Agricultura Convencional

Marco de plantación, novedades y experiencia del almendro en España

En los últimos años, el cultivo del almendro ha ido en auge y la superficie de cultivo ha aumentando considerablemente. Las nuevas variedades productivas junto con los nuevos sistemas de plantación intensivos y super intensivos han dotado de una nueva vida a este cultivo que antaño se consideraba poco rentable.

almendroUn bonus importante que tiene la Península Ibérica, especialmente la zona centro y sur, es que tiene las condiciones climatológicas ideales para su cultivo, por lo muchas hectáreas de secano en cereal o prácticamente abandonas se han ido recuperando en virtud de mejorar la economía de muchos productores y zonas rurales.

Hace bastantes años, el almendro se consideraba un árbol para plantar en zonas de secano de muy baja pluviometría, con dotaciones de agua inferiores a los 200 mm, típicos de algunas zonas del norte de Almería y la Región de Murcia.

Sin embargo, las nuevas investigaciones y ensayos realizados en este cultivo, la apuesta por un marco de plantación del almendro en super intensivo y todas las variedades nuevas que están saliendo al mercado hacen este cultivo una opción muy rentable y competitiva.

Acostumbrados ya al olivar en super intensivo, la apuesta por este sistema de plantación en almendro ha supuesto un incremento notable de las producciones y una reducción enorme del gasto productivo, donde la recolección manual o semi mecanizada de los sistemas tradicionales suponía un hándicap bastante notable.

No obstante, actualmente también está dando magníficos resultados la apuesta por el marco intensivo, donde se instalan entre 400 y 600 pies por hectárea y marcos de plantación de 3 x 6 o 4 x 6.

Diseño de la plantación de almendro

Las nuevas variedades utilizadas para cultivos intensivos y superintensivos están preparadas para una entrada en producción muy rápida. Si no hace mucho hablábamos de 4 a 5 años para entrar en producción, hoy en día es raro que una variedad muy productiva no genere al menos 300 kg/ha el 2º año, superando los 1000 kg/ha el 4º año.

Marco de plantación en superintensivo

Si hablamos del almendro superintensivo, también conocido como almendro en seto, las producción son mayores, con marcos de plantación habituales de 3-3,5 x 1-1,2 m y más de 2000 pies/ha.

Por ejemplo, para un marco de plantación del almendro en superintensivo de 3,5 x 1,2 m alberga 2380 pies/ha.

Los costes por hectárea de implantación, sin tener en cuenta los costes de la tierra, son los siguientes:

- Preparación del terreno: 600 €/ha

- Planta: 7600 €/ha

- Coste tutores: 360 €/ha

- Protectores anti-animales (30 cm de altura): 830 €/ha

- Mano de obre instalación: 1200 €/ha

- Instalación de riego: 2000 €/ha

TOTAL: 12590 €/ha

Una vez esté implantado el cultivo, hablamos de un coste medio de 1500-1600 €/ha los 2 primeros años, y 2800-3000 €/ha una vez el almendro entre en producción.

La producción estimada del almendro superintensivo en pleno funcionamiento puede superar los 3000-3500 kg/ha de pepita, según recientes estudios del IRTA.

almendro

Marco de plantación en intensivo

El almendro intensivo es una opción más optimizada del marco tradicional, donde habitualmente entran entre 220 y 270 pies. En este caso, se deja una distancia entre calles mínima de 5 metros para el paso de maquinaria, y la distancia entre árboles suele ser de entre 4 y 7 metros.

Por lo tanto, el almendro intensivo abarca entre 300 y 500 pies por hectárea.

Actualmente, la opción más viable en cuanto al rendimiento productivo y la capacidad de trabajo de la maquinaria agrícola es un marco de plantación de 6 x 4 metros o 6 x 5 metros.

La producción estimada en intensivo para plena producción supera los 2000 kg/ha de pepita de media.

Producción esperada

Para un marco tradicional, con aproximadamente 270 pies, la producción aproximada trabajando en regadío y un plan de abonado completo es el siguiente.

Hay que tener en cuenta que algunas variedades responden con un poco de vecería, dado que están definiendo la estructura del árbol y se emiten más yemas vegetativas que fructíferas.

almendro

Preparación del terreno

La instalación de cualquier cultivo arbóreo con lleva un previo acondicionamiento del terreno. Este trabajo pasa por eliminar cualquier roca que dificulte la actividad del laboreo, la reducción de pendientes, la canalización del agua, la eliminación de malas hierbas y la mejora de la fertilidad del suelo.

Las mejores condiciones para el almendro son las de un suelo fértil, esponjoso y con buen drenaje, que permita la entrada de oxígeno y las raíces puedan crecer sin obstáculos mecánicos.

Por otro lado, suele aportarse una buena cantidad de materia orgánica, buscando como objetivo que el nivel medio sea del 2,0%. Sin embargo, en algunos tipos de suelos muy pobres, el aporte de materia orgánica hasta alcanzar un valor de 1,5% se da por más que suficiente.

En tal caso, hablaríamos del aporte de entre 20 y 40 t/ha de materia orgánica, pudiéndose emplear compost vegetal o estiércoles descompuestos de diferentes animales.

Como hemos comentado anteriormente, la preparación del terreno conlleva un coste de unos 600 €/ha.

Guía de abonado del almendro

La fertilización de este cultivo depende de muchas variantes, como por ejemplo, el marco de plantación del almendro (número de pies por hectárea), el tipo de suelo y la producción estimada.

La calidad del agua de riego también condiciona la cantidad de fertilizantes a utilizar, ya que aguas muy salinas, con conductividades altas, dificulta la posibilidad de introducir la cantidad de fertilizante que en épocas de alta demanda el cultivo pueda necesitar.

Algunas variables a tener en cuenta a la hora de planificar la fertilización del almendro son las siguientes:

Abonado del almendro en fertirrigación

La forma más optimizada de introducir los fertilizantes es mediante el equipo de fertirriego, ya disueltos en el agua de riego. De esta manera, se controla mucho mejor cuándo van a absorber los nutrientes las raíces del almendro.

Generalmente las extracciones del cultivo son las siguientes:

1. Consumo de nitrógeno por tonelada de pepita: 65 kg

2. Consumo de fósforo por tonelada de pepita: 12 kg

3. Consumo de potasio por tonelada de pepita: 55 kg

Para una producción media de 2000 kg/ha de pepita, un plan de abonado para el almendro puede ser el siguiente, aunque hay que estudiar la normativa de producción integrada para cada cultivo y Comunidad Autónoma.

almendro

Si analizamos la NORMA TÉCNICA INTEGRADA de diferentes Comunidades Autónomas; vemos que para regadío, en el almendro no se pueden superar los 100 kg/ha de Nitrógeno aportado; por lo que debemos asumir que el resto de necesidades de nitrógeno se aportan con la materia orgánica.

Abonado del almendro en secano

El almendro en secano es mucho más sencillo de abonar; ya que se utilizan fertilizantes sólidos (blending o complejos) o en el caso de agricultura ecológica, pellets o directamente compost o estiércol.

Sin embargo, aunque es más sencillo de aplicar y se realiza con menor frecuencia (generalmente, 2 veces por año); se disminuye notablemente el control que podemos realizar en la nutrición del almendro.

Para un almendro de secano en plena producción, se puede aportar entre 3-5 kg/árbol de la siguiente relación de fertilizantes. Siempre es recomendable saber de qué partimos con un análisis de suelo.

- 1. NPK 20-10-5 + micros

- 2. NPK 20-8-8 + micros

- 3. NPK 12-12-17 + micros

Se suele aplicar antes de las lluvias de febrero-marzo, para que su liberación empiece a activar la brotación y floración del árbol. Si solo se va a realizar una aplicación, se puede aportar 4-5 kg/árbol. En cambio, si se van a realizar 2 aplicaciones, se partirán las dosis homogéneamente, empezando por un «starter» rico en nitrógeno y; en la 2ª aplicación, una fórmula con alto contenido en potasio.

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agronotips, fue elaborado por www.agromatica.es, el cual fue revisado y reeditado por Agronotips.com

El uso de este sitio Web implica la aceptación del aviso legal y política de privacidad de Portal Frutícola. © 2008 - 2022