Miguel Allamand: “Creo que hemos vivido mucho tiempo en medio de un clima de desconfianza” -

Miguel Allamand: “Creo que hemos vivido mucho tiempo en medio de un clima de desconfianza”

Durante el seminario “¿Cómo viene la temporada 2010-2011” organizado por la SNA, el Presidente de Subsole aseguró que para aprovechar las oportunidades de mercado la industria debe trabajar unida.  Afirmó que los consumidores extranjeros están interesados en la fruta chilena, pero hay factores internos que impiden un crecimiento efectivo del sector.

Los primeros meses de 2010 fueron vertiginosos para las exportaciones de frutas chilenas. Si bien existieron grandes retrasos en los envíos, el interés por el producto creció y subieron los precios. Sin embargo, también quedó en evidencia una demanda concentrada y la poca flexibilidad existente entre los actores que participan en el sector.

 

Miguel Allamand, Presidente de Subsole, en el seminario “¿Cómo viene la temporada 2010-2011” de la SNA.

El caso de la uva de mesa es un ejemplo de estas variaciones. Según datos entregados por la exportadora Subsole, el precio del producto se incrementó un 113 por ciento en comparación al período anterior, época que coincidió con el terremoto del 27 de febrero.

El aumento del precio terminó por disminuir la demanda, llegando a fines de mayo a un precio más bajo en comparación al período anterior. Un fenómeno natural en opinión de Miguel Allamand, que dejó en evidencia “un mercado frío, preocupado por el precio”, comentó durante su exposición en el seminario  “¿Cómo viene la temporada 2010-2011?", organizado por la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA).

Explicó además que mientras los actores que están involucrados en las exportaciones de fruta no trabajen en una verdadera unión, no es posible aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado.

“Creo que hemos vivido mucho tiempo en medio de un clima de desconfianza. No creo que vayamos a avanzar con un grupo tratando de proteger sus ingresos de la mejor manera que pueda mientras otro trata de hacer su negocio a costa de arrebatar un peso al otro”, expresó el director de la asociación.

En ese sentido, Allamand afirmó que el sector falló en presentarse como un negocio atractivo a la banca, siendo que el sector exportador tiene buenas proyecciones.

“En el proceso exportador, una caja exige US$7. No hay posibilidad que lo financiemos solos, hay que recurrir a la banca. Pero no tenemos que ir como alguien que pide un favor, sino que tenemos que presentarle esto como un negocio extraordinario que se le está escapando a la banca nacional”, instó el empresario a los presentes.

Los desafíos no sólo son internos, ya que el mercado exterior también plantea sus propias problemáticas, como es la gran concentración de la demanda extranjera. Si bien actualmente los consumidores tienen un mayor interés por la fruta chilena, hay tres o cuatro cadenas de supermercados que compran los productos a un número bajo de productores.

Sin embargo, la mayor dificultad que ve Allamand para un surgimiento es la pobreza que existe entre los pequeños agricultores nacionales. Según datos del INE, en 2008 un campesino en Chile recibía un sueldo de $172.331.
“Estos son nuestros productores. Jamás seremos una potencia agroalimentaria si continúa la pobreza campesina”, expresó el empresario.

Proyecciones agrícolas

Pese al terremoto, las proyecciones agrícolas son optimistas. Luis Mayol, Presidente de la SNA, destacó las perspectivas de crecimiento del sector, las que a nivel mundial serán cercanas al 5 por ciento.

La economía norteamericana, principal destino de las exportaciones chilenas, crecerá alrededor del 3 por ciento durante e2010, dejando atrás la caída de 2.5 por ciento reportada el año pasado. Por su parte, América Latina estará alrededor de una tasa del 5 por ciento, destacando Brasil cuya proyección se estima en 7 por ciento.

En 2009, un 32 por ciento de las exportaciones nacionales se destinaron a América del Norte, un 27 por ciento a Asia y un 17 por ciento a América Latina.

Europa por su parte recibió el 25 por ciento de los envíos, volumen que debería disminuir este año debido a la crisis económica. “La participación del mercado europeo cayó al 21 por ciento, disminución que jugó a favor del mercado norteamericano, que llegó a captar el 48 por ciento del total exportado”, explicó Mayol.

Fuente: Portal Frutícola

1.junio.2010 – Portal Frutícola