Senasa argentino abre negociaciones con Brasil para revertir cierre de frontera por fruta contaminada

28 Febrero 2019

Autoridades argentinas afirmaron tras el cierre de la frontera de Brasil para las peras y manzanas de Río Negro y Neuquén, que la situación era una luz amarilla de Brasil, pero que estaban trabajando para revertir lo antes posible la suspensión.

En un comunicado emitido por la autoridad, señalaron que estaban trabajando desde cada uno de los sectores involucrados, públicos y privados con el fin de retomar a la brevedad la exportación de ambas frutas.

Ayer en la mañana se dio a conocer que Brasil habría cerrado su frontera para las manzanas y peras de la zona de las dos provincias argentinas, tras haber detenido el paso de nueve camiones en los que se habría detectado larvas de carpocapsa (Cydia pomonella).

En esa línea, el Senasa informó que está “manteniendo negociaciones con el Departamento de Sanidad Vegetal del Ministerio de Agricultura Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) a los efectos de ampliar la información técnica enviada y las medidas tomadas con respecto a dichas intercepciones basadas en el plan de trabajo”.

Añadieron que están trabajando con los productores y exportadores de los cargamentos contaminados, a los que se les están aplicando medidas como “la suspensión de establecimientos, unidades productivas, galpones de empaque y exportadores”.

"Nosotros venimos aplicando todas las medidas contempladas en el plan de trabajo acordado con Brasil en 2015 y que hasta ahora había dado muy buenos resultados, pero este año se han dado intercepciones. Por ello extremamos los controles, un trabajo que estamos realizando junto con las provincias, el sector privado, con quienes nos reunimos la semana pasada", indicó el vicepresidente del Senasa, Guillermo Rossi.

Por su parte Marcelo Loyarte, director ejecutivo de CAFI, la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados, indicó a PortalFruticola.com que hasta el momento aún no hay claridad en la industria respecto al alcance de la medida.

“Confiamos en las autoridades argentinas en el proceso de intercambio que están teniendo en este momento con Brasil, teniendo en cuenta que el sistema de mitigación de riesgos ha dado las garantías suficientes a la importación”, señaló.

Ya en 2015, Brasil había suspendido la importación en fresco de manzana, pera y membrillo de Argentina, por la presencia de Cydia pomonella. En aquel entonces la entidad habría informado que la suspensión de productos continuaría hasta que el sistema argentino para mitigar los riesgos relacionados con la plaga fuese adecuadamente revaluado, lo que se hizo en el momento, reabriéndose la frontera tiempo después.

“La incidencia de las intercesiones en el total de los camiones que se exportan a Brasil es baja”, comentó Loyarte al referirse al actual sistema.

Según explicó el pan de mitigación lleva años funcionando y siempre le ha permitido tener control y seguridad sobre lo importado a Brasil.

“El sistema lo detecta [si hay caporcapsa] y por lo tanto lo que pasa hacia Brasil no tiene riesgo”, remarcó.

En tanto, Pierre Nicolas Pérès', presidente de la asociación brasileña de productores de manzanas, y afirmó que era un tema complejo que estaban resolviendo los ministerios de ambos países.

Explicó que había habido presión al Gobierno brasileño desde el sector privado, para tomar acción desde que se hizo pública la detección de las larvas, lo que culminó en el cierre de la frontera.

“Porque, ¿qué pasa si una plaga de esa magnitud es reintroducida después de esto [la publicación de la noticia en los medios]?”, comentó.

Agregó que, si algo así [la plaga] ocurre en Argentina, sería mejor tratar que se quedará allá, no llevarla al resto del mundo.

Comentarios