Estudio: ¿Pueden los mangostinos ayudar a los pacientes con esquizofrenia? -

Estudio: ¿Pueden los mangostinos ayudar a los pacientes con esquizofrenia?

Investigadores en Australia han iniciado ensayos clínicos para ver si el alto contenido de antioxidantes del mangostán podría ser un tratamiento seguro y eficaz para aliviar los síntomas de psicosis.

El profesor John McGrath del Brain Institute de la Universidad de Queensland (UQ), está liderando las pruebas para ver si la fruta tropical puede ayudar a los pacientes con esquizofrenia.

"Se trata de una intervención suave y segura cuya evidencia hasta ahora sugiere que podría mejorar los síntomas, y es importante que se investigue su potencial como una cuestión de urgencia", dijo el profesor McGrath.

"No estamos sugiriendo que esto es una droga maravillosa, pero hay que investigar los posibles nuevos tratamientos que sean seguros, eficaces y que no tengan los efectos secundarios de la medicación actual, como aumento de peso, lo que puede conducir a otros problemas de salud importantes".

"Encontrar a mejores tratamientos para la esquizofrenia es difícil, tomará décadas, así que hay que empezar ahora".  

El mangostán es una fruta tropical proveniente de un árbol de hoja perenne de Indonesia, con una corteza gruesa de color púrpura que contiene compuestos llamados "xantonas '', que se utiliza a menudo en los tés de hierbas y medicinas tradicionales.

Para los ensayo se reclutará a 150 personas con esquizofrenia en el Centro de Investigación en Salud Mental de Queensland en los próximos dos años en Brisbane, Queensland y en Geelong, Victoria con colegas de la Universidad de Deakin.

Los participantes recibirán dos tabletas al día durante 24 semanas, y luego tedrán cuatro semanas de seguimiento. Sus síntomas se seguirán de cerca, para ver si las alucinaciones, ideas delirantes, estados de ánimo y los niveles de energía mejoran.

Los antioxidantes se cree que trabajan porque restringen moléculas potencialmente dañinas conocidas como "radicales libres" que pueden acumularse en ciertos estados de enfermedad.

"He visto durante los años que cuando se habla con los pacientes o sus familiares dicen "es sólo que no quiero que nadie más pase por esto'", dijo el profesor McGrath.

"Cuando la gente se une un ensayo clínico como este, se convierten en nuestros ciudadanos científicos, parte de nuestro equipo de investigación".

"Esa es una confianza inspiradora y reconfortante que esperamos que en última instancia conduzca a los pacientes a una mejor vida, incluso si es sólo una mejora modesta".

Los ensayos son financiados por el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica, John Cade Fellowship en Investigación en Salud Mental, y por una subvención del Instituto de Investigación Médica de Stanley en los EE.UU.

Photo: www.shutterstock.com

www.portalfruticola.com