Desarrollan nueva alternativa de control de plagas y enfermedades agrícolas sin químicos -

Desarrollan nueva alternativa de control de plagas y enfermedades agrícolas sin químicos

El uso de los pesticidas químicos en la agricultura es cada vez más resistido por los efectos negativos que tienen tanto sobre el medio ambiente como en la salud de las personas.

Todos los pesticidas químicos tienen alguna contraindicación y riesgos para la salud de las personas y otros seres vivos, pero a pesar de este hecho, se siguen utilizando con regularidad en distintos predios de Chile.

La falta de alternativas de control amigables con el medioambiente e inocuas para la salud de las personas, es una de las razones por la que se sigue utilizando gran cantidad de productos químicos en la agricultura.

Chile está entre los países con los más altos niveles de uso de pesticidas en el mundo. De hecho, pasó de utilizar 4,6 kilogramos de pesticidas por hectárea arable en 2005, según datos de la FAO, a un promedio de 10,7 kilogramos en 2009, superando ampliamente el promedio de la OCDE, que oscila en torno a los 0,21 kilogramos.

Control biológico como alternativa

Una alternativa al uso de pesticidas químicos es la utilización de organismos que el controlan plagas y enfermedades, lo que se denomina control biológico. En este aspecto, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias en su centro regional INIA Quilamapu de Chillán, Chile, lleva varias décadas trabajando fuertemente en investigación y desarrollo de agentes de control biológico.

En el último tiempo, los investigadores del INIA se han enfocado a desarrollar productos comerciales, teniendo como agente base a hongos endófitos para el control biológico. Se trata de hongos microscópicos que se caracterizan por tener la capacidad de vivir al interior de las plantas y establecer una simbiosis con ella, lo que les permite vivir mejor y, a la vez, dar protección a la planta frente a plagas y enfermedades.

El trabajo con estos hongos permitió la obtención en 2019 de tres productos elaborados en base a mezclas de hongos endófitos nativos bajo el nombre de Endomix. Uno para el control de las principales enfermedades que afectan los cultivos y que están presentes en el suelo (Endomix T1), otro para el control del hongo Botrytis cinerea (Endomix B1) y un tercer producto (Endomix B4) para el control del diminuto insecto plaga “mosquita blanca”.

Los productos ya están a disposición de los productores.

Las investigadoras de INIA Quilamapu Lorena Barra y Paz Millas, creadoras de esta tecnología, además desarrollaron diversas formulaciones pensando en la pequeña agricultura. Se trata de pequeños sachets con la cantidad justa para ser usadas fácilmente en bombas de espalda de 12 a 15 litros de agua.

Indicaron que corresponden a innovaciones importantes para el sector agrícola, aunque resaltaron la necesidad de desarrollar muchas otras alternativas de control biológico para las diferentes plagas y enfermedades que afectan a la agricultura.

Simposio Latinoamericano de Control Biológico

Esta tecnología chilena desarrollada en Chillán es una de varias que serán mostradas en el Primer Simposio Latinoamericano de Control Biológico que se realizará entre el 8 y 10 de octubre en las Termas de Chillán, con el patrocinio de COP25. Con ello, el centro neurálgico del control biológico del continente estará ubicado en Chile, convocando a más de 130 investigadores de más de 10 países, y a las empresas que están en la vanguardia del desarrollo de una agricultura más limpia. Más información en www.simposiocontrobiologico.com