Columna de opinión: Chile, un país con gran potencial hídrico. Por Felipe Martin -

Columna de opinión: Chile, un país con gran potencial hídrico. Por Felipe Martin

Por Felipe Martin, Ex Secretario Ejecutivo Comisión Nacional de Riego. Presidente Ejecutivo, Más Recursos Naturales

Durante marzo se celebra el Mes Internacional del Agua, recurso esencial para la vida, la supervivencia de los ecosistemas y el denominador común de todos los retos del desarrollo sostenible, siendo una gota de agua necesaria para producir alimentos como también energía, y para lo cual todos los años las Naciones Unidas dedica un espacio para concientizar sobre su cuidado.

Felipe Martin

Su importancia no es menor. El 71% de la superficie terrestre está cubierta por agua, pero sólo el 2,8% de ella es dulce. Chile es privilegiado en cuanto a recursos hídricos, con más de mil 200 ríos y 3 mil 500 glaciares repartidos desde Arica a la Antártica, donde Chile destaca como poseedor de la tercera reserva de agua dulce del mundo.

En Chile no nos falta agua, el problema es que manejamos mal la que ya tenemos, lo que es cada vez más importante ante el crecimiento de la población mundial, para lo cual se han identificado algunos de los siguientes problemas que existen en la actualidad.

Uno de ellos es la heterogénea distribución del recurso por regiones. En el norte existe un déficit hídrico estructural y en el sur la oferta disponible irá disminuyendo como consecuencia del cambio climático, donde necesitamos almacenar y movilizar el agua en períodos donde abunda, permitiéndole a otras zonas sobrellevar largos períodos con bajas precipitaciones y mayores temperaturas.

Asimismo, en la actualidad una gran cantidad de agua dulce llega al mar sin antes ser aprovechada, donde el agua de río llega en sólo 24 horas de la cordillera al mar. Además un 84% de este recurso se vierte en aguas saladas sin antes ser almacenada o utilizada, lo que ocurre producto de una evidente falta de infraestructura hídrica.

Como parte de las soluciones, está la necesidad de construir obras que mitiguen los efectos del cambio climático como embalses, mejoramiento de canales, sistemas de infiltración de aguas superficiales o de infiltración artificial para acumular agua a nivel subterráneo, ya que evitarán que las zonas más afectadas de Chile caigan en déficit hídrico estructural y retrasarán el proceso de afectación de las diferentes industrias, como puede ser el turismo, riego y energía, o inclusive evitar daños en infraestructura que se pueden dar en períodos de aluviones.

Para ello, se necesita una inversión de varios millones de dólares en infraestructura, donde debe existir un incentivo y herramientas de fomento que le permitan no sólo al Estado invertir, sino también a los privados. Además, si tuviéramos buenas políticas públicas se incentivaría más este tipo de infraestructuras, creciendo muy fuertemente como país en cuanto a agua, donde el 95% de su uso tiene relación con la vida humana, fomentando una mejor calidad de vida para las personas.

Finalmente, el país necesita contar con conectividad hidráulica de norte a sur, siendo tremendamente necesario y clave para ésto, el desarrollo de una carretera hídrica que pueda abastecer a los sectores vulnerables, o en caso de emergencia, a aquellos devastados por desastres naturales.

Fotografía principal: Shutterstock.com

www.portalfruticola.com