La tecnología que recomiendan productores chilenos para controlar las plagas de aves -

La tecnología que recomiendan productores chilenos para controlar las plagas de aves

Por Grupo Laevo

Productores agrícolas con diversos cultivos, principalmente uvas y cerezos, explican por qué la tecnología Láser Bird es la opción en la que han confiado para recuperar hasta el 94% de su producción perdida por plaga de aves.

Históricamente Mirko Yakasovic, de Agrícola Croacia, reportaba entre un 10% y un 30% de pérdidas agrícolas en variedades de uva producto del picoteo de zorzales. Su problema se agudizaba al tener cultivos en zonas de difícil acceso para las personas. Similar es el caso de Agrícola Agroroff, que registraba entre 5% y 25% de pérdidas.

No son los únicos. Los daños causados por las aves a los cultivos generan pérdidas cada año, en todos los sectores de la agricultura. De acuerdo a cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), anualmente se acumula un 55% de pérdida de frutas y hortalizas al momento de cosechar a causa de diferentes motivos, uno de ellos el daño que generan las aves.

Propuestas para contener las pérdidas de productividad

Si bien existen soluciones a esta problemática, la mayoría están supeditadas al aumento de mano de obra. Sin embargo, no son efectivas dado que las aves se acostumbran a cierto tipo de repelentes o son dañinas para el entorno y el medioambiente. En este contexto la tecnología láser Bird de origen holandés llega a Chile en 2016 y es ofrecida como un servicio de Bird Chile -empresa de Grupo Laevo- para proveer una solución eficiente y de largo plazo.

Testimonios y casos de éxito en uvas


Agroroff y Croacia identificaron los beneficios del láser Bird desde los primeros días de uso: “Hubo un sector donde no llegaba el láser y se notaba una gran diferencia, el pájaro picó muy fuerte. El láser nos dio seguridad y comprobamos los resultados. También el servicio de Bird Chile fue impecable”, afirmó Bernardo Romero, administrador de Agroroff, Fundo Marquesa, quien estima la reducción de daño en un 70%.

Como él, Agrícola Croacia y Electro Limitada (uvas de mesa) de Yakasovic, disminuyeron los daños hasta en un 80% y elevaron su producción de 1.490 a 1.656 toneladas anuales.

Otros productores también han visto resultados favorables en productividad, sin efectos nocivos para el ecosistema: “Es muy grato saber que se puede llegar a hacer un buen control de aves sin dañarlas”, explicó Mauro Von Siebenthal, fundador de Viña Von Siebenthal (uva vinífera) tras comprobar un 90% de reducción del volumen perdido anualmente por aves gracias al láser.

En Agrícola Subsole a inicios de 2020 se realizó un estudio comparativo entre zonas protegidas con láser y otras sin protección, ¿los resultados? Una reducción de daños por aves del 94,8% en el área tratada con Láser Bird Chile con respecto al testigo.

2020: Consolidación de resultados

Si bien tradicionalmente los productores de uva han sido los principales usuarios del servicio Bird Chile, el crecimiento de sectores como las cerezas, que según el Banco Central creció un 120% en 2019 respecto del año anterior, han generado un aumento en la demanda de esta tecnología agrícola.

“Habíamos tenido muy buenos comentarios de los productores de cerezas norteamericanos, por lo tanto, ni siquiera dudamos si convendría o no. El daño fue de un 6% en los sectores más complicados. Sin el sistema habríamos tenido el doble. El próximo año repetiremos la experiencia”, comentó Rodrigo Díaz, Production Manager Agrícola Forestal El Escudo.

“Nuestra impresión cuando vimos su servicio en internet fue espectacular. En aeropuertos, en los molinos, en los palomares, el hecho de que la aeronáutica confiara en Bird nos dio confianza en el producto. En el primer cuartel de 18 hectáreas de cerezos que se instaló funcionó de inmediato. Todos los pájaros se movieron a los sectores desprotegidos del láser”, comentó Juan Pablo Camilo Hess, administrador de Agrícola EU (ciruelas, cerezas y nogales), quien además recuerda que decidió aumentar la cantidad de equipos al día siguiente de la primera instalación para que cubriera 30 hectáreas de ciruelas.

Técnicos de Grupo Laevo durante el proceso de instalación.

A diferencia de otros métodos, el láser no solo es automático, por lo tanto, reduce la necesidad de mano de obra dedicada a supervisar las áreas protegidas (funciona 24/7), sino que además, es inocuo con el medioambiente, no daña a las aves y funciona de tal forma que emula el comportamiento de un depredador, por lo tanto las aves no se acostumbran y temen acercarse a las zonas cubiertas por el láser.

En efecto, las mallas implican un elevado gasto por hectárea cubierta, además de mano de obra extra para instalar, mantener y retirar las redes. Y no son aplicables a sectores como el aeronáutico y el energético. Los métodos de espantapájaros tradicionales (visuales) o de sonido no solo requieren mantención: las aves terminan por adaptarse y generan impactos negativos en las comunidades aledañas a los cultivos o industrias que cubren. Por último, los cañones a gas o químicos no son inocuos medioambientalmente.

 “El láser es el que mejores resultados nos ha dado. Los repelentes de pájaros y productos similares que hemos probado no sirven prácticamente para nada. Probamos también otro dispositivo por debajo del parrón, pero con malos resultados y muchas fallas”, remarcó Felipe Rojas, administrador del Fundo El Durazno de Verfrut.

Expansión de las tecnologías sustentables


Tras consolidar su presencia comercial en el sector agrícola chileno, la demanda por el servicio de Grupo Laevo también ha aumentado desde las industrias. Mantenimiento, sanidad y seguridad son algunos aspectos de la operación que pueden verse seriamente comprometidos por la proliferación de nidos en sectores como el energético, la aeronáutica, fábricas y puertos.

Además, como señaló Cristóbal Haverbeck, gerente general de Grupo Laevo, “las falencias de los métodos tradicionales para espantar pájaros no se limitan a su ineficiencia, sino que también generan problemas medioambientales, ruidos molestos o son demasiado costosos. Por esa razón también hemos podido expandirnos hacia el sector industrial”.

Grupo Laevo, a través de Bird, ya inició operaciones con foco agrícola en Perú como parte de su estrategia de expansión. Este año además adquirió Kapicua para comercializar las nanoburbujas, tras realizar estudios pioneros en Chile y México. Por último, Laevo también incorporó a su modelo de negocios la comercialización de la tecnología de Clean UV-C Hood, cuya validación para la sanitización de productos poscosecha ya comienza a ver positivos resultados.

Para pedir cotización, haz clic aquí.