Tipos y usos de caldos minerales en la agricultura -

Tipos y usos de caldos minerales en la agricultura

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado por estoesagricultura.com, el cual fue revisado y reeditado por Portalfruticola.com

Tipos y usos de caldos minerales en la agricultura

Los caldos minerales son compuestos elaborados a base de minerales como el azufre, cobre y calcio (cal). Son de gran utilidad en la agricultura debido a que ayudan al control de enfermedades fungosas y como insecticida. Se producen diluyendo en agua compuestos o elementos minerales, de manera de hacerlos solubles y aprovechables por las plantas.

caldos minerales

Foto: www.utsso.edu.mx

Estos caldos minerales están ganando cada vez más terreno como alternativa dentro del manejo integrado de problemas fitosanitarios MIP, en los diferentes «tipos de agricultura». Con su utilización se puede lograr el ahorro de dinero en la producción, por la disminución del uso de plaguicidas químicos.

Además, se protege los recursos naturales, el ambiente, la salud y la vida en general de los efectos negativos que se generan con la utilización de agroquímicos.

A la hora de utilizar caldo minerales para el control de plagas o como fertilizante, se debe observar los cultivos tratados, con el fin de realizar ajustes si se considera necesario.

Tipos de caldos minerales.

Caldos minerales preparados a base de cobre.

Los caldos minerales a base de cobre se llevan utilizando desde tiempos ancestrales. En la actualidad, estas formulaciones cúpricas se han «perfeccionado» y se pueden encontrar en cualquier centro especializado. A la mano de cualquier jardinero/a, hortelano/a o agricultor/a.

Caldo bordelés.

El caldo bordelés es una preparación a base de sulfato de cobre y óxido de calcio o cal viva o hidróxido de calcio o cal apagada. Es un excelente producto «fungicida y acaricida». También puede actuar como repelente contra algunos coleópteros de la papa, insectos del tabaco y algunas cigarriñas de varios cultivos.

El caldo bordelés debe ser neutro o ligeramente alcalino, cuando la cantidad de cal es insuficiente para saturar el sulfato de cobre, que es lo que sucede cuando la cal empleada es de mala calidad; su contenido de óxido de calcio es muy bajo; entonces el caldo permanecerá ácido, siendo necesario aumentarle más agua-cal, con la finalidad de corregir la acidez.

Caldo bordelés mezclado con caldo sulfocálcico.
Mezcla de caldo bordelés al 1 % con caldo sulfocálcico al 1,5 % para controlar principalmente oidio y mildiu en el cultivo de la parra. En Brasil la misma mezcla está recomendada para los cultivos de fríjol, cebolla y ajo.

Caldo bordelés enriquecido con permanganato de potasio.

Las preparaciones a base de caldo bordelés, más el permanganato de potasio, son recomendadas para los casos de fuertes ataques simultáneos de mildiu y oidio, lo mismo que para los ataques muy severos del tizón temprano (Alternaria spp) y tardío o gota (Phytophthora spp), principalmente para el caso de los cultivos del tomate, la papa y los chiles.

Es muy utilizado en el tratamiento fitosanitario del cultivo de uva o afines.

Permanganato de potasio como funguicida.

El permanganato de potasio es especialmente usado para sustituir el azufre en el control del oidio, cuando la temperatura ambiental es inferior a 20°C, pues abajo de esta temperatura el azufre pierde mucha eficiencia como “fungicida”.

Caldos minerales preparados a base de azufre.

El azufre es muy empleado para tratar enfermedades en los cultivos como el mildiu u el oidio, conocidos como «cenicillas». Al mismo tiempo controla varios insectos como; ácaros, trips, cochinillas, brocas, sarnas, royas, algunos gusanos masticadores, huevos y algunas especies de pulgones.

El azufre es usado de distintas formas: en polvo y en la forma de varios compuestos a base de calcio. El azufre, a pesar de no ser soluble en agua, lo podemos preparar en forma de excelentes emulsiones que lo viabilizan para ser empleado en pulverizaciones.

Caldo sulfocálcico.

Este caldo consiste en una mezcla de azufre en polvo (20 kilos) y cal (10 kilos), que se pone a hervir en agua durante 45 a 60 minutos, formando así una combinación química denominada «polisulfuro de calcio».

Esta es una manera muy práctica de hacer soluble el azufre en agua, a través de la cal y la presión del calor que recibe durante el tiempo en que está hirviendo la mezcla.

Caldo mineral visosa.

El caldo Visosa es una suspensión coloidal, compuesta de complejos minerales con cal hidratada (hidróxido de calcio), específicamente desarrollado para el control de la roya del café.

Caldos minerales preparados a base de Zinc.

El sulfato de zinc es una mezcla con azufre, muy útil para corregir las deficiencias nutricionales de muchos cultivos con carencia de este nutriente, en especial en la citricultura.

La deficiencia de este elemento en los naranjales se manifiesta en la forma de manchas cloróticas llamadas foliocelosis. Sin embargo, este signo también puede estar asociado a la falta de calcio en el suelo.

Caldo mineral a base de zinc.

Es utilizado para el control de la foliocelosis. Se aplica puro, directamente sobre la cobertura de los árboles por medio de pulverizando o en atomizador. En muchos casos, lo más acertado es realizar un análisis foliar para recomendar un tratamiento adecuado.

Otra alternativa que existe para trabajar con el sulfato de zinc, es hacer una colada o pasta, mezclando el sulfato con la pasta sulfocálcica o silicosulfocálcica, las cuales son los residuos que resultan de la preparación de los polisulfuros de calcio.

Caldo mineral a base de ceniza.

Su principal función es controlar cochinillas, escamas y el gusano cogollero del maíz.

Caldo mineral silicoculfocálcico.

Este caldo se prepara de la misma forma que el caldo sulfocálcico, la única diferencia consiste en cambiar el 50% de la cantidad de cal por 50% de ceniza vegetal.

La diferencia de este caldo con el sulfocálcico, es su acción protectora y fortalecimiento de toda el área de la lámina foliar en los cultivos; como quien dice: Las hojas quedan más gruesas y resistentes contra el ataque de enfermedades y algunos insectos raspadores de hojas.

Pasta mineral con cebo, ceniza y azufre.

Es ideal para la prevención y control de la mosquita blanca, cochinillas, pulgones y prevención de enfermedades fungosas. Es una excelente solución como adherente en los cultivos de hojas muy cerosas, como las plantas xerófitas o cultivos tropicales; la alta solubilidad del biofertilizante no permite disminuir la tensión superficial del agua de uso agrícola.

Recomendaciones generales para la aplicación de caldos minerales.

Preferentemente, todas las aplicaciones de caldos minerales se deben realizar en horas tempranas, entre las 5 y las 10 de la mañana y a partir de las 4 o 5 de la tarde. En las horas más frescas del día. Antes de aplicar los caldos, se recomienda colarlos o pasarlos por un paño, con la finalidad de evitar la obstrucción de las boquillas de las máquinas fumigadoras.

Fuente: estoesagricultura.com

www.portalfruticola.com