Estudio: Compuestos que destruyen el cáncer aumentan en la rúcula durante postcosecha

27 Abril 2017

En contra de la idea de que el contenido nutricional disminuye durante el procesamiento comercial, científicos de alimentos descubrieron que volúmenes de compuestos anticancerígenos en hojas de la rúcula aumentan después de la cosecha.

Investigaciones de la Universidad de Reading de Reino Unido, demostraron que los isotiocianatos (ITC), que tienen propiedades que combaten formas de cáncer, incluyendo cánceres de próstata y gastrointestinales, aumentaron una semana después de procesar la rúcula.

El ITC sulforafano aumentó hasta tres veces después del procesamiento comercial y siete días de vida útil.

El doctor Luke Bell, químico en alimentos de la Universidad de Reading, se sorprende por los hallazgos que van en contra de la suposición de que los nutrientes encontrados en la rúcula “se disipan durante el período de tiempo después de la cosecha”.

El estudio fue financiado a través de un premio iCASE del Consejo de Investigación de Biotecnología y Ciencias Biológicas (BBSRC) y patrocinado en parte por Bakkavor, uno de los principales proveedores de alimentos preparados en el Reino Unido, que proporcionó el uso de sus instalaciones para ensayos de campo y procesamiento de hojas de rúcula. Elsoms Seeds Ltd proporcionó semillas para experimentos.

Nuestro estudio ha demostrado que el procesamiento realmente tiene un efecto potencialmente beneficioso para los consumidores, y que los amantes de la rúcula pueden tener confianza en el en el beneficio para la salud que una bolsa de rúcula les dará“, dijo Bell.

“El mayor impulso en estos compuestos para combatir el cáncer llegó siete días después del procesamiento, pero empieza a fallar después de eso”.

Como parte del estudio, la rúcula también se sometió a análisis sensorial para ver si los compuestos contra el cáncer eran más o menos prevalentes dependiendo del sabor.

“Encontramos que hay algunas variedades distintas de rúcula; Lo importante es que los compuestos para combatir el cáncer son frecuentes en cada variedad“, explicó.

“Con el consumo regular de rúcula y sulforafano, los consumidores podrían mejorar su salud a largo plazo y reducir el riesgo de desarrollar otras enfermedades crónicas, como las enfermedades cardiovasculares“.

Fotografía: Tim Sackton, via Flickr

www.portalfruticola.com

También podría interesarte
Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario