El impulso a las trufas chilenas de exportación -

El impulso a las trufas chilenas de exportación

Proyecto busca incentivar la producción de trufas y posicionarla en los mercados

Chile fue el primer país en Sudamérica en cultivar trufas negras en 2009 y, a pesar de este hito, la industria no ha aumentado sustancialmente su producción. Es por esta razón que Agrobioturf S.A, empresa líder en investigación, desarrollo y producción de trufas en Chile, en conjunto con la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), se encuentran desarrollando un proyecto para aumentar e incentivar la producción de truferas nacionales.

100_3488-300x225El proyecto además busca fortalecer la asociación de pequeños productores en una gran agrupación a nivel nacional, que les permita generar vínculos comerciales para exportar sus productos y optar a mejores precios en el mercado internacional.

"Las trufas como producto gourmet, no tienen competidor. En Chile, y Sudamérica, logramos que se cultivara, desarrollando la tecnología necesaria y las capacidades para hacer esto posible. Hoy queremos dar a conocer en profundidad este cultivo, y al 2025, pretendemos lograr una producción de más de una tonelada anual”, comentó Rafael Henríquez, coordinador del proyecto y socio de Agrobiotruf en un comunicado.

Una de las problemáticas que se pretenden resolver con el proyecto es crear un manual de manejo agronómico regulatorio para aumentar la producción y generar una normativa que regule la exportación e importación de un producto de calidad certificada.

Según datos proporcionados por Agrobiotruf, a julio de 2012, se registraron más 150 hectáreas de trufas plantadas, distribuidas en más 37 productores, con un crecimiento anual del orden de 50 hectáreas.

Cotizado por la gastronomía

La trufa negra del Perigord (Tuber melanosporum) es un hongo micorrícico que crece naturalmente asociado a las raíces de robles y encinas (Quercus sp.), en suelos calcáreos en determinadas zonas de Francia, España e Italia. Las trufas son consideradas como uno de los hongos comestibles más finos y tienen un gran prestigio en la gastronomía internacional junto al caviar, azafrán y foie gras.

Es cosechada en invierno, usando perros especialmente adiestrados donde los buscadores las extraen cuidadosamente. Estas se encuentran como máximo a los 30 centímetros bajo el suelo.

Este tubérculo, que es conocido como “el diamante negro de la gastronomía”, fue introducido a Chile gracias al proyecto cofinanciado por la FIA. El trabajo partió en 2002, con la Universidad Católica del Maule, buscando determinar si era posible cultivar trufas en el país como una alternativa productiva y de exportación para los pequeños y medianos productores del sector silvoagropecuario de la zona centro-sur del país.

En esa fase se establecieron las primeras plantaciones —en las regiones del Maule, Los Lagos y Metropolitana— y se determinó que, por las condiciones agroclimáticas de Chile, era factible desarrollar este cultivo.

Tomás García-Huidobro, ejecutivo de innovación de FIA, comentó que “una hectárea de trufa negra en plena producción, puede generar retornos superiores a los US$ 30.000 anuales. El cultivo presenta bajos requerimientos de fertilizantes y mano de obra, por lo que puede ser una excelente oportunidad de agronegocio en el mediano a largo plazo”.

www.portalfruticola.com