Investigadores australianos prueban tratamiento de Covid-19 con enzima de piña -

Investigadores australianos prueban tratamiento de Covid-19 con enzima de piña

Investigadores de Australia están probando un tratamiento para Covid-19 que contiene una enzima de piña como uno de sus agentes principales, informó el sitio web The New Daily.

De acuerdo a los medios locales, los científicos esperan que el tratamiento brinde alivio a las personas infectadas con el virus y limite su propagación.

El profesor David Morris y su equipo internacional adoptaron un tratamiento contra el cáncer conocido como "BromAc"; que podría evitar que el virus se traslade a los pulmones de los portadores y se propague a otras personas.

Se está estableciendo un ensayo en pacientes con coronavirus en un hospital de Melbourne y podría comenzar el próximo mes, informaron.

Tratamiento

El tratamiento, llamado BromAc, ha estado en desarrollo durante 11 años para su uso en el tratamiento del cáncer e incluye dos componentes que supuestamente juntos disuelven el peak de COVID-19; haciéndolo incapaz de infectar otras células.

Uno de los agentes principales es una enzima del tallo de la piña probada en el laboratorio después de que se observó que los cerdos que comían piñas eran resistentes a determinadas enfermedades gastrointestinales.

“Hemos tomado un medicamento en desarrollo durante más de una década y nos preguntamos si se puede adaptar para tratar a personas infectadas con COVID-19”, dijo el profesor David Morris.

“Los resultados de nuestro laboratorio muestran que el nuevo fármaco hace que el peak de COVID-19 sea ineficaz; impidiendo que infecte otras células. Esperamos que los resultados muestren que el tratamiento puede limitar el COVID a la nariz y la garganta y prevenir la infección pulmonar y evitar que los pacientes infectados transmitan el virus vivo".

Se espera que una persona infectada pueda tomar el medicamento ante los primeros signos de COVID-19 y detener el virus en seco.

"Esto podría proporcionar una forma muy segura y eficaz de salvar vidas, proteger a los trabajadores vulnerables, prevenir la hospitalización y hacer que las personas infectadas por COVID vuelvan a sus vidas cotidianas".

Los investigadores enfatizan que el tratamiento no es una vacuna para COVID-19, pero podría funcionar en conjunto como una medida de tratamiento o prevención.