Estado de México busca que los productores de tuna mejoren la calidad de sus productos mediante prácticas sustentables -

Estado de México busca que los productores de tuna mejoren la calidad de sus productos mediante prácticas sustentables

La tuna es una fruta originaria de México y que según se comenta, su cultivo fue expandido por los españoles hacia Europa durante la época de la conquista. Actualmente se pueden encontrar más de 200 especies de tuna en todo el mundo, pero en México aseguran que está la original.

Según la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación de México, Sagarpa, esta fruta es refrescante, de variados sabores dependiendo de la especie y con múltiples beneficios para la salud. De hecho, se dice que los aztecas, con la pulpa de la tuna, hacían cataplasmas para aliviar la piel seca y la irritación, también la usaban para curar los labios partidos o resecos.

Hoy en día la producción anual de tuna en México es superior a las 500 mil toneladas y es de Zacatecas el estado que aporta poco más del 43% nacional con poco más de 200 mil toneladas al año. Sin embargo, el Estado de México también ha ido creciendo en el cultivo de esta fruta, considerándola como el principal producto en su canasta agrícola.

Para saber más al respecto, Portalfruticola.com habló con Eduardo Orihuela, subdirector de Estudios de Mercado de la Dirección General de Comercialización del Estado de México, quien dijo que en ese Estado hay más de 15.000 hectáreas dedicadas a la producción de tunas para consumo, donde existen otras especies como el xoconostle y el nopal de verdura, que son cultivadas para la industrialización.

"Acá las tunas que son para el consumo se reconocen por sus colores y la blanca (con piel verde) es la que indudablemente predomina en la zona y es la que tiene mejor aceptación en los mercados, ya sea en los locales como en los regionales. La producción empieza en julio y en tres meses ya la mayoría está en los mercados", comenta Orihuela.

En esta época del año la tuna adquiere una relevancia muy importante. Primero, los precios entre agosto y septiembre son muy accesibles al consumidor y permiten que más personas puedan disfrutarlas. Y en segundo lugar, desde hace 43 años se realiza en el municipio de San Martín de las Pirámides la feria  de la tuna, que según Orihuela es donde "se dan a conocer los mejores productores de este fruto y se premia a la mejor tuna, la que tiene mejor sabor, características en la piel delgada, consistencia firme y jugosa".

Esta feria se realizó desde el 19 al 21 de agosto y más de 50 productores participaron por llevarse el renombre de tener la mejor tuna del Estado de México.

xoco-xoco

Xoconostle, fruto nace de la variedad de nopal conocido como Opuntia Joconostle; tiene un gran parecido a la tuna pero de sabor agrio.

Y es que este Estado tiene un clima ideal para la producción de tunas, suelos delgados, pobres y poca precipitación, lo hacen una zona donde este cultivo tiene larga data. "Los nopales tuneros y los nopales de verdura son ya un cultivo tradicional en el Estado de México. El Xoconostle es muy utilizado para la gastronomía, debido a su sabor agridulce y con muchas vitaminas".

"La producción del xoconostle es baja por que el mercado no demanda mayores cantidades, creo que principalmente esto se debe a un desconocimiento del fruto y sus atributos", situación que contrarresta con la creciente industrialización que permite su aprovechamiento en dulces y licores..

Respecto a las exportaciones, Orihuela comenta que las experiencias no han sido muy buenas, principalmente por que se han enfrentado a intermediarios que no han cumplido los contratos de compra y eso genera desconfianza en los productores.

"Nosotros tratamos de promover un comercio seguro y estamos trabajando para fortalecer a los productores y mejorar la calidad del fruto, para que cumpla con las exigencias de los mercados internacionales que cada día son más estrictos".

IMG_9095"El mayor cuello de botella que tenemos para comercializar, son las normas de inocuidad que se exigen y donde por ejemplo, para algunos productos se está trabajando en campañas de sanidad. Realmente estamos trabajando coordinadamente todas las áreas que integran la Secretaría de Desarrollo Agropecuario para que podamos obtener productos de calidad y con seguridad para los consumidores, de lo contrario no podemos exportar".

Pero este no es el único problema que hay en la producción de tunas, Orihuela comenta que los mismos productores se encuentran en una "zona de confort" al producir bajo estándares de calidad para el mercado nacional, que es el que se lleva la mayoría de la oferta.

"El que tengamos que suministrar a la gran metrópoli como lo es la Ciudad de México y Zona Conurbada, que es el estómago del país, por que finalmente aquí ya tenemos grandes consumidores".

"Para muchos productores esto es lo más cómodo, es su "zona de confort", pero no necesariamente lo ideal. Estamos luchando para que vean las oportunidades que hay en los otros mercados y también queremos evitar que el mercado interno se sature, y si eso pasa y los productores no están al día con los estándares de calidad que se requieren en los otros mercados, la situación sería complicada".

El trabajo que están realizando con los productores de tuna del Estado de México también tiene una nueva arista, la producción orgánica.

"Estamos en un proceso de desarrollo. Estamos trabajando con 120 pequeños productores para certificar sus procesos. Esperamos que a fines de este año podamos contar con los primeros frutos a estos esfuerzos y en un mediano plazo, la certificación".

Fotografías: SAGARPA

www.portalfruticola.com