Estudio: Alga microscópica podría ser un alimento complementario eficaz para las abejas melíferas -

Estudio: Alga microscópica podría ser un alimento complementario eficaz para las abejas melíferas

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos, a través del Servicio de Investigación Agrícola (ARS, por sus siglas en inglés), informó que una investigación asegura que un alga microscópica ("microalga") podría proporcionar una dieta suplementaria completa y de origen sostenible para aumentar la robustez de las abejas melíferas manejada.

La investigación fue realizada por científicos del Servicio de Investigación Agrícola y se publicó recientemente en la revista Apidologie.

De acuerdo con la información entregada, fueron los entomólogos del ARS, Vincent Ricigliano y Michael Simone-Finstrom; quienes demostraron que la microalga Arthrospira platensis (comúnmente llamada espirulina) tiene un perfil nutricional que se parece mucho al polen.

En este sentido, Ricigliano y Simone-Finstrom descubrieron que la espirulina es rica en aminoácidos esenciales y lípidos requeridos por las abejas; con niveles que coinciden con los encontrados en las muestras de polen analizadas.

"Nuestro trabajo es una primera mirada pionera a las propiedades nutricionales y funcionales de una sola microalga; y qué tan bien corresponde a lo que se necesita en un sustituto completo del polen para la abeja melífera", explicó al respecto Vincent Ricigliano.

La importancia de la investigación

Una de las causas que afectan a la disminución de la población de abejas es la falta de una adecuada nutrición.

“La desnutrición amplifica los efectos perjudiciales de los parásitos, patógenos y pesticidas. La pérdida de hábitat, la disminución de la diversidad de plantas con flores y grandes extensiones de monocultivo de cultivos; (cultivo de un solo cultivo en un área grande); pueden contribuir potencialmente a disminuir las fuentes naturales de polen, que proporcionan a las abejas una nutrición esencial”, ejemplifican desde el ARS.

A su vez, de acuerdo con el ARS, los apicultores comerciales se han vuelto cada vez más dependientes de las dietas sustitutivas de polen artificial; para nutrir las colonias durante los períodos de escasez de polen. De la misma manera, para aumentar el tamaño de la colonia antes de cumplir con los contratos de servicio de polinización.

Los beneficios de la espirulina para las abejas

La espirulina, además de ser rica en aminoácidos esenciales necesarios para la síntesis de proteínas, la función inmune y el crecimiento de colonias en las abejas; también contiene prebióticos que apoyan el crecimiento de bacterias intestinales saludables.

“La necesidad de mejorar científicamente la eficacia de los sustitutos del polen puede considerarse vital para la apicultura moderna y debemos pensar cómo podemos hacerlo de manera sostenible", dijo Ricigliano.

Cabe destacar que las microalgas se pueden cultivar de manera sostenible a gran escala con una cantidad mínima de agua y pocos insumos químicos.

"Todo lo que se necesita son estanques poco profundos, sales nutritivas y luz solar para producir microalgas altamente nutritivas", aseguró Ricigliano.

Actualmente, los investigadores están probando la dieta de microalgas en un entorno de campo para asegurarse de que la dieta sea atractiva para las abejas y apoye el crecimiento de colonias.

Al respecto, Simone-Finstrom señaló que el excelente perfil nutricional de la espirulina sugiere que probablemente haya otras microalgas que podrían servir bien a las abejas melíferas.

"También hemos comenzado el desarrollo de nuevas cepas de microalgas para abordar otros aspectos de la salud de las abejas, incluidas estrategias de nutrición específicas", agregó Ricigliano.

Más información sobre el estudio aquí.