Paso a paso para fabricar un sustrato ideal para tus plantas -

Paso a paso para fabricar un sustrato ideal para tus plantas

El sustrato ideal: ¿Por qué es importante un buen medio de cultivo?

El sustrato ideal: El suelo es el medio donde la planta encuentra el agua, las sustancias minerales y el oxígeno necesarios para su crecimiento y desarrollo vegetativo, y al mismo tiempo hace de soporte para la planta. El suelo es muy importante a la hora de querer plantar, puesto que se depende de él para que nuestro cultivo interior o exterior, tenga los resultados deseados.

En general, para obtener este suelo ideal hay que acudir a suelos artificiales, los que son generados a través de la mezcla de diversos tipos de sustratos y productos, lo que ocasiona un medio ideal con características óptimas.

Foto: getplantlogic.com

¿Por qué es importante un buen medio de cultivo y un sustrato ideal?

Las plantas, al ser cultivadas en recipientes de un tamaño determinado, tienen un espacio limitado para el crecimiento de sus raíces, pero siguen teniendo grandes necesidades de nutrientes, aire, agua e iluminación. Por este motivo es que hay que buscar un sustrato que sea capaz de entregarle todo lo necesario a la planta durante el crecimiento. Ya que, estas al estar viviendo en una maceta o recipiente tienen las mismas exigencias que si estuvieran directamente en la tierra. Imagínense que estuvieran limitados a vivir en una sola habitación, y no pudieran movilizarse para encontrar las cosas que quieren.

Tendrían un desarrollo mediocre y probablemente ni siquiera podrían levantarse de sus camas. Esto mismo sucede con las plantas, si no les entregamos, al estar en una espacio determinado como lo es la maceta, ayudas y estimulantes para que puedan continuar con sus labores de absorción y entrega de energía, además de comodidad para que sus raíces tengan todo lo necesario para estimularse, tendríamos una planta que no llegará a su PIC de producción y probablemente se encuentre amenazada por los agentes patógenos varios que existen. Por otro lado, si les entregáramos un ambiente apto, el cultivo se vería sano y fuerte en primera instancia y podría desarrollarse óptimamente.

sustrato ideal

Características para un sustrato ideal

  • El sustrato perfecto o ideal debe ser estable, es decir, no perder fácilmente sus cualidades físicas (apelmazamiento).
  • Debe ser ligero, es decir con una baja densidad aparente.
  • Debe tener macroporos que permitan la aireación de las raíces. Este espacio debe ser un 20% del volumen total.
  • Su pH debe estar alrededor de 6-6.5 que es el ideal para casi todas las plantas (el ideal para el cannabis es entre 5,5 y 6,5).
  • Tiene que ser estéril, es decir, libre de organismos patógenos para las plantas. Tiene que tener capacidad de retención de nutrientes, y para ello debe estar presente una materia orgánica que tenga buena capacidad de intercambio iónico.
  • Debe permitir retener agua, pero sin poner en peligro la aireación. Este volumen de agua retenida debe ser el 25 % del volumen total.
  • El sustrato ideal debe tener nutrientes en forma asimilable para la planta (nitrógeno, potasio, fósforo, azufre, calcio, magnesio y hierro entre los macroelementos y cobre, zinc, sodio, manganeso, boro, cloro y molibdeno entre los microelementos). Estos nutrientes, sobre todo el N, P y K, deben ser aportados mediante abonados ya que las necesidades de la planta son grandes y el espacio con sustrato de una maceta es pequeño.

Materiales empleados en la elaboración de un sustrato ideal

Existe un elevado número de materiales aptos para la formación de sustratos. En general los más conocidos son: Las turbas, los residuos forestales (hojas y cortezas), las arenas y los materiales sintéticos (perlita, vermiculita, lana de roca, poliestireno, etc.)

Estos es posible utilizarlos para el cultivo interior o en macetas permitiendo fortalecer el suelo, al igual que aquellos materiales que se elaboran de mejor manera en la tierra, como lo son los sustratos con estiércoles, mantillos, tierra vegetal, lombrices etc. Aunque hoy es posible fabricarlos en contenedores sin necesidad de estar directamente en la tierra exterior.

Paso a paso para fabricar un sustrato ideal para tus plantas

Preparación de sustrato para esquejes
Es ideal ya que retiene agua y facilita el crecimiento de raíces.
Prepáralo tú mismo, así te asegurarás que no traerá semillas de malezas o patógenos que afecten un buen resultado.

Paso a paso:
1.- Busca un recipiente limpio y junta en partes iguales turba y perlita.
2.- Mezcla con tus manos en forma homogénea ambos componentes.
3.- Luego agrega agua y reserva la preparación que utilizarás para hacer esquejes o nuevas plantas.

Consejo: Ventajas de sustrato: Mejora la estructura de suelo, evitando la compactación y el endurecimiento.
Debido a la estructura porosa de la perlita se produce el correcto desplazamiento de agua, aire y nutrientes hasta las raíces y un rápido enraizamiento, garantizando una estructura densa en raíces. Por estas características, el riego en exceso será fácilmente drenado y la conservación de agua será una reserva en el caso de que el riego sea deficiente.

Multiplicación de plantas

Es muy fácil. Si ya tienes el sustrato preparado, sólo escoge esa planta que quieres multiplicar.

Corta con una tijera de podar, en buenas condiciones, un tallo de la planta madre. Fíjate que esté sana y vigorosa, sigue los siguientes pasos y obtendrás una planta idéntica a la original.

Paso a paso

1.- Elige una maceta pequeña de diámetro y altura de 12 cms.
2.- Llénala con el sustrato húmedo preparado para este fin.
3.- Presiona con la mano levemente y compacta para retirar las posibles bolsas de aire.
4.- Haz un hoyo al centro retirando el exceso de sustrato si fuese necesario.
5.- Escoge un taño leñoso de la planta que quieras multiplicar y corta una sección o esqueje de aproximadamente 30 cms de largo, asegurándote que contenga una yema.
6.- Haz cortes limpios a 45° en el extremo inferir y por sobre la yema o brote de crecimiento.
7.- Unta con un enraizante en polvo o líquido el extremo inferior del tallo, así estimularás la formación de raíces.
8.- Vuelve a tu maceta e introduce el esqueje por el extremo inferior en el centro.
9.- Rellena el orificio con el mismo sustrato.
10.- Presiona suavemente con los dedos de tu mano para fijar el esqueje en el sustrato.
11.- Riega abundantemente en forma suave.
12.- No olvides mantener húmeda la tierra. Al cabo de un tiempo, en temporada de crecimiento, aparecerán las primeras hojas.
13.- Si retiras la nueva planta verás como ya ha enraizado y está lista para ser reubicada.

Preparación de compost

Convierte restos orgánicos en nutrientes para el jardín

Es la solución más económica y saludable para tus plantas. Al fabricar abono orgánico estás entregándole nutrientes como nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, calcio, hierro y otros oligoelementos necesarios para que tus árboles, herbáceas y flores crezcan vigorosas y sanas.

Paso a paso

1.- Depósito para compost: Compra o fabrica un buen depósito, puede ser de madera, plástico o malla metálica. Verifica que dispone de una buena ventilación en todos los costados y parte inferior. Ubícala en un rincón del jardín.
2.- Junta todos los residuos vegetales que generan en el jardín como hojas, ramas o malezas. Además, el césped de que has cortado, incorpóralos junto a los residuos domésticos orgánicos como cáscaras de huevo, restos de frutas y verduras.
3.- Revuelve todo en forma homogénea con una horqueta o pala.
4.- Introduce la mezcla en la compostera. Riega con regularidad cada aproximadamente tres semanas para mantener constante la humedad. También puedes incorporar productos que aceleran el proceso de descomposición.
5.- Después de algunos meses tienen el compost listo para ser repartido en tu jardín.

Fuente: delightchile.cl, easyjardin.cl

Foto de portada: getplantlogic.com

www.portalfruticola.com