¿Cómo disminuir la rotación de mano de obra en la industria frutícola? Por Sergio Borquez

13 Febrero 2018

Por Sergio Borquez, vicepresidente de Campos Borquez.

La industria frutícola experimenta todos los años una alta rotación de la mano obra, situación que ha llevado a las empresas a buscar formas de cómo evitar este problema que se genera durante cada temporada.

Sergio Borquez, vicepresidente de Campos Borquez.

Como productores de espárrago y uva de mesa del estado de Sonora, en el noroeste de México, requerimos de un alto número de trabajadores de campo para las cosechas. Mismos que emigran del sur del país desde estados como Chiapas, Veracruz, Puebla y Oaxaca. A continuación, trataré de exponer la importancia y el propósito detrás de retener al personal, seguido por una ideología propuesta para optimizarlo.

¿Porqué?

Diferentes estudios nos muestran las proyecciones; para el 2050 necesitaremos un 70% más alimentos mientras que se espera una escasez de agua del 40%, al mismo tiempo en que la tierra cultivable y las personas que la trabajan son cada vez menos disponibles. Esfuerzos a través de diversas ramas de la industria como mecanización, desarrollos varietales y ‘Big Data’ con agricultura de precisión, están generando avances para la optimización de estos recursos. Lamentablemente, las limitantes ya se acentúan hoy en día, lo que nos dice que el avance no es suficientemente rápido.

En el caso de la mano de obra es necesario sumar el incremento proporcional del consumo de frutas y verduras en la dieta mundial. Lo que ha incentivado la reconversión de estos cultivos que requieren mayor número de trabajadores por kilo. ¿Esto es un problema o una oportunidad?

Los modelos de negocio que se basan en la ventaja comparativa de mano de obra accesible dirán que es un problema. Sin duda, es un reto para todos, pero como industria también tenemos la oportunidad de fomentar un fuerte desarrollo profesional y personal en la base de la pirámide socioeconómica de nuestros países, mientras formamos un equipo de trabajo sólido y de alto rendimiento. Fortaleciendo así, la resistencia contra las fuerzas económicas que guían a los trabajadores del campo hacia la ciudad y a otras industrias como la minera y manufactura. Sin embargo, para esto se necesita un enfoque integral entre la estrategia de la empresa y las personas que la operan.

¿Cómo podemos lograr este enfoque?

Lo primordial es sensibilizarnos por el ser humano detrás del trabajador. Existe un proyecto de vida en cada uno de ellos. Este proyecto tiende a centralizarse en el sustento y desarrollo de sus familias, pero las implicaciones van mucho más allá de las remuneraciones económicas. De hecho, no hemos encontrado una correlación positiva entre la superación del colaborador y el incremento del salario de momento (adicional al ya establecido como ‘muy bueno’ en la parte más alta de la industria en la región).

Esto se debe principalmente a dos cosas: Primero, existe muy poca cultura y educación en presupuestos y segundo, existen muchas otras limitantes en sus comunidades de origen – poco acceso a educación, salud y hasta servicios básicos como agua potable – que bloquean el potencial del individuo.

Lo anterior, no significa que el salario no sea importante, pues una encuesta representativa dentro de la empresa arrojó que el 93,5% de los colaboradores en su primer año trabajando escogió a Campos Borquez principalmente por el sueldo o el tipo de trabajo que ofrece. Pero fue interesante ver como esta estadística bajó a un 60% entre los colaboradores de reingreso. En ese caso, un 40% mencionó ‘el trato’ de parte de los jefes, los servicios, instalaciones/hospedaje y programas sociales ofrecidos como su principal motivo al escoger trabajar con nosotros.

En la empresa contamos con consultorio médico, dental y oftalmólogo gratuito junto con un fuerte programa de becas que crece año a año. Estas prestaciones fomentan la salud del individuo y oportunidades para su familia, pero en los dos últimos años hemos trabajado en el siguiente paso – mejorar las condiciones de vida en sus comunidades de origen-.

Junto con la certificación Fair Trade USA hemos logrado trabajar bajo un esquema más inclusivo, que no solo hace a los colaboradores participes, si no que los convierte en agentes principales de cambio. Por ende, la meta en realidad se convierte en empoderar a los colaboradores para que entonces ellos puedan tomar control sobre los programas ejercidos. ¿Quién mejor que ellos entenderán como sacar adelante su propio proyecto de vida?

A la fecha tenemos dos casos de éxito, uno donde comunidades en el estado de Chiapas se coordinaron para terminar de construir 36 casas, y otro donde una población de cerca de 1,300 habitantes en el estado de Veracruz; de los cuales hasta 350 colaboran en Campos Borquez, construyeron el suministro de agua potable para el 100% de los hogares en su comunidad.

Mientras que las bonificaciones económicas no tuvieron un impacto transcendental en su desarrollo, un empoderamiento exitoso, en cambio, no sólo modifica la vida de la persona empoderada si no la de su familia también. Estos logros brindan seguridad en sí mismo, lo que promueve mayor capacidad de aprendizaje en el trabajo y mejor toma de decisiones en su vida y al momento de educar a sus hijos.

Este tipo de proyectos también fortalece la relación entre las comunidades con mano de obra agrícola y la empresa, donde la comunidad puede encontrarse más motivada en trabajar con la empresa, mientras que ésta le permite dar más continuidad a sus proyectos sociales, convirtiéndose en un ciclo virtuoso.

Actualmente, contamos con un Coordinador de Operaciones proveniente del estado de Veracruz que empezó como cortador de espárrago y ahora él es quien transmite la cultura y valores de la empresa a los nuevos integrantes.

En los últimos años hemos logrado operar con una retención de personal entre un 70% y 84%, en un equipo de alrededor de 2.500 personas. El mayor orgullo es ver que dentro de los ejecutivos y gerentes de la empresa se encuentran hijos e hijas de colaboradores. Estos ejemplos son diferentes formas de medir los proyectos de vida que se han podido cosechar desde la operación. Más que cualquier programa social en específico, se trata de alinear la estrategia de la empresa a estos principios.

Fotografía: Shutterstock.com

www.portalfruticola.com

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.
También podría interesarte
Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario