Nosema: La pandemia que está afectando a las abejas nativas -

Nosema: La pandemia que está afectando a las abejas nativas

Los investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder descubrieron que existe una creciente evidencia de que otra "pandemia", como la llaman, ha estado infectando a las abejas en todo el mundo durante las últimas dos décadas y se está propagando: un patógeno fúngico conocido como Nosema.

De acuerdo con Science Daily y la Universidad de Colorado en Boulder,  aunque se ha documentado en Europa, Canadá e incluso en Kenia, esta infección se ha registrado casi exclusivamente en la abeja europea; el polinizador comercial reconocible.

 Los hallazgos, publicados en Plos Pathogens, revelan que casi nada se sabe sobre el impacto de este patógeno en las abejas nativas y solitarias; que constituyen la mayoría de las aproximadamente 20,000 especies en el planeta.

"Se necesita más trabajo para comprender las infecciones por Nosema en especies de abejas nativas y las posibles consecuencias para los ecosistemas nativos; si las abejas nativas sufren un destino similar al de las abejas cuando se infectan", dijo a Science Daily, Arthur Grupe II; autor principal e investigador postdoctoral en el Departamento Ecología y biología evolutiva.

La importancia de las abejas nativas

Las abejas nativas no solo son importantes como polinizadores en sus ecosistemas locales, sino que también contribuyen a la polinización de los cultivos agrícolas, de acuerdo con Science Daily.

"Uno de cada tres bocados de los alimentos que comemos se debe a un polinizador", comentó Grupe al portal científico.

Los científicos aseguraron que, las abejas y la salud de las colonias de abejas, se ven afectadas por lo que se conoce como las cuatro P: plagas, patógenos, mala nutrición y pesticidas.

El patógeno Nosema

Nosema es un patógeno fúngico, un tipo de microsporidios o parásito unicelular formador de esporas. Sobrevive infectando las tripas de las abejas, donde germina, infecta la célula del huésped, reproduce y rompe la célula del huésped para liberar sus esporas.

Mientras pasan por el tracto digestivo, estas esporas pueden infectar otras células en el cuerpo de la abeja, enfermando a la abeja y contaminando flores, polen y urticaria en el camino.

Algunas cepas de Nosema incluso disminuyen el conteo de espermatozoides y mutilan los genitales masculinos de los abejorros, lo que reduce su éxito reproductivo.

Ante esto, los autores del estudio dicen que es crucial para los científicos comprender mejor cómo estas cepas de Nosema están viajando por el mundo y afectan a las abejas nativas y solitarias; ya que podrían conducir a más pandemias de abejas y contribuir al colapso de las colonias.

Revisa el estudio original aquí.