Agricultura Convencional

Innovador sistema para generar biogás

El sistema que permite a cientos de ganaderos obtener biogás de excrementos animales

Un joven ingeniero costarricense ha hecho posible que cientos de productores agropecuarios de América y África puedan producir su propia energía a través de biodigestores personalizados que convierten los residuos orgánicos del ganado en biogás.

Los alrededor de 200 equipos instalados por el momento han supuesto un ahorro en la factura energética de los propietarios gracias a la reutilización del estiércol, además de haber controlado el nivel de contaminación de las explotaciones.

Según el propio Joaquín Víquez: «Esta tecnología existe desde hace más de 100 años, por lo menos en la comunidad científica. Pero, no había un proveedor de un producto que tuviera garantía y servicio técnico. Entonces, lo vi como una oportunidad de negocio para fundar una empresa que ofreciera eso«.

biogás

Emisiones de CO2

De hecho, se calcula que los equipos instalados han evitado la emisión de 9.000 toneladas de CO2 por la reducción del metano que genera la propia granja, y por el consumo de combustibles fósiles para la producción de energía, que ha sido sustituido por la que proveen los biodigestores que instala Joaquín Víquez.

Sus raíces familiares, ligadas al campo, sus estudios como ingeniero agrónomo y su experiencia posterior en explotaciones agropecuarias, le llevaron a crear en 2009 la empresa Viogaz para intentar transformar las granjas que seguían tratando los excrementos del ganado de forma contaminante e ineficiente, un lujo difícil de asumir para pequeños productores que, precisamente, necesitan afinar al máximo en productividad para subsistir.

biogás

Así fue como nació su biodigestor adaptado a estos pequeños productores, que ha sido reconocido por el MIT Technology Review porque, que un productor incorpore esta tecnología, se traduce en “un mejor aprovechamiento de los residuos agrícolas, mejorando la productividad de áreas rurales en vías de desarrollo”, considera Mark Hoffmann, miembro del jurado de Innovadores menores de 35 años Centroamérica 2016, en el que Joaquín Víquez resultó galardonado.

Este sistema para el manejo de estiércol contiene los costes de las explotaciones, está ideada para ser especialmente duradera y se enfoca a pequeños y medianos ganaderos, que pueden sustituir buena parte de la energía que consumían por la que obtienen del biogás.

biogás

Modelos disponibles

La empresa ofrece a los ganaderos servicios de asesoramiento y de formación, así como dos opciones de biodigestor. La primera, los biodigestores Viogaz, con hasta una veintena de modelos disponibles de entre 2 y 120 m3 de capacidad líquida, para que cada finca encuentre el que se ajusta a sus necesidades. El biodigestor, creado con una geomembrana PVC, tiene una vida útil de 10 años.

La segunda posibilidad son las Lagunas cubiertas Viogaz, preferibles para una capacidad líquida por encima de los 360 m3, y aptas para aquellas fincas que cuenten con lagunas que, con esta alternativa, se recubren por el fondo y por lo alto con geomembrana de polietileno. La vida útil de esta opción se estima en entre 12 y 15 años.

Muchos de los productores que necesitan estas tecnologías carecen de recursos para adquirirlas. Por ello, la empresa liderada por este joven ha puesto en marcha una iniciativa a través de la organización Kiva para conceder microcréditos que permitan a los pequeños ganaderos dotar sus granjas de esta solución integral para la mejora del manejo del estiércol.

Qué es un biodigestor.

Un biodigestor es un sistema que utiliza microorganismos para descomponer la materia orgánica y producir biogás y fertilizante orgánico. Funciona mediante la digestión anaeróbica, un proceso en el que los microorganismos descomponen la materia orgánica en ausencia de oxígeno.

El biogás producido por el biodigestor es una mezcla de gases, principalmente metano y dióxido de carbono, que se puede utilizar como fuente de energía renovable para cocinar, calentar y generar electricidad. El fertilizante orgánico generado por el biodigestor se utiliza para enriquecer el suelo en la agricultura y la horticultura.

Los biodigestores se utilizan en todo el mundo para tratar los desechos orgánicos y reducir los impactos ambientales de los residuos, así como para proporcionar una fuente de energía renovable y fertilizantes orgánicos.

Historia.

En el siglo XVIII, se descubrió la presencia de metano en el biogás, y en el siglo XIX, experimentos aislados dirigidos por L. Pasteur demostraron la posibilidad de aprovechar el metano para fines energéticos. A finales del siglo XIX y principios del siglo XX, se instalaron plantas para el tratamiento de aguas residuales en Europa, India y EE. UU., donde los sedimentos de alcantarillado se sometieron a la digestión anaerobia.

El gas producido se utilizó para el alumbrado público o para alimentar la propia planta. Durante y después de la Segunda Guerra Mundial, la crisis de combustibles impulsó el desarrollo de la tecnología de biodigestores a pequeña y gran escala en varios países europeos para generar biogás en áreas rurales, con el fin de hacer funcionar tractores y automóviles debido a la escasez de combustibles fósiles como el petróleo.

En la década de 1950, en Asia, especialmente en India, se desarrollaron modelos simples de cámaras de fermentación llamados biodigestores, para la producción de biogás y fertilizantes orgánicos apropiados para hogares aldeanos, alimentados con estiércol y desechos vegetales.

Debido a la escasez de recursos económicos en países como China, India y Sudáfrica, estos métodos se difundieron y desarrollaron ampliamente, y hoy en día, estos países cuentan con más de 30 millones de biodigestores funcionando, así como técnicas de generación de biogás a pequeña y gran escala.

El contenido de este Artículo de nuestra sección de Agronotips fue elaborado por www.ecoinventos.com, el cual fue revisado y reeditado por Agronotips.com 

El uso de este sitio Web implica la aceptación del aviso legal y política de privacidad de Portal Frutícola. © 2008 - 2024