Marina Rosenberg, embajadora de Israel en Chile: “Disponer de agua es vital para la agricultura y es la base de la alimentación” -

Marina Rosenberg, embajadora de Israel en Chile: “Disponer de agua es vital para la agricultura y es la base de la alimentación”

Chile está enfrentando una de las sequías más prolongadas de la historia. En el país cada vez llueve menos, por lo que la escasez hídrica se convirtió en un problema importante para la productividad y, sobre todo, para la agroindustria.

El impacto de la sequía es tan fuerte, que el propio ministro de Agricultura de Chile, Antonio Walker, ha recalcado la importancia de enfrentar este problema y ha asegurado que “sin agua no hay país” debido a que este recurso es la base para la provisión de alimentos.

Con este contexto hídrico en el país, expertos recalcan que, después de afrontar la pandemia del Covid-19, el gran desafío será enfrentar la escasez hídrica.

Al respecto, la embajadora de Israel en Chile, Marina Rosenberg, destacó la importancia de la suma de acciones individuales para marcar la diferencia a la hora de resolver la escasez hídrica en el país; y recalcó que “disponer de agua es vital para la agricultura y es la base de la alimentación”.

Rosenberg, quien colaborará en el Agricultural Water Summit, evento que se realizará en Chile en septiembre, comentó su visión respecto a la sequía en el país desde la experiencia que ha tenido Israel, un territorio que, con un 60% de desierto y acuíferos limitados, pudo desarrollar de manera eficaz la agricultura y superar la escasez de agua.

¿Cuáles son las condiciones geográficas y climáticas de Israel que lo hacen de un país con problemas de escasez hídrica?

Israel es un país con muy baja pluviosidad, que llega prácticamente a cero en el extremo sur, donde está el Desierto del Neguev, y que en el norte promedia los 250 milímetros anuales. Además, tenemos una sola fuente de agua dulce; el Lago Kineret o Mar de Galilea. En resumen, hablamos de un territorio con un 60% de desierto y acuíferos limitados.

A grandes rasgos, ¿de qué manera han logrado desarrollar la agricultura y superar la escasez de agua durante estos años?

Desde el nacimiento del Estado de Israel, en 1948, uno de los desafíos estratégicos fue el autoabastecimiento, ya que la situación geopolítica hacía muy difícil el comercio con los países más cercanos. Por eso, los planes de desarrollo agrícola y de gestión hídrica siempre han formado parte de las políticas públicas. Disponer de agua es vital para la agricultura y esta es la base de la alimentación.

¿Cuáles son las principales técnicas o soluciones utilizadas para poder cubrir la demanda de agua?

La estrategia de Israel para enfrentar los desafíos hídricos podría resumirse como “centralizada y multienfoque”. En otras palabras, tenemos una autoridad nacional a cargo del tema del agua, que se ocupa de articular a todos los actores y enfoques, incluyendo producción, precios, demanda, incentivos, tecnologías, legislación, etc. Y ya bajando a terreno podríamos decir que él éxito de Israel en este tema se basa en conceptos como ahorro, reutilización y nuevas fuentes de producción.

¿La Autoridad del Agua también tiene relación con encontrar nuevas fuentes?

La Autoridad del Agua tiene un rol muy importante en la planificación estratégica a largo plazo sobre las futuras necesidades del país en cuanto a consumo humano, producción agrícola, industrialización emergente y otras necesidades que pueden surgir.

Con esta estimación se identifican, por un lado, las fuentes de agua, desde dónde viene el agua; pero también los destinos, o sea hacia dónde va el agua. Hay una matriz importante entre origen y destino, por ejemplo, el agua reutilizada generalmente es direccionada a la agricultura y al riego.

En Israel, el agua desalinizada se entrega al consumo humano y procesos industriales específicos.  Esta planificación permite gestionar los costos por agua tratada, calidad para consumo, energía utilizada y, por último, planificar de forma precisa las futuras licitaciones en materias de plantas y tecnología de tratamientos para que el consumo humano no se vea afectado, ni la agricultura.

El ejemplo de Israel para Chile

¿Las soluciones nombradas anteriormente podrían ser implementadas en Chile?

Por supuesto. En lo que se refiere a ahorro, Israel fue pionero en el desarrollo y uso del riego por goteo que ya está masificado a nivel mundial y presente en muchos campos en Chile.

En cuanto a la reutilización, Israel a través de sus plantas de tratamiento, trata y reusa cerca del 90% de las aguas municipales y Chile, indudablemente, puede aprovechar esta experiencia, reusando el agua que ya se trata en las diferentes regiones.

Por último, está el tema de la producción de nuevas fuentes, que en Israel se ha resuelto a través de la desalinización, llegándose a generar más del 60% del agua potable del país lo que, sin duda, demuestra que Chile podría encontrar una respuesta a sus problemas a través de esta técnica.

En todo caso, además del riego tecnificado, la desalinización y el reúso, hay otras tecnologías que permiten reducir la pérdida del agua en el traslado, entre ellas, la tecnología satelital de gestión de fugas que ha llevado a Israel a pérdidas debajo del 10%, una cifra muy menor en comparación a otros países y aún se puede mejorar más.

¿Cómo creen que Chile está enfrentando el desafío hídrico?

Hemos visto un gran interés de las autoridades por abordar este tema en profundidad, lo que se ha traducido en numerosas invitaciones a expertos y consultores israelíes en el desarrollo de proyectos entre privados de ambos países, en cooperación académica y en la suscripción de memorándum de entendimiento para abordar este desafío.

¿Cuál es la importancia para un país de tomar consciencia del cuidado del agua, su uso y reúso?

Es vital para poder sustentar luego decisiones que implican políticas públicas y financiamiento. Por otro lado, la suma de acciones individuales puede hacer la diferencia. En Israel, por ejemplo, es impensable que un niño se lave los dientes con el agua corriendo o que alguien lave su auto con manguera en la calle. Esto se debe a que la educación para el ahorro del agua es muy fuerte a nivel de los ciudadanos y de las empresas también.

¿De qué manera en Chile se puede fomentar una consciencia de cuidado del agua, tomando en cuenta ejemplos de Israel?

Yo creo que a partir de la sequía de los últimos 10 años ya se está creando esa conciencia. Obviamente, hay que invertir en educación y campañas públicas. De hecho, a través de la cooperación bilateral, hace algunos meses Israel cedió a Chile una campaña llamada “Israel se está secando”, que fue adaptada e implementada localmente en televisión por el Ministerio de Obras Públicas. Adicionalmente, estamos promoviendo la cooperación en este tema con diferentes instituciones a nivel nacional y regional.

¿Piensan involucrarse en los problemas hídricos en Chile entregando consejos a raíz de su experiencia?

Nos gusta la idea de cooperar y compartir, más que de dar consejos. Si bien Israel resolvió el tema del agua hace algún tiempo, debido a que siempre tuvo escasez, Chile está trabajando muy bien y seguramente la coordinación de esfuerzos entre Gobierno, parlamentarios, universidades y privados arrojará resultados positivos en el corto plazo.

Agricultural Water Summit

La embajadora de Israel en Chile, Marina Rosenberg, colaborará en el Agricultural Water Summit, primer evento que abordará el gran desafío hídrico que está enfrentando la industria agrícola en Chile hoy, y que se realizará en San Francisco de Mostazal el 22 de septiembre de 2020.

La jornada convocará a expertos de clase mundial, quienes analizarán la situación hídrica nacional y proveerán soluciones, a través de la experiencia exitosa de otros países, con innovación y tecnología para la gestión y preservación del agua en la agricultura.

Al respecto, Rosenberg puntualizó que el espacio que genera el Agricultural Water Summit es esencial para el debate entre todos los actores involucrados en el desarrollo del país sobre el impacto que hoy tiene la sequía en el proceso productivo.

Destacó que “este evento, además, cumple con la importante misión de acercar las diferentes tecnologías de gestión de recursos hídricos al ecosistema chileno, vincular los distintos desafíos que el país enfrenta actualmente y compartir la experiencia adquirida en países como Israel”.

 

 

 

Si estás interesado en este tema u otros relacionados a la escasez hídrica que afecta hoy a diversas regiones del mundo, te invitamos a Agricultural Water Summit 2020, evento en el que se reunirán expertos de todo el mundo con el fin de proveer soluciones, innovación y tecnología para la gestión, preservación y reúso del agua en la agricultura. Para más información ingresa aquí.

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.