Chile potencia Medio Oriente y Norte de África como nuevos mercados para exportaciones agrícolas -

Chile potencia Medio Oriente y Norte de África como nuevos mercados para exportaciones agrícolas

La zona de Medio Oriente y Norte de África (MENA, por sus siglas en inglés) está convirtiéndose en un nuevo e interesante mercado de exportación para la agricultura de Chile. 

De acuerdo con el informe "Medio Oriente y Norte de África: nuevos mercados para la agricultura chilena";publicado por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias de Chile (ODEPA), se trata de “casi una de las únicas zonas geográficas con la cual Chile no tiene un acuerdo comercial y en donde las condiciones de acceso hacia estos países son diversas”.

Actualmente, la región asiática es el principal mercado de exportación de Chile; ya que concentra el 52% de los embarques que salen del país al mundo. Europa, por su parte, representa el 15% de los envíos, América Latina el 17% y América del Norte el 16%.

En tanto, la región de África y Medio Oriente continúa estando ausente, por lo que, según el informe; si bien el 95% de las exportaciones chilenas se dirigen a países con acuerdos comerciales, es importante continuar expandiendo fronteras hacia nuevas zonas geográficas.

Estado actual en la zona MENA

El grado de apertura al comercio en la zona MENA varía según el país, de acuerdo con el informe. Chile registra intercambios comerciales con varios; en algunos son casos aislados, pero en otros ya se ven relaciones comerciales incipientes.

Entre los países con intercambio comercial se encuentran Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Pakistán, Marruecos, Egipto, Qatar, Omán, Kuwait, Jordania, Ghana, Argelia, Nigeria, Bahréin, Libia, Irak, Irán, Bangladesh, Siria, Kazajistán, Azerbaiyán, Maldivas, Somalia, Gabón, Surinam, Costa de Marfil, Senegal, Togo, Camerún, Mozambique y Afganistán.

Lo ideal, según el informe, es que la liberalización del comercio sea una prioridad con los países de esta región a través de acuerdos comerciales preferenciales regionales y bilaterales, entre otras medidas.

Por su parte, Chile mantiene relaciones diplomáticas con 13 países de Medio Oriente y cuenta con representaciones diplomáticas en el Líbano, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Israel, Jordania, Palestina, Siria; y una oficina de ProChile en Dubái, con concurrencia en otros países de la región.

“Es de interés lograr acercamientos con el Consejo de Cooperación de los Estados Árabes del Golfo dado que parte de sus miembros ya muestran un creciente interés por realizar inversiones en nuestro país”, puntualiza el informe.

Además, Chile tiene siete misiones diplomáticas en el continente africano (Argelia, Egipto, Etiopía, Ghana, Kenia, Marruecos y Sudáfrica) y una oficina de ProChile en Marruecos, que a su vez cubre otros países de la región.

La Subsecretaría de Relaciones Económicas Internacionales priorizó cinco países dentro de la región para avanzar en las relaciones bilaterales. Estas naciones son las que presentarían las mayores oportunidades y potencial para desarrollar una prospera relación y son Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Marruecos, Egipto e Israel.

Oportunidades en algunos mercados

Chile está impulsando la firma de un memorándum de entendimiento en materia de comercio e inversiones, con los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), para avanzar en términos de una negociación que aborde asuntos de facilitación del comercio y temas regulatorios

“Diversas fuentes afirman que el consumo general de los países del CCG aumentará debido al crecimiento de la población y la evolución de las preferencias de los consumidores”, especifica el informe.

Es importante mencionar que, además, el turismo en estos países está impulsando el sector alimentario y mejorando la confianza de los consumidores, sobre todo en Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait.

El comercio bilateral silvoagropecuario entre Chile y Arabia Saudita alcanzó los USD 108 millones en 2019. Los principales productos exportados fueron: maderas, manzanas, uvas, puré de tomate, kiwis, peras, pasas, celulosa y ciruelas.

En tanto, para los Emiratos Árabes Unidos, algunos productos con potencial para Chile son la carne ovina y la de ave, los quesos, las mandarinas; los limones, el aceite de oliva, las preparaciones infantiles, la pasta de tomate, entre otros. “Con relación a las aperturas sanitaras, cabe destacar que, durante 2019, se logró la apertura sanitaria para las exportaciones de miel y productos apícolas a ese país”, agrega el informe.

Marruecos y Egipto también cuentan con productos con potencial de exportación para Chile. En cuanto a Marruecos estos serían el vino, la celulosa, las manzanas, las paltas, las maderas, las preparaciones alimenticias, la carne de ave, los kiwis, las semillas de hortalizas, las peras, las conservas y pastas de frutas, la pasta de tomate y los duraznos.

En tanto, para Egipto, las uvas, la celulosa, las manzanas, las paltas, las maderas; la carne de ave, las semillas de hortalizas, las ciruelas, conservas; y pulpas de fruta, las pasas, pasta de tomates y duraznos, son alimentos potenciales. El mercado de los frutos secos también es una alternativa interesante luego de que el mercado indio aplicara un aumento de aranceles en este ítem.

Desafíos

También es importante tener en cuenta que Arabia Saudita, EAU, Kuwait, Marruecos y Egipto son países que practican el islam; por lo que se requiere la Certificación Halal para la importación de algunos de sus productos.

Esta certificación evidencia que un producto cumple con las exigencias establecidas por la ley islámica.

La certificación acredita que el alimento en cuestión no se deriva; ni consiste en partes o elementos de animales que están prohibidos a los musulmanes por la ley islámica; o de animales que no han sido sacrificados de acuerdo con la misma; no contiene ninguna sustancia que se considere impura en la ley islámica; no está preparado, procesado o fabricado con equipos o utensilios que no estén libres de impurezas según lo define la ley islámica.

“La certificación Halal abarca desde el proceso de producción, preparación, procesamiento, almacenamiento, transporte y comercialización. Por lo tanto, durante esas etapas no se debe entrar en contacto con productos que no cumplan con los requisitos; o con sustancias impuras de acuerdo con la ley islámica”, explica el informe.

En Chile se trata de un estándar privado y existen dos centros certificadores de productos Halal: Chile Halal y el Centro Islámico.

El consumo de alimentos halal tuvo una importante expansión en los últimos años; según el informe Global Islamic Economy Report, USD 1.370 billones fueron gastados en alimentos; y bebidas Halal por más de 1.800 millones de musulmanes, consumo que se proyecta alcance USD 1.970 billones para el año 2024.

“Dado que se proyecta como un sector con bastante potencial; se están haciendo esfuerzos de coordinación entre varios ministerios para canalizar debidamente la información disponible y avanzar en procesos de reconocimiento que requieren de participación estatal”.

Finalmente, el informe explica que “la región del Medio Oriente y del Norte de África (MENA) es una de las más grandes importadoras de alimentos del mundo; con significativas importaciones de todos los commodities”.

Agrega que “el comercio ha sido y se mantendrá como un importante pilar para el suministro de alimentos en la región; a medida que aumenta la escasez de tierra de cultivo y de agua, limitando la producción local. Los mercados presentados en este informe serían aquellos que mayores oportunidades de negocios ofrecen para el sector silvoagropecuario nacional en la zona MENA; y en dónde se centran los esfuerzos por desarrollar una relación bilateral con Chile”.

Revisa el informe completo aquí.