Innovación: Polímeros biodegradables en base a plátano -

Innovación: Polímeros biodegradables en base a plátano

La conservación de frutas es primordial para que éstas lleguen en perfecto estado a los consumidores. Sin embargo, las personas están cada vez más reacias a consumir frutas con exceso de productos químicos.

En el último tiempo, se han desarrollado diversos recubrimientos con este fin y que no resultan dañinos para la salud de las personas ni para la fruta, como recubrimientos de seda, de rosa mosqueta o envases de plásticos renovable con CO2.

En este contexto, la Universidad del Papaloapan (Unpa), en México, en coordinación con la red académica 'Aprovechamiento sostenible de recursos naturales y generación de productos de alto valor agregado', desarrolla películas biodegradables con propiedades antimicrobianas y antioxidantes a partir de los desechos del plátano macho (Musa balbisiana) destinadas a la conservación de alimentos.

El propósito de la investigación es generar polímeros a partir del almidón presente en el plátano macho, y con este resultado crear películas con propiedades antioxidantes y antimicrobianas que favorezcan la conservación de los alimentos en anaquel o en casa.

“Se desarrollaron polímeros utilizando el almidón del plátano macho. El enfoque de la investigación se concentra en el uso de los residuos del fruto, es decir, la cosecha que no se consume o que no alcanzó la maduración necesaria. El residuo que no cumple con las normas es utilizado para generar estas películas biodegradables, lo que se traduce en un valor agregado para el producto”, explica detalladamente el doctor Erick Juárez Arellano, profesor investigador de la UNPA.

La aplicación principal de las películas es para el empaque y conservación de alimentos, comúnmente se utilizan plásticos o polímeros de difícil degradación, lo que impacta de forma negativa al medio ambiente. El proyecto contempla tres características principales que deben cumplir las películas generadas a partir de residuos de plátano macho: una propiedad mecánica adecuada que le permita ajustarse al peso y elasticidad, propiedad biodegradable y propiedad antioxidante que admita la conservación de las propiedades nutrimentales del producto.

“El problema con los polímeros es que no se degradan, pueden pasar miles de años y se siguen acumulando, lo que se traduce en contaminación ambiental. La idea con estas películas es que ciertos organismos las degraden y posteriormente sirvan como abono. En las pruebas que hemos realizado obtuvimos como resultado la degradación de la película de plátano macho en tres meses, mientras que un polímero sintético tarda de cien a mil años”, manifiesta el investigador Erick Juárez.

Es importante destacar que el desarrollo de esta investigación es posible gracias a la colaboración entre dos grupos académicos de la Unpa y el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA) que conforman la red Aprovechamiento sostenible de recursos naturales y generación de productos de alto valor agregado, financiada por el Programa para el Desarrollo Profesional Docente (Prodep).

Noticias relacionadas:

Packaging amigable: plástico renovable con CO2 y plantas no comestibles

BIODEGRADABLES: Mushroom Packaging. El nuevo embalaje sostenible

www.portalfruticola.com/Con información de Conacyt