Poda mecánica de arándanos: una opción rentable para productores

20 Noviembre 2019

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado con información proveniente de www.hortalizas.com, la cual fue revisada y reeditada por Portalfruticola.com

Poda mecánica de arándanos pensando en la cosecha 

Poda mecánica de arándanos: La cosecha mecanizada de arándanos es un concepto relativamente nuevo para muchos productores, pero cada vez es más aceptada.

Poda mecánica de arándanos

Foto: www.growingproduce.com

Aun cuando algunos productores han tenido éxito con esta práctica, todavía tienen que depender hasta cierto punto de la cosecha manual. Los costos de la cosecha manual pueden resultar prohibitivos para los pequeños productores, e incluso los grandes productores deben contar con un mercado de procesamiento local que pueda aprovechar la fruta cosechada mecánicamente cuyas condiciones no son aceptables en el mercado de fruta fresca.

Un campo de arándanos bien mantenido tiene apariencia rojiza temprano en la temporada, debido a la gran cantidad de tallos de un año de edad, jóvenes, saludables y con frutos.

Las yemas florales que producirán la siguiente cosecha se forman en la etapa de crecimiento del ciclo de cultivo en curso. Cuando las yemas florales son bastante visibles, se van desarrollando en las ramas con las semillas de frutos, y pueden contarse para calcular la cosecha que se tendrá al año siguiente (de tres a siete bayas por yema).

Beneficios de poda para la cosecha mecánica

  1. Se maneja la altura de los arbustos
  2. Se mantiene la productividad al estimular el crecimiento de los brotes jóvenes productivos
  3. Se aumenta el tamaño de las bayas
  4. Se eliminan los tallos enfermos y muertos
  5. Se evita la sobrecosecha
  6. Se reemplazan los tallos más viejos
  7. Se mantiene la forma deseada y la flexibilidad de los tallos
  8. Se altera el periodo de maduración
  9. Se prolonga la vida de los arbustos

Los primeros años 

Al establecer plantas nuevas, es preciso podar o eliminar por frotamiento todas las yemas florales y cortar la mitad o dos terceras partes de la altura del arbusto al momento de la plantación.

En el caso de plantas en maceta, deben separarse con cuidado y distribuir bien las raíces para que la masa radicular quede bien acomodada dentro de la maceta, sin que sobresalgan raíces más largas.

La meta del primer año es evitar producir frutos por completo. Con la eliminación de todas las yemas florales al inicio del primer año, los arbustos crecerán vegetativamente y para el otoño del primer año, habrán aumentado en tamaño y producido más yemas florales.

Segundo año

En el segundo año, deben eliminar todos los brotes que cuelguen hacia abajo, y los que estén entrelazados, manteniendo sólo los tallos rectos, gruesos y saludables.

Pueden permitir que algunas yemas florales produzcan frutos al segundo año de plantación, en caso de que el arbusto haya crecido de manera vigorosa el primer año. Ese tipo de arbustos puede producir unas cuantas bayas el segundo año; sin embargo, la meta continúa siendo fomentar el crecimiento vegetativo que cimentará la estructura del arbusto durante los años siguientes.

Poda mecánica de arándanos

Foto: www.growingproduce.com

Al tercer año, el arbusto estará bien establecido y será capaz de producir una buena cosecha. No obstante, la poda de rutina deberá eliminar del 40% al 50% de las yemas florales. Deben comenzar seleccionando los nuevos brotes basales que reemplazarán a los tallos más viejos.

Las prácticas de cultivo en verano requieren un enfoque ligeramente distinto. La poda de los copetes o las puntas de los arbustos eliminará gran parte del crecimiento de ramitas que de otra forma tendría que ser eliminado a mano en invierno. Esta práctica reduce en gran medida los costos de la poda. De esta manera, los nuevos brotes que crezcan sobre la región podada tendrán tiempo de producir nuevas yemas florales para el próximo invierno.

Fuente: www.hortalizas.com

www.portalfruticola.com 

Comentarios