Fruticultura y meteorología ¿Qué esperar para este verano? Por Gianfranco Marcone

07 Noviembre 2017

Por Gianfranco Marcone, Magister en Cambio Climático, meteorólogo del canal de televisión Mega.

Twitter : @gmarconeweather

La agricultura es una actividad productiva que depende, dentro de otras cosas, de las características climáticas del lugar, y también por supuesto de cómo se vayan dando las condiciones meteorológicas año a año, cosas que no son lo mismo.

Gianfranco Marcone

Hoy en día los climas están siendo modificados y afectados por un fenómeno a gran escala llamado “Cambio Climático” que si bien es un fenómeno natural está siendo muy influenciado por la mano del hombre producto de los gases de efecto invernadero que día a día emitimos a nuestra atmósfera.

Además, los climas de Chile y gran parte de Sudamérica son influenciados por otro fenómeno, el cual al menos en Chile explica el 60% de las precipitaciones que ocurren cada año y que inciden claramente en cómo van a ser las condiciones meteorológicas un año determinado y en un lugar determinado, este es el Fenómeno del Niño/La Niña.

Ante estas dos situaciones climáticas es fundamental informarse y preparar el campo según las nuevas condiciones de cambio climático, que, si bien es un proceso lento que se dará mayoritariamente en los próximos 50 a 100 años, ya está presente.  Y además prepararlo ante el posible escenario de fenómeno del Niño o la Niña.

¿Qué tipo de información meteorológica puede tener o requerir un usuario del mundo agrícola? La información al día, pronóstico específico de los próximos 5 días, lo cual permite gestionar el campo, tomar medidas inmediatas para enfrentar algún efecto o evento meteorológico que pueda llegar ( helada, lluvia, granizos, altas temperaturas, etc.), pero además el usuario puede considerar una información a largo plazo que es una apreciación general de cómo se vienen los próximos 3 meses en el lugar de interés en base al comportamiento del Niño/la Niña y esto permite planificar la próxima temporada en mi campo con posible llegada de lluvias sobre lo normal, bajo lo normal, más eventos de heladas, acumulación tardía de horas de frío, acumulación rápida de grados día, etc.

Esta primavera 2017 en Chile ha generado varios dolores de cabeza a los agricultores de la zona central y sur del país ¿la razón? El fortalecimiento de posible llegada antes de fin de año del fenómeno de La Niña, pero ¿qué significa la llegada de la Niña? Significa que las aguas superficiales del país bajan su temperatura, es decir tenemos valores bajo lo normal para las aguas y como ellas están en contacto con el aire también ayudan a bajar la temperatura del aire, lo que ha generado una primavera fría con temperaturas promedio bajo lo normal en varias zonas agrícolas del país.

Además, la Niña genera el fortalecimiento de una baja presión que se establece en el paso Drake (agua que están entre el término del continente americano y el territorio antártico), esta baja presión ayuda a la inyección de aire frío hacia la zona central del país y permite que los sistemas frontales sigan accediendo al sur del país, zona en que seguirá lloviendo mientras la Niña se siga estableciendo.

Todos los modelos internacionales dan por hecho la llegada de este fenómeno a Chile al fin de este año 2017 o a lo más a comienzos de 2018, con un 70% de posibilidades de ocurrencia.

Por esto, la primavera costará que se afirme, seguirá con temperaturas bajo lo normal y posibles precipitaciones en la zona central y centro sur y más seguras en el sur.

¿El verano? Debería afirmarse mucho más. Que llegue la Niña en verano creo que no es buena noticia, pero es mejor noticia a que llegue en invierno.

¿Qué significa que llegue la Niña en verano? Que tendremos una estación en la zona norte central y centro sur más seca de lo normal, el verano de por sí ya es seco, o sea más, y ante escenario de cambio climático no podemos descartar entremedio, eventos extremos.

La mala noticia… Más caluroso de lo normal, todo esto indica un pésimo escenario para la PROPAGACIÓN de incendios forestales y destaco la palabra PROPAGACIÓN ya que eso es culpa de la meteorología, pero no la OCURRENCIA que es únicamente o casi únicamente (en un 99%) culpa de nosotros, los seres humanos. 

Si la niña se sigue fortaleciendo y se proyecta a mantenerse para el otoño e invierno 2018 nos podría dejar un invierno con precipitaciones bajo lo normal y más frío, es decir con eventos de heladas más intensos, frecuentes y duraderos, mala noticia ¿no? Aunque, aun es muy pronto para predecir qué ocurrirá más allá de los próximos 3 meses.

Gianfranco Marcone, orador en: La agricultura chilena ante escenario de Cambio Climático ¿Qué nos depara el futuro?

Más información:

Fotografía principal: Shutterstock.com

www.portalfruticola.com

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.
También podría interesarte
Comentarios
0 Commentarios

Deja un comentario