Crearán kiwis y tomates resistentes a suelos salinos y sequía -

Crearán kiwis y tomates resistentes a suelos salinos y sequía

Alrededor de un 40% de la superficie terrestre mundial corresponde a terrenos afectados por la sequía; valor que aumentaría a un 50% de aquí al año 2025.

Chile es un país que está viviendo una de las sequías más prolongadas de los últimos cien años. Por eso se hace necesario la investigación para crear cultivos más resistentes a esas condiciones.

Ante esto, un grupo de investigadores chilenos comenzó a trabajar en un proyecto para fomentar una agricultura sustentable; a través de la creación de nuevas variedades de tomates y kiwis resistentes al cambio climático con técnicas de edición génica y/o moleculares de última generación.

El Proyecto Estrés Abiótico Vegetal para una Agricultura Sustentable, PASSA,  se llevará a cabo gracias a la adjudicación del concurso “Anillo de Investigación en Ciencia y Tecnología”, del programa de investigación asociativa (PIA) de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID).

Este proyecto es dirigido por la investigadora del Centro de Biología Molecular Vegetal de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, Dra. Claudia Stange, y cuenta con el apoyo del investigador del Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA La Cruz, Dr. Juan Pablo Martínez; junto con profesionales del Centro de Biología Molecular Vegetal de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile y del Laboratorio de Biotecnología Celular de la Facultad de Recursos Naturales Renovables de la Universidad Arturo Prat.

Stange mencionó a PortalFrutícola.com que “usaremos tecnologías de edición génica mediante CRISPR/Cas9 para bloquear un gen específico que evita la tolerancia a la sequía y suelos salinos en kiwi y tomate Poncho negro; por tanto las nuevas plantas se verán potenciadas en el mecanismo de tolerancia a este tipo de estrés abiótico”.

El investigador del INIA, Juan Pablo Martínez, comentó a PortalFrutícola.com que la idea es trabajar con portainjertos que sean resistentes a condiciones de salinidad y sequía; tanto en tomate, como en kiwis.

Martínez, que se ha especializado en tomates, explicó que “este portainjerto va a conferirle resistencia a la variedad que coloquemos en la parte superior; la que generalmente es una variedad comercial”.

Desarrollar cultivos tolerantes al cambio climático

Las nuevas variedades de tomate y kiwis serán modificadas a través de la técnica CRISPR/Cas9. Se trata de una herramienta biotecnológica de biología molecular.

“Es una estrategia que permite generar plantas editadas no transgénicas, ya que en las nuevas plantas no existe material genético externo”, puntualizó Stange.

En este sentido, para el tomate, se estudiarán las características del “Poncho negro”; variedad originaria del Valle de Azapa que cuenta con cierta tolerancia a la salinidad.

La idea es utilizar tal variedad como portainjerto en variedades comerciales de consumo fresco en Chile.

En cuanto a los kiwis, se buscará aumentar la tolerancia a la salinidad y sequía de variedades usadas como portainjertos.

Ello, con el objetivo de mejorar la productividad de las plantas de kiwi comercial Hayward; el tercero más exportado de Chile.

Al respecto, la Dra, Claudia Stange, enfatizó que las herramientas de edición génica “permitirán obtener kiwis y tomates que requerirán menos agua; lo que permitirá ahorrar este recurso y adaptarnos a las condiciones generadas por la sequía y el aumento de la salinidad”.

Agricultura sustentable

En este proyecto también se trabajará en el desarrollo de biomoduladores amigables con el medioambiente; los que, basados en rizobacterias ayudarían a promover el crecimiento y metabolitos vegetales que podrán aplicarse directamente a las plantas del tomate u otras para aumentar la tolerancia al estrés abiótico (resultados negativos del cambio climático producidos por factores como sequía y salinidad).

“Los biomoduladores biológicos consisten en trabajo con bacterias resistentes a condiciones de salinidad. Estas bacterias, cuando están en simbiosis con la raíz, le confieren ciertas existencias; y activan el sistema de defensa de la planta”, explicó Juan Pablo Martínez.

En este sentido, Stange agregó que “se trabajará en el estudio y desarrollo de biomoduladores basados en compuestos vegetales antioxidantes y rizobacterias para promover el crecimiento y tolerancia a sequía y salinidad. Estas formulaciones podrán aplicarse directamente en plantas para aumentar su resistencia al estrés abiótico”.

También probarán biomoduladores sintéticos, todo ello, con el fin de que las plantas sean más resistentes, pero también disminuir el uso de químicos y así proteger al medio ambiente.

 Stange explicó que “mediante este proyecto buscamos aportar a una agricultura sustentable; utilizando la biotecnología para mejorar especies frutales de un alto valor económico para nuestro país”.

Puntualizó que “nuestro proyecto tienen un compromiso social importante. Estamos muy motivados en realizar una campaña de difusión respecto de los efectos del cambio climático y de promoción de una agricultura sustentable a la comunidad“.

Asimismo, enfatizó que “queremos divulgar a la comunidad el gran valor de la ciencia y tecnología para mejorar los cultivos agrícolas y permitirnos seguir contando con alimentos saludables a pesar de las graves condiciones climáticas a las que se ve afectado nuestro planeta”.

En tanto, Martínez, mencionó la importancia de llevar al campo la investigación de la academia. “Estamos bajando la ciencia y trabajando con los agricultores. Llevamos la ciencia básica a una aplicada y que entregue soluciones”, comentó.

Fotos al interior: INIA y Radio U Chile

Si estás interesado en este tema u otros relacionados a la escasez hídrica que afecta hoy a diversas regiones del mundo, te invitamos a Agricultural Water Summit 2020, evento en el que se reunirán expertos de todo el mundo con el fin de proveer soluciones, innovación y tecnología para la gestión, preservación y reúso del agua en la agricultura. Para mayor información ingresa aquí.