Inversión y tecnología marcan la nueva era de DDC  

Inversión y tecnología marcan la nueva era de David del Curto  

Destacados Espacio Empresarial
Inversión y tecnología marcan la nueva era de David del Curto   

La exportadora de fruta DDC acaba de celebrar 70 años como una de las empresas pioneras en la industria frutícola en Chile. Al cumplir este hito, también se proyectan nuevos desafíos que van de la mano con una modernización y renovación de energías que, junto a una fuerte inyección de capital y la incorporación de tecnologías de vanguardia e inversiones en infraestructuras, permitirá a la compañía ser más competitivos en una industria en constante cambio.

El pasado 26 y 31 de octubre David del Curto celebró su septuagésimo aniversario en su planta de Curicó, donde estuvieron presentes productores, clientes provenientes de distintos países y los colaboradores de la empresa, quienes pudieron disfrutar de una gran jornada y conocer cuáles son los próximos pasos y desafíos que se avecinan.

Juan Pablo Casas, gerente general de DDC

Juan Pablo Casas, gerente general de DDC

Juan Pablo Casas, gerente general de DDC, comentó que “estamos en un proceso de transformación y adaptación que partió hace seis meses y esperamos que de buenos frutos”.

Dentro de esa transformación, Casas hizo énfasis en lo importante que es tener una mirada hacia adentro y afuera, con una reorganización y reorientación que se conecte con la agricultura y con los productores, un activo importantísimo para la empresa y que les permite cumplir con sus objetivos de llegar a los mercados con la calidad de la fruta que siempre ha destacado a DDC.

Bill Peressini, presidente del directorio de DDC

Bill Peressini, presidente del directorio de DDC

Asimismo, Bill Peressini, presidente del directorio de DDC y representante del fondo de inversiones Manulife que en 2021 adquirió el 90% de la compañía exportadora de frutas, señaló que lo más importante para que DDC siga siendo exitoso radica en la transparencia y la comunicación.

“Las empresas exitosas poseen una cultura que se caracteriza por la comunicación de sus objetivos y metas entre sus equipos, con nuestros colaboradores, con los contratistas y proveedores de servicios, hacia nuestros clientes, y con nuestros productores en los campos”, señaló.

Y justamente ese el sello que DDC quiere potenciar más que nunca, transparencia, cumplimiento y confianza en lo que se ha hecho durante 70 años y sentar las bases para una nueva etapa que involucra desafíos como el cambio climático, donde el acompañamiento a los productores y colaboradores será fundamental y las demandas de los mercados que están en constante cambio.

Construir relaciones a largo plazo con los productores

Hoy en día DDC además de producir su propia fruta, trabaja con cerca de 90 productores externos, con quienes han construido una sólida relación en base a la transparencia, confianza y el cumplimiento siempre.

Jaime Carvajal, productor de cerezas, carozos y peras de la región de O’Higgins, señala que “Yo tengo mi camiseta puesta con Del Curto, principalmente porque la empresa siempre ha sido muy exitosa y responsable, con grandes valores, donde cumplen con sus todos compromisos. Si bien, en este rubro problemas siempre hay, la gracia es que existe la cercanía para conversarlos y resolverlos sin problema”.

Asimismo, Carvajal agrega que “me ha tocado estar en los mercados de destino y abrir mis propias cajas de fruta con la marca de DDC. Ver mi fruta en China, preciosa y bien presentada es una satisfacción que me llena de orgullo, no solo por mí y la gente que trabaja conmigo, sino porque también conozco a la gente que trabaja en los packings de la empresa hace muchos años y sé todo el esfuerzo y compromiso que ponen en todo el proceso”.

Jorge Valenzuela, actual presidente de Fedefruta, también es productor asociado a DDC, quien entrega principalmente sus cerezas a la exportadora.

“Del Curto siempre, a lo largo de su historia, ha sido muy cercano y responsable con los productores. Por eso uno confía en la empresa, en los resultados y principalmente en la gente. Uno entrega la fruta y puede llamar a la planta, puedes ir en la noche a ver los procesos y eso demuestra transparencia y da confianza”, concluye Valenzuela.

Vicente Sánchez, socio fundador de Growmax, comenta que junto a su padre han estado exportando por más de 35 años con DDC, con peras, manzanas y kiwis y que hoy en día están enfocados principalmente en cerezas y ciruelas.

“La relación con DDC ha sido siempre muy cercana, nunca hemos tenido ningún problema con las liquidaciones , siempre hemos logrado llegar a acuerdos y eso ha generado que mantengamos nuestros negocios junto a ellos hasta el día de hoy”.

También agrega que DDC ha sido fundamental en el apoyo hacia nuevos proyectos productivos.

“Nosotros invertimos en un campo durante dos años y luego DDC nos apoyó con el financiamiento en un tercer año. Nos ha ido super bien y nos ha ayudado a crecer en conjunto, lo que nos permite como productores, seguir asegurando la fruta a DDC en el largo plazo”, señala Sánchez.

Tecnología de punta y crecimiento

Tras la inyección de capital proveniente de Manulife, los nuevos dueños de DDC, la empresa ha invertido fuertemente en la modernización de sus instalaciones y tecnología.

Es por esta razón, y aprovechando la presencia de sus socios estratégicos en la celebración de los 70 años, DDC mostró las nuevas líneas de selección que la planta de Curicó incorporó para un procesamiento más eficiente en la temporada de cerezas que ya comenzó.



Carlos Reyes, gerente de la planta, señaló que “estamos incorporando 30 nuevas vías de procesamiento de la marca Unitec, la cual lleva de la mano nuevas tecnologías para el cuidado y tratamiento de la fruta”.

Reyes comenta que adicionalmente a las líneas de proceso, se han incorporado 12 llenadoras automáticas, una zona de paletizaje automatizado y un segregador de cajas hacia el sellado de marca Hytrol, único en Sudamérica.

“Todo esto va a ayudar a que la fruta de nuestros productores sea tratada de la mejor forma y que se pueda resguardar de manera correcta la cadena de frío. Dotándonos de una de las plantas mejor equipadas en Latinoamérica, con tecnología a la vanguardia y con una infraestructura habilitada para procesar a tiempo nuestras cerezas, manteniendo los altos estándares de calidad”.

Con esto, DDC pasa a tener un total de 50 vías de proceso en las dos plantas de procesamiento, Curicó y Requínoa.

“Este logro es un hito significativo dentro de un proyecto de inversión, crecimiento y estrategias comerciales a diez años, cuyo objetivo es liderar la industria”, comenta el gerente general, Juan Pablo Casas.

Asimismo, agrega que “dentro de este proyecto, hemos llevado a cabo acciones clave, como la creación e implementación de un portal de intranet para proporcionar a nuestros productores la máxima cantidad de información posible. Además, hemos inaugurado oficinas comerciales en China y establecido sinergias comerciales con nuestros accionistas en Manulife, quienes poseen 177,000 hectáreas agrícolas distribuidas principalmente en Australia, Norteamérica y Chile”.

Esto permite a DDC ofrecer fruta de ambos hemisferios durante todo el año, “fortaleciendo nuestra marca de manera coherente y proporcionando servicios más completos y mejorados a nuestros clientes. Hoy más que nunca, DDC tiene la oportunidad y el desafío de crear valor entregando lo mejor de nosotros al resto del mundo”, concluye Casas.


Revisa la galería de fotos

Suscríbete a nuestro Newsletter