Destacados

El futuro del Bromuro de Metilo en la fruticultura

El Bromuro de Metilo se ha transformado en  una herramienta eficaz para el control de plagas, pero con una desventaja significativa debido a su papel en el agotamiento de la capa de ozono del hemisferio sur. Para la importación de fruta chilena en los EE. UU sigue siendo la herramienta esencial para combatir las plagas. 

Sin embargo, esto podría cambiar debido a  los ensayos que se están realizando bajo la supervisión del USDA en colaboración con las empresas australianas Draslovka Services, Western Fumigation y Holt Logistic

El Protocolo de Montreal y la caída del Bromuro de Metilo

Con la globalización de la cadena de suministro de alimentos ha aumentado la demanda de procesos que garanticen la seguridad e inocuidad de los alimentos. Algunas de las herramientas más comunes utilizan enfoques basados en productos químicos, que garantizan la seguridad y la inocuidad necesarias, dijo Spencer Walse, químico investigador y experto en tratamientos poscosecha del USDA- ARS.

Al mismo tiempo, existen normas muy estrictas, no sólo sobre qué productos químicos se pueden utilizar, sino sobre la cantidad y el contexto.

El Protocolo de Montreal de 1987, es un acuerdo mundial para proteger la capa de ozono estratosférica mediante la eliminación progresiva de la producción y el consumo de sustancias que agotan la capa de ozono (SAO). Si bien la mayor parte del bromuro de metilo en la estratosfera procede de fuentes naturales, se identificó el uso por parte del hombre para su regulación. 

Como parte del protocolo, su uso se eliminará progresivamente hasta el año 2005, aunque el protocolo prevé dos casos de excepción en los que el sector o la región no dispone de una alternativa técnica o económicamente viable al bromuro de metilo, lo que dificulta su sustitución. Una es un "uso crítico" que se revisa y aprueba anualmente. 

El otro es una excepción permanente para los usos de "cuarentena y preembarque" (QPS) del bromuro de metilo, por la que el importador solicita las solicitudes como condición de entrada, por ejemplo, antes de que un país exporta las mercancías comercializadas o a su llegada a destino.

"Cada país tiene sus propias opiniones, así que yo lo llamo el enigma agrícola: tenemos que utilizar estos productos químicos, incluido el bromuro de metilo, para garantizar la seguridad, pero los consumidores y los reguladores no quieren que lo hagamos", comentó Walse. 

En un mercado impulsado por los consumidores, en el que la política y la reglamentación se configuran en función de las demandas y necesidades del consumidor final, "la tendencia a lo largo de los años es aplicar productos químicos cada vez más suaves en los alimentos, o no aplicar ningún producto químico", añadió.

En este contexto, el bromuro de metilo es "una herramienta increíblemente valiosa" que se imagina que seguirá vigente durante años. Pero esto tiende a situaciones de misión crítica, y para las fumigaciones de tipo rutinario, como la de las uvas de mesa procedentes de Chile, cree que "hay una tremenda presión para eliminar todos los usos del bromuro de metilo, excepto los más críticos" y agregó: “creo que se puede argumentar que existen alternativas suficientemente eficaces para este caso concreto".

La búsqueda de una alternativa

Teniendo en cuenta esta tendencia, es evidente la necesidad de evaluar alternativas, algo que viene de lejos, ya que se remonta a la creación del Protocolo de Montreal. 

Entre los pioneros que se están desarrollando para sustituir al bromuro de metilo en las aplicaciones de QPS se encuentra un producto químico llamado Efume™, fabricado por los expertos checos en fumigación Draslovka Services, y desarrollado hace más de 20 años. 

Según la empresa, Efume™ se distingue de otras alternativas por ser una forma segura y no residual de proteger los productos poscosecha, los alimentos envasados y almacenados y los equipos de procesamiento. El ingrediente activo es el formiato de etilo, una sustancia de origen natural que se descompone en componentes benignos, con un potencial nulo de agotamiento de la capa de ozono

Ensayos con Efume™ de formiato de etilo

Parte del desafío de crear una alternativa es que necesita ser registrada legalmente en el mercado de destino, en este caso Estados Unidos, lo que supone un proceso largo, extenso y costoso de ensayos y aprobaciones de múltiples agencias gubernamentales estadounidenses.

En el caso de Efume™, los ensayos de abril de 2022 son la etapa más avanzada hasta ahora para la fumigación con formiato de etilo de las uvas de mesa chilenas importadas a los EE.UU., llevando su aplicación a un escenario real a través de un ensayo en la Terminal Marítima de Gloucester, en Nueva Jersey. Los ensayos se producen gracias a un acuerdo entre el fabricante del producto y Western Fumigation para llevar el tratamiento al mercado estadounidense, en colaboración con el USDA y Holt Logistics.

Para Walse, del USDA-ARS, el formiato de etilo es una posibilidad alternativa muy atractiva para este escenario de importación, ya que "encaja en los marcos logísticos y operativos derivados del bromuro de metilo que ya existen en las instalaciones portuarias de EE.UU. Además, desde la perspectiva de la salud humana y medioambiental, será muy, muy difícil encontrar un fumigante más suave con un control tan rápido". 

Todavía hay algunas larvas de la mosca de la fruta que se alimentan internamente y que no controla, pero en el caso de la fumigación, se dirige a las plagas externas, y el compuesto ha demostrado ser eficaz para ello, al mismo tiempo que no deja ningún residuo tóxico, ni crea ninguna liberación atmosférica que pueda afectar al medio ambiente. 

"Los problemas de residuos por ingestión -tolerancia alimentaria/nivel máximo de residuos- son mínimos en comparación con la mayoría de los demás fumigantes poscosecha, y la exposición de los trabajadores y transeúntes será esencialmente insignificante, así que sí, creo que cumple muchos requisitos. Es muy respetuoso con el consumidor y con la normativa", agregó  Wals

Los siguientes pasos

El proceso para llegar a este punto ha llevado años, incluso décadas. El solicitante de registro (Draslovka Services, representado por Western Fumigation en los Estados Unidos) ha continuado con su iniciativa, al tiempo que se ha acercado a la USEPA, al USDA-APHIS y a sus homólogos estatales a lo largo del proceso normativo necesario para acercar la sustancia a la FIFRA y a la aprobación fitosanitaria, pasos críticos en el camino hacia una comercialización exitosa.

Según Shannon Sked, Directora de Western Fumigation, este ensayo en el mundo real es un paso crítico para ver este avance, ya que es la primera prueba en el mundo real para el producto en los EE.UU. La estrecha relación de trabajo con el USDA-ARS utiliza sus conocimientos para llegar más allá de un escenario de laboratorio para medir su verdadera eficacia.

"Porque lo que ya sabemos es que para los insectos que se alimentan en la superficie, este producto es muy eficaz", dijo.

Pero para Sked, uno de los puntos más importantes es que tampoco es tan peligroso para los trabajadores y que "mejora veinte veces la seguridad de la OSHA, la seguridad de los trabajadores", en comparación con el bromuro de metilo.

En conjunto genera un panorama en el que "no crear un riesgo para nuestros agricultores nacionales y para las importaciones de alimentos nutritivos es increíblemente importante". Y ahí es donde se vuelve realmente emocionante, nos da una oportunidad", añadió.

El proceso continuará para registrar la sustancia en la EPA. A continuación, se obtendrá la aprobación del proceso para el caso de uso, que dependerá del Servicio de Inspección de Sanidad Animal del USDA (APHIS). Al realizar un ensayo conjunto, los datos pueden servir para que las distintas agencias aprueben su uso final.

Podría ser necesario un ensayo más extenso, que se determinará en un futuro próximo, si el APHIS lo requiere para aprobar el proceso basándose en los resultados del ensayo de abril. Sked ve la posibilidad de que pueda estar listo para la próxima temporada de uva chilena (2022-23), y si no, podría entrar en juego la temporada siguiente.

Desde el punto de vista empresarial, también puede aplicarse rápidamente a la fruta en el proceso de cuarentena, reduciendo así el tiempo de procesamiento, consiguiendo que la fruta importada llegue al mercado más rápidamente y evitando los costes del proceso logístico. 

"Algunas otras alternativas propuestas tardan demasiado", dijo, y añadió que "no se puede tardar días en realizar los tratamientos en las instalaciones portuarias. Hay que conseguir un control rápido de los insectos y, en la fruta fresca, el formiato de etilo actúa posiblemente más rápido que el bromuro de metilo”.

Más Leídas
El uso de este sitio Web implica la aceptación del aviso legal y política de privacidad de Portal Frutícola. © 2008 - 2022