Argentina: La fruticultura en el sur -

Argentina: La fruticultura en el sur

La fruticultura regional de peras y manzanas de la norpatagonia es un complejo productivo afianzado en los mercados nacional e internacional, con antecedentes que datan de casi cien años de historia.

Para medir su importancia dentro de la producción mundial de frutas, es necesario marcar que este escenario global es del orden de 480 millones de toneladas y, dentro de este paquete, el 16% corresponde a frutas de pepita. De ellas, 59 millones corresponden a manzana y 16 millones a pera. De la producción total de frutas de pepita casi el 90% se concentra en el hemisferio Norte y el 10% en el hemisferio Sur. La Argentina, dentro de este negocio, participa con 3%, correspondiendo a manzanas 2,7% y a peras 4,3%, constituyéndose así en un importante productor entre los países del hemisferio Sur.

La actividad frutícola en los valles irrigados de Río Negro y Neuquén actualmente envía al exterior el 57% de la pera producida y el 26% de la manzana, cifras que representan un ingreso anual de divisas superior a los u$s400 millones, y corresponden al 50% de las exportaciones nacionales de fruta fresca. La región se constituye así en el principal exportador mundial de peras y el quinto exportador de manzanas del hemisferio Sur.

Al observar cómo funciona la economía frutícola regional, el primer dato que se registra es que se desarrolla con capital y mano de obra intensiva (representa el 57% de los costos) y se orienta fuertemente a los mercados externos. Si bien el potencial de crecimiento productivo es de 155 mil hectáreas, en la actualidad la actividad se desarrolla en 57 mil hectáreas con 4.500 productores. La fruticultura demanda 650 trabajadores cada 1.000 hectáreas, la misma superficie con cereales y oleaginosas requiere un máximo de diez trabajadores.

Si tomamos como referencia el crecimiento con equidad, advertimos que uno de los problemas más serios es la existencia de una relación asimétrica entre los actores, lo cual genera un fuerte y persistente conflicto social. Conflicto en aumento por la eliminación constante de actores afectados por la extracción de renta primaria por parte del sector empresario. El sistema oligopsónico está conformado por firmas multinacionales, por empresas más pequeñas de origen familiar y por los productores independientes. El grupo de “productores pequeños” representa el 52% de los productores frutícolas de Río Negro y Neuquén, pero poseen sólo el 19% de la superficie.

En la producción primaria frutícola la tendencia es llegar a 60.000 kilogramos por hectárea, con calidad, sanidad e inocuidad. Ello significa producir con bajos residuos de pesticidas, con certificaciones de buenas prácticas agrícolas, con métodos limpios de prevención de heladas y con control biológico de plagas, entre otros requerimientos. Desde el lugar del productor independiente, estas exigencias cada vez mayores son incompatibles con la extracción de la renta a la que están expuestos. Sin embargo, la existencia de este eslabón representa la variable de ajuste al momento de acomodar costos empresariales. Se transforman, de ese modo, en “actores necesarios”. Cabe recordar que los costos de producción de los productores independientes son menores que los de las empresas.

En estos días, las empresas inquietas por el retraso cambiario, los aumentos de costos internos, los problemas en los mercados de destino, van creando el clima que justifica la permanencia del esquema de inequidad frente al productor independiente. Una historia que, si bien hoy tiene otros fundamentos, se repite todos los años y dentro del mismo escenario: el mercado como único ordenador.

Estos problemas auguran un deterioro sistemático de la economía regional, con exclusión constante, con más concentración y con pérdida de posicionamiento de la fruticultura norpatagónica a nivel internacional. El compromiso del sector, con actores privados y públicos, será desarrollar un sistema en el que sigan predominando los pequeños y medianos productores y que ubiquen la economía regional en el camino de la competitividad internacional.

* Productora de peras y manzanas.

Fuente: El Argentino

7.julio.2010 - Portal Fruticola