la producción de uva de mesa. Como buenos agricultores, pensamos en positivo con un optimismo fundado.

Chile y Perú se unirán el próximo 8 de agosto de 2024 en el primer Global Grape Convention, que se llevará a cabo en el Centro de Eventos Casino Monticello, con el objetivo de enfrentar el gran desafío de la uva a nivel mundial.

Suscríbete a nuestro Newsletter