Recomendaciones para mitigar daños producto del clima en vides

09 Octubre 2018

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado por Irina Díaz G. / INIA Raihuén  www.inia.cl y fue revisado y reeditado por Portalfruticola.com 

Las últimas décadas se han caracterizado por la mayor frecuencia de eventos climáticos extremos.  En este escenario cambiante, es posible realizar algunas acciones de mitigación para reducir daños causados por el clima en la agricultura.

En el caso de la viticultura, donde la cosecha se realiza una vez al año, es importante tener claro los puntos críticos de la temporada y conocer las herramientas existentes para la toma de decisiones, sobre todo cuando el factor crucial es el clima, que si bien no es posible manejar, sí se puede tomar resguardos anticipados para evitar pérdidas, daños o deterioro de la producción de uva.

El Ministerio de Agricultura, a través de sus servicios y alianzas público-privadas, ha puesto a disposición de los agricultores diversas herramientas en sitios web; entre esos es posible mencionar la red agroclimática nacional: http://agroclimatico.minagri.gob.cl/ran/ y especialmente la red de estaciones meteorológicas automáticas de INIA, cuya información puede ser descargada desde el sitio http://agromet.inia.cl

Foto 1. Inicio de puntas verdes en vides variedad País.

Foto 2. Racimo de uva con daño por sol.

El objetivo de esta publicación es mencionar los puntos claves del cultivo de la vid y las prácticas de manejo que ayudan a evitar mermas donde, directa o indirectamente, eventos climáticos afectan la producción o calidad de las uvas para la elaboración de vinos (Cuadro 1).

Eventos climáticos durante el ciclo de la vid

Heladas

Las heladas de invierno son aquellas que se producen en el período de yema hinchada, alrededor de la última semana de agosto e inicios de septiembre. Este fenómeno puede prolongarse durante toda la primavera. Su nivel de daño depende del estado fenológico de la vid y de la intensidad de la helada, provocando daños graves a las puntas verdes (Foto 1). El daño se caracteriza por una destrucción de los tejidos, los cuales se ven verdes traslúcidos y luego pardos.

Lluvias primaverales

Una lluvia conlleva un aumento en la humedad ambiental, lo que junto con las altas temperaturas post lluvia, dan las condiciones ideales para el desarrollo de enfermedades fungosas como oídio (Uncinula necator), mildiú de la vid (Plasmopara viticola) y Botritis (Botrytis cinerea).

Golpe de sol

Corresponde a un problema ocasionado por la exposición de la fruta a la radiación solar (Foto 2) que junto con un mal estado hídrico de la planta (falta de agua) ocasionan daño en los tejidos, caracterizado porque éstos se tornan dorados, luego marrón llegando incluso a la necrosis de los tejidos (muerte).

Para evitar que esto sea un problema, es importante mantener los viñedos con buenos niveles de irrigación, programando riegos de acuerdo a la demanda hídrica. En el caso de vides de secano, evitar la sobre exposición de racimos que generan malos olores en el vino.

Fuente: www.inia.cl

www.portalfruticola.com

También podría interesarte
Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario