Naïo Tech: La startup francesa que promueve la colaboración en robótica de una manera inesperada -

Naïo Tech: La startup francesa que promueve la colaboración en robótica de una manera inesperada

La startup francesa Naïo Technologies adopta un enfoque poco convencional para expandir el alcance de la robótica autónoma de desmalezado y cosecha. El equipo impulsa sus ambiciosos planes de expansión global a través de una filosofía de “compartir el progreso”.

El gerente de ventas internacionales de la startup, Julien Laffont, comentó a PortalFrutícola.com las estrategias que utiliza la empresa para avanzar más en la industria. La conversación reveló cómo se ve la atmósfera actual de la robótica automatizada y de las herramientas agrícolas.

Con una gama de herramientas eléctricas para arar, desherbar y cosechar, Naïo ofrece soluciones para productores de hortalizas. Lo que vio la startup fue la necesidad de abordar las tareas extenuantes y tediosas de todos los días en el cultivo de hortalizas. En particular, el trabajo de campo de desmalezado y cosecha, el que se estaba volviendo pesado para los agricultores.

Al hablar con los agricultores, la startup descubrió que existe "una necesidad real por esta tecnología", debido a la "gran falta de mano de obra en la industria agrícola". Mientras los agricultores luchan por encontrar trabajadores, la tecnología autónoma puede satisfacer esta necesidad haciendo el trabajo esencial que es cada vez más peligroso para las personas.

La expansión global es un gran punto de enfoque para la empresa. Laffont puntualizó que la rápida expansión es parte del plan para avanzar en su misión: hacer que la agricultura sea más productiva.

"La meta principal es nuestro proyecto de expansión en California", señaló. Esta nueva aventura implica contratar a dos personas más para el equipo de Naïo. Sin embargo, no se detiene allí: las aspiraciones del equipo son ilimitadas. Por el momento, tienen robots trabajando en Europa y Canadá. 

Laffont enfatizó que la startup está ansiosa para extender su alcance a América del Norte, América del Sur y Asia. De manera más inmediata, apuntan a Chile y Japón como mercados potenciales.

Laffont esbozó una imagen de por qué esos mercados necesitan desmalezado mecánico y cosecha. "El agricultor promedio en Japón tiene 67 años", explicó. "Entonces, para mañana, hay dos opciones; importará o tendrá que reinventar la agricultura. Para hacer eso, el primer paso es ayudar a los agricultores que envejecen y el siguiente paso es mostrarles cómo ser más eficientes".

Naïo Technologies "está convencido de que los robots agrícolas son la solución para mejorar las condiciones de trabajo y rentabilidad para los agricultores ".

La historia de la startup francesa Naïo

Inicialmente, respondiendo a las necesidades de los productores de espárragos en Francia, Naïo lanzó el primer robot - OZ - después de su fundación en 2011. Pero esto fue "solo el comienzo de la aventura ", dijo Laffont.

OZ de Naïo ahora es utilizado por 120 agricultores en Europa y Canadá y opera para pequeñas granjas. Ahora, el equipo amplió su equipo para la agricultura a gran escala. "Con esta experiencia, decidimos hacer otros dos robots", explicó Laffont. DINO; que "todavía es un prototipo por el momento", y está trabajando en 20 granjas; y que consiste en un robot mecánico desmalezador a gran escala. Además de TED, que también es un robot desmalezador,  y es parte de los equipos nuevos construidos específicamente para viñedos.

Un enfoque único para hacer avanzar la industria de la robótica

Con aproximadamente otras 12 compañías en la industria robótica de desmalezado y cosecha, está en el interés de todos, la colaboración.  Cuando se le preguntó sobre la competencia, Laffont dio un respuesta inesperada. La robótica es "todavía un mercado pequeño" y Naïo se ha comprometido a hacerlo más grande. 

Entonces confían en que otras compañías prosperen a su lado. "Realmente no consideramos a esas compañías como competidoras, preferimos creer que podemos ser más fuertes juntos", explicó Laffont.

El desarrollo mutuo es fundamental para los esfuerzos de Naïo. Hace cuatro años, la compañía creó el evento Internacional de Robótica Agrícola Extranjera. Allí, las empresas comparten sus progreso e informes sobre innovación.

A través de "reunir todo el ecosistema de las empresas de robótica agrícola", las reuniones fomentan el apoyo mutuo en la innovación.  La idea es hacer crecer la red más rápido trayendo juntos expertos en toda la industria, desde investigadores y agricultores, hasta periodistas e inversores.

También les da a los recién llegados la oportunidad de presentar sus ideas. Al combinar fuerzas, las startups están capacitadas para lograr más. Este tipo de enfoque es particularmente crítico, ya que todas las empresas son startups y no pueden individualmente competir con grandes jugadores.

Dado que la competencia no es un gran desafío, estábamos interesados ​​en saber qué exactamente es lo que tiene que enfrentar la startup en el campo.  Laffont explicó que el mayor desafío es la seguridad. "Nosotros realmente presionamos por estándares bien altos" cuando se trata de seguridad, dijo.  Esto es porque "Cuando hablamos de vehículos autónomos, la primera pregunta que viene a la mente es: ¿es seguro?'".

Para enfrentar este desafío, tienen un equipo de investigadores que están disponibles para para apoyar a los clientes en los procedimientos de seguridad. Naïo tiene un equipo para responder preguntas y tiene reuniones en la UE para hablar sobre la seguridad de los vehículos autónomos.  Nuevamente, es de interés para la robótica trabajar con otros, particularmente en los esfuerzos por mejorar los estándares de seguridad.

Integración para el deshierbe autónomo.

Otra gran pregunta es cómo los agricultores integran el equipamiento en sus operaciones ya existentes. Es más fácil para los pequeños agricultores integrar la tecnología en sus actividades cotidianas de trabajo. Sin embargo, con los robots a gran escala, "la mayoría de nuestros clientes son grandes agricultores que ya tienen una rutina en el lugar ", contó Laffont.

Para abordar este problema, la compañía creó dos modelos. El concepto detrás de ellos es proporcionar apoyo individualizado a los agricultores abordando sus necesidades únicas. La accesibilidad es clave.

Uno de sus modelos es un servicio de alquiler. Naïo permite a los agricultores probar sus robots para ver si se adaptan a la cantidad de tierra que puede tener el agricultor. De esa manera, ambos pueden experimentar sin que el granjero sacrifique demasiado.

"Sin tener que modificar todos sus procesos, pueden probar el robot", detalló Laffont.  Por ejemplo, "si tiene 40 hectáreas, puede operar el robot en este campo y después de tres meses, podemos modificar si necesita expandirse o si desea comprar el robot o no".

Junto con la opción de alquilar, los productores de hortalizas pueden contratar a Naïo para operar. Esto también hace que los agricultores no tengan que contratar a alguien que sepa sobre agricultura robótica para operar el sistema. 

Para eliminar más inversiones con terceros, el servicio de inicio considera esta flexibilidad como una forma de solucionar problemas y alentar a los agricultores a adoptar su equipamiento. "Este enfoque permite a los agricultores probar la tecnología sin correr demasiado riesgo".

Mirando hacia el futuro, la compañía francesa anticipa que la robótica agrícola será más necesaria y más ampliamente utilizada.

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.