Columna: Los mangos de Comercio Justo proporcionan sabor e impacto -

Columna: Los mangos de Comercio Justo proporcionan sabor e impacto

Por el miembro del equipo de campo de EE. UU., Gesner Cledo Nozil, que trabaja con grupos de productores de mango en Haití.

El mango es uno de los árboles más bellos de Haití. Más de un centenar de variedades de mangos se cultivan en todo el país. Gracias al Comercio Justo, una de esas variedades, la "Madame Francique" o el mango Francique haitiano, representa ahora un futuro mejor para más de 1.500 productores de mango haitianos y sus familias.

El Mango de Comercio Justo

Los mangos certificados por el comercio justo llegaron al mercado estadounidense en 2012. Desde entonces, estos mangos han llegado a simbolizar una riqueza para el país, y este conocimiento motiva a los cultivadores de mango a seguir trabajando para su propio desarrollo.

Los cultivadores de mango de Comercio Justo en Haití están dispersos en 10 municipios diferentes (comunas) a lo largo de las regiones centrales y septentrionales del país. Bajo el sistema de Comercio Justo, estos cultivadores están divididos en noventa grupos diferentes. Cada uno de estos grupos tiene sus propios comités representativos, incluyendo:

  1. Un Comité de Comercio, que se encarga de coordinar la recolección y la venta de los mangos a los exportadores.
  2. El Comité de Comercio Justo, órgano democráticamente elegido que es responsable de administrar el Fondo de Desarrollo Comunitario, obtiene ingresos adicionales por cada mango Certificado de Comercio Justo vendido. Este Fondo se utiliza para atender las necesidades críticas de la comunidad, como la educación y la atención sanitaria.

Una evaluación reciente de las necesidades de cada grupo reveló que los cultivadores de mango en Haití enfrentan desafíos similares. Muchos carecen de atención médica básica y agua potable limpia. El analfabetismo y la inseguridad alimentaria también son comunes. La mala infraestructura y las condiciones de las carreteras también pueden dificultar que los productores transporten sus productos a los exportadores.

Comercio Justo en Acción

El comercio justo permite a los cultivadores de mango abordar estas y otras cuestiones. Algunas mejoras tangibles que disfrutan los cultivadores de mango incluyen:

  • La creación de una estructura asociativa y de ayuda mutua
  • Un mejor precio (hasta un 60% más) que para una venta no certificada de Comercio Justo.
  • Sesiones de capacitación para ayudar a los cultivadores de mango a maximizar los rendimientos de la cosecha y la calidad
  • Motivación para plantar más árboles para aumentar su rendimiento, lo que ayuda a compensar la significativa deforestación que existe en todo Haití
  • La oportunidad de enviar a sus hijos a la escuela con el apoyo del Fondo de Desarrollo Comunitario
  • Proyectos adicionales de desarrollo comunitario a través del Fondo de Desarrollo Comunitario, incluyendo la instalación de pozos de agua, becas, construcción de caminos y escaleras públicas, un programa de semillas de cacahuete para diversificar los cultivos y más.

Mirando hacia el futuro

El programa de comercio justo en Haití debe ser alentado ya que beneficia significativamente a los cultivadores de mango. Hemos hecho muchos progresos, pero se necesitan más medidas para fortalecer y apoyar la sostenibilidad del programa a largo plazo.

Entre las medidas que se deben tomar para asegurar la sostenibilidad del programa se incluyen las siguientes:

  • Crear entrenamientos interactivos que aumenten la retención. Esto es especialmente importante teniendo en cuenta los altos niveles de analfabetismo entre los cultivadores de mango.
  • Fortalecer la capacidad de todos los miembros del comité para asegurar mejor el futuro del programa.
  • Aumentar las cantidades de cosecha proporcionando herramientas y entrenamientos que faciliten las cosechas y apoyen el transporte efectivo de mangos.

Estos cambios no ocurrirán de la noche a la mañana, pero tenemos fe en el programa y hacia dónde nos dirigimos. Cada centavo que los productores de mango ganan a través del programa de Comercio Justo cuenta para ellos, sus familias y el desarrollo de muchas comunidades en todo Haití.

Esta columna fue escrita por Gesner Cledo Nozil (Nozil), un miembro del personal de campo a tiempo parcial de Fair Trade USA que trabaja con grupos de productores de mango en Haití. Nozil tiene una larga historia trabajando con grupos de productores de mango en Haití, especialmente en el desarrollo de sistemas y procesos para ayudarles a obtener la certificación orgánica y de Comercio Justo. Como miembro del personal de campo, trabaja para asegurar que las capacitaciones se completen, los fondos de desarrollo comunitario se gasten correctamente y que el Comité de Comercio Justo tenga mucho apoyo. Nozil es originario de Léogâne, Haití, una pequeña ciudad que es una comunidad costera al oeste de Puerto Príncipe.

El artículo fue publicado originalmente en el sitio web de Fair Trade USA y reeditado en Portalfruticola.com con autorización.

www.portalfruticola.com